Publicidad
Pilar Cernuda

La explosión

«Lo único que no se puede cuestionar es que Casado no está a la altura de lo que se esperaba de él. Ese es el principal problema del PP. Con el tándem Casado-Egea, el PP está perdido»

Opinión

La explosión
zipi EFE

El escenario político sufrió una explosión a las 12 del mediodía. Poco antes PSOE y Ciudadanos anunciaban un acuerdo para presentar una moción de censura en Murcia que desbancaría al Gobierno del PP y al alcalde; inmediatamente después Isabel Ayuso reunía al consejo de gobierno y anunciaba elecciones anticipadas. Al PSOE y a Más Madrid les faltó tiempo para anunciar a su vez una moción de censura en Madrid, que registraron antes de que lo hiciera Ayuso. En Castilla y León, PSOE y Ciudadanos anunciaban una moción contra el presidente Mañueco.

Serán los tribunales los que decidirán si habrá elecciones o moción de censura en Madrid: la presidenta lo anunció oficialmente, pero la oposición lo registró antes que Isabel Ayuso. En cualquier caso, todo saltó por los aires en la vida política, nada volverá a ser lo que era. Es momento de conmoción generalizada, nervios a flor de piel, operaciones arriesgadas de imprevisibles consecuencias… y un futuro impredecible.

En el PP consideran que Ciudadanos ha traicionado su confianza. y no les falta razón, pero también hay que entender que ante la deriva suicida del PP desde hace meses, agudizada tras el fiasco de Cataluña, más el avance de Vox a costa de los desencantados del PP, y el empecinamiento del binomio Casado-Egea por mantener su línea de desguace del PP cambiando a sus dirigentes provinciales y regionales para tener a todos los nuevo bajo el control de Génova, se comprende el paso arriesgado de Arrimadas para intentar sobrevivir cambiando de cromos. Los que tenía hasta ahora, los pactos con el PP, se devalúan cada día que pasa y con esta nueva alianza, que colocará a Cs en cargos de gestión, probablemente cree la presidenta de Ciudadanos que logrará la presencia que ahora no tiene: ha perdido peso en el Congreso y en la vida política, pues su papel no va mucho más allá de sostener presidentes y alcaldes del PP.

Casado no ha acertado como político. Ha demostrado su ignorancia absoluta en una asignatura fundamental para un líder: estrategia política. Cero en esa asignatura, y cero también en la creación de equipos. En el suyo, las personas válidas se cuentan con los dedos de una mano. Y sobran dedos. García Egea parece el elefante de la cacharrería, ha expulsado a la mayoría de las personas más solventes del PP y ha puesto puente de plata ahora para que otros se fueran. No respeta siquiera a los actuales presidentes regionales, los referentes más sólidos hoy del PP. Ahora mismo es imposible conocer las consecuencias de esa actitud que los observadores denuncian hace tiempo sin que Casado se inmute, siempre responde que es víctima de una campaña y no se toma la molestia de hacer una mínima reflexión sobre su mandato, a onde ha llevado a un partido que cogió unido y que él mismo ha desprestigiado con la historia de que es un partido tan corrupto que es necesario cambiar la sede para hacer borrón y cuenta nueva sin personajes de los que reniega a pesar de que forman parte de la mejor historia del PP. Esa idea de que el PP es un partido corrupto, en lugar de que es un partido solvente en el que desgraciadamente ha habido personas corruptas, la asumió el propio presidente cuando explicó la decisión de cambiar la sede. Y de esos polvos salen ahora estos lodos que pueden hacer saltar al PP por los aires.

Al PSOE le ha faltado tiempo para aprovechar la ocasión y empezó por Murcia, el feudo de un García Egea al que no quieren excesivamente en su tierra, pues bajo su batuta perdió las elecciones autonómicas después de sucesivas mayorías absolutas. En Madrid, Ayuso provoca filias y fobias viscerales por igual, desde luego ha tenido mejor visión política que los dirigentes nacionales de su partido con al convocatoria electoral.

Si se confirma –aclaradas las actuales incógnitas legales–, Ayuso se presenta en buenas condiciones, pero el PSOE espera contar con mejor candidato que el que eligió en las anteriores elecciones, cuando puso a Ángel Gabilondo. Se barajan nombres desde hace tiempo para el Ayuntamiento, sobre todo el de Margarita Robles, pero no hay nada definido sobre el candidato o candidata al Gobierno regional. ¿La propia Robles? Se puede apostar que no le gustaría, pero se puede apostar también que hará lo que le pida Pedro Sánchez, al que es leal sin fisuras.

Todo está por escribir, todo está por saber. Lo único que no se puede cuestionar es que Casado no está a la altura de lo que se esperaba de él. Ese es el principal problema del PP. Con el tándem Casado-Egea, el PP está perdido.

Publicidad

MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D