Jordi Bernal

Un problema llamado Puigdemont

«Puigdemont no deja de ser un prófugo de la justicia española. Por muy mal que las cosas pueden haberse hecho»

Opinión

Un problema llamado Puigdemont
Foto: TOBIAS SCHWARZ| AFP
Jordi Bernal

Jordi Bernal

Periodista a su pesar y merodeador de librerías y cines. Autor del libro de crónicas Viajando con ciutadans (Ed. Triacastela, 2015)

Bien le iban las cosas a Sánchez con su mesilla de diálogo cuando a los italianos les ha dado por arrestar a Puigdemont. Antes de nada aclaremos que, a diferencia de lo que dicen los medios de comunicación del régimen catalán, este hombre no es un exiliado, si no un fugado de la justicia española en toda regla

Pero más allá de la evidencia, el marrón es importante. El gobierno Sánchez no contaba con esta comedia italiana que vuelve a abrir viejas heridas. El buen hombre ya estaba bien en su casa de Waterloo organizando sus paripés varios y conspirando por una imposible República catalana

Ahora la justicia (que es lenta y no siempre segura) marcará unos tempos que pueden afectar gravemente a la estabilidad del Gobierno. Faltan presupuestos por aprobar y la estabilidad del ejecutivo es más bien precaria. Algunos malpensados ya están diciendo que toda la movida italiana responde a una estrategia sucia de las llamadas cloacas del Estado

No lo creo. Puigdemont no deja de ser un prófugo de la justicia española. Por muy mal que las cosas pueden haberse hecho. En todo caso, el hombre lleva un periplo de una intensidad avasalladora. Ya lo han cazado en varias ocasiones y siempre acaba en libertad para proclamarse a los cuatro vientos un represaliado del malvado sistema jurídico español

Pero a lo que íbamos: Puigdemont ahora mismo es un problema. Es una anomalía que a nadie interesa sacar en procesión bendita. Ni a ERC ni al Gobierno. De momento, sin embargo, ya han empezado las muestras de solidaridad por el fugado y en esta ciudad de los prodigios, que vivió días mejores, han vuelto los lazos amarillos. Un mal augurio. Sobre todo porque toca escribir de un personaje nefasto y que en los libros de historia quedará como un pícaro a pie de página.

Más de este autor

Todos quieren a los socialdemócratas

«Ni Sánchez ni Casado tienen el más mínimo interés por aplicar un ideario socialdemócrata en España. El primero es demasiado cínico y el segundo es sencillamente un conservador»

Opinión

Un pícaro anda suelto

«Hace cuatro años, el pícaro se decidió por la fuga. No me parece mal, conociendo el destino de los compañeros que decidieron quedarse en territorio español, pero de ahí a declarase un exiliado impenitente hay un abismo»

Opinión

Más en El Subjetivo

Ricardo Dudda

Enfoques de género

«Casi ocho de cada 10 suicidios en el mundo son masculinos. La causa de muerte más probable en los hombres entre 20 y 49 años es el suicidio»

Opinión

Nicolás Sesma

'Réquiem' por R. J. Sénder

Cuando Paulette Goddard y Erich María Remarque contrajeron matrimonio en 1958 varios medios de comunicación norteamericanos comentaron con sorna que nada habría podido resultar más natural, pues acababan de unirse la actriz de una única película con el escritor de una única novela. La afirmación era a todas luces injusta. La carrera artística de Goddard […]

Zibaldone