Roberto Herrscher

Un océano de empatía

Depresión. Tristeza que no se va. Trauma emocional. Sensación de vulnerabilidad. Sentirse en una espiral lenta que baja y baja y no sabemos cuándo (o si) subirá. A veces nosotros o personas muy cercanas y que nos importan mucho, nos sentimos o se sienten atrapadas por algo que está dentro de la propia cabeza, el alma, el corazón o no sabemos o no saben siquiera dónde está.

Opinión

Un océano de empatía
Roberto Herrscher

Roberto Herrscher

Periodista, licenciado en sociología y profesor universitario. Master en Periodismo por la Universidad de Columbia y posgrado del Instituto para el Desarrollo de Periodismo Internacional de Berlín (IIJB), reside en Barcelona, donde dirige el Master de Periodismo BCNY.

Depresión. Tristeza que no se va. Trauma emocional. Sensación de vulnerabilidad. Sentirse en una espiral lenta que baja y baja y no sabemos cuándo (o si) subirá. A veces nosotros o personas muy cercanas y que nos importan mucho, nos sentimos o se sienten atrapadas por algo que está dentro de la propia cabeza, el alma, el corazón o no sabemos o no saben siquiera dónde está.

Y cuando hace mucho frío y el sol no sale por ningún lado, como sucede en Alaska, la melancolía se agiganta y el túnel se ve interminable.

A veces el arte es una puerta para salir. O al menos una ventana para mirar otro paisaje. Un grupo de artistas de Anchorage, en el estado más boreal y frío de Estados Unidos, ideó una “performance” para que el arte ayude en este problema. Se llama “100Stone”, y se propuso la creación de cien esculturas (que terminaron siendo 85) que una vez creadas iban a ser ubicadas en un paisaje a la vez idílico y triste, en la playa, en los acantilados, a la orilla del mar, entre las rocas abruptas, vapuleadas por unas olas punzantes que sin embargo no las quiebran sino que las acarician.

El grupo está conformado por la artista plástica Sarah Davis, el movilizador comunitario Brian Hutton, el especialista en arcilla Ed Mighell y la diseñadora de paisaje Catherine Shenk. En los videos se ve a personas abrumadas por la pena, aturdidas, que forman figuras de arcilla alrededor de los cuerpos de otros. Y a la vez, los participantes son usados también como modelos (más bien como moldes) para que los otros creen sus figuras.

En un momento, salen de la figura de tela, alambres y arcilla solidificada, y se escapan de ese cuerpo inmóvil. Se sienten libres. Y sus otros yo de piedra, duros y fuertes, son apostados en el mar, en la costa, semienterrados, lamidos por el agua salada.

Todos dicen que la experiencia es sanadora. Que crear una figura de uno mismo y verla pelear y hacer frente a los elementos en esa bella y dura costa de Alaska les da fuerza. Los libera.

En muchos países, en el frío y también en el trópico y en los países desérticos, la sociedad da la espalda a los problemas mentales y no reconoce en los demás los abismos de la tristeza. Este hermoso proyecto ayuda. A mí me ayuda a ver y a entender.

Contexto

    Más de este autor

    Roger Moore y los actores de nuestra vida

    Uno no elige a su agente 007. Es el que le toca a su generación. La generación de mi padre creció con el James Bond del elegante y desacomplejado Sean Connery. La de mi hijo, con el complejo, traumatizado, posmoderno Daniel Craig.

    Opinión

    Treinta mil

    Te queman la casa. Te tiran el auto al mar. Te roban todo lo que tienes. Esconden los documentos. Te niegan la información del catastro, de tu situación laboral y fiscal. Y te hacen responsable de decir exactamente cuánto valía lo que te robaron, lo que te destruyeron, lo que te escondieron. Y si das un número aproximado, te acusan de no decir con exactitud cuánto fue. “Está diciendo más; es que quiere ganar plata con esto. Calcula en su beneficio”.

    Opinión

    Más en El Subjetivo

    Gregorio Luri

    Acting white

    «Ni el libro, ni el conocimiento, ni la evaluación son residuos del etnocentrismo blanco. Tampoco el multiculturalismo por sí mismo favorece la convivencia»

    Opinión