The Objective
Publicidad
María Pinto

España mola y está de moda

«Pedro Sánchez nos ha llevado a un deterioro institucional internacional, que ha provocado que España sea el hazmerreír en política exterior»

Opinión
5 comentarios
España mola y está de moda

El secretario general del PSOE y presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.|Europa Press

Convivimos con un gobierno aficionado al ridículo, a lo que se refiere en política exterior, ya que lo único que le importa a Pedro Sánchez es mantenerse en el poder sin importarle el peaje reputacional de España.

La cesión del Sáhara a Marruecos se hizo de tapadillo, ya que parte de los miembros del gobierno y los partidos de la oposición se enteraron el mismo día que los españoles eran informados por un comunicado del Gabinete Real Marroquí y la posterior filtración de la carta de Sánchez a Mohamed VI, que a la secretaria de Estado de Comunicación de La Moncloa le pilló por sorpresa e improvisaron una rueda de prensa con el ministro del exterior, Albares, para arreglar dicho entuerto.

Pero, el pasado mes de abril tuvimos un nuevo giro comunicacional en relación al Sáhara, ya que España habría actuado bajo presión debido a que el Gobierno español habría sido espiado por Marruecos y el móvil de Sánchez habría sido hackeado. Una decisión adoptada en solitario entre Sánchez y Albares en la que quisieron matar dos pájaros de un tiro: por un lado tapar el espionaje de sus socios catalanes y cesar a la responsable del CNI, Paz Esteban, y en segundo lugar decir que habían sufrido un chantaje.

La primera consecuencia de dicha decisión fue la reacción de Argelia, que cambia a España por Italia como socio prioritario para vender gas a Europa, aumentándole la importación en un 50%. De todos es sabido que Argelia es enemigo histórico de Marruecos y no va a permitir que la decisión de España sobre el Sáhara le deje como un país perdedor, humillado y traicionado por el Gobierno de Sánchez.

Argelia va en serio, ha suprimido de forma unilateral el Tratado de Amistad y Cooperación que permite los intercambios comerciales con España, lo que nos está llevando a una encarecimiento de los precios y futuras consecuencias económicas para los españoles. Entretanto, Sánchez, va alardeando de que hemos alcanzado un tope al precio del gas con Bruselas, y Albares nos insiste que Argelia es nuestro aliado, que seguirá cumpliendo con los compromisos con España, mientras Exteriores se plantea denunciar a Argelia ante la Unión Europea por presunta vulneración del acuerdo firmado con la Comunidad Europea en 2005.

Otra de las consecuencias no medidas por Pedro Sánchez referente a la decisión del Sáhara es que nos ha llevado a un conflicto diplomático de alcance europeo, en el que Europa puede salir en defensa de España, siempre y cuando no pierda el gas argelino, y antes o después nos pasará factura.

Toda esta falta de transparencia por parte del Gobierno a sus socios y a la oposición sumado a las tomas de decisiones de andar por casa de Pedro Sánchez nos ha llevado a un deterioro institucional internacional, que ha provocado que España sea el hazmerreír en política exterior.

Lo que si sé es que si queremos proyectar que España es un país fuerte y decidido, la relación del Gobierno con el principal partido de la oposición debe ser intensa, llegando a acuerdos pactados en política exterior y migración, donde no esté en continuo intercambio de discusión la integración territorial, la política exterior y la migración, ya que repercute directamente en la cesta de la compra de los ciudadanos españoles.

Veremos en qué acaba el conflicto Argelia-Marruecos-España, y con qué nos sorprende Sánchez para después de las vacaciones, porque estoy segura que algo nos saca de su maravillosa chistera.

Únete a la discusión
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Mostrar contraseña
Mostrar contraseña

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D