The Objective | Noticias exclusivas y opiniones libres en abierto
Publicidad
Xiskya Valladares

¿Vidas dormidas?

Algunos no soportan las ganas de fumar, otros se desesperan por una exquisitez. En Papúa Nueva Guinea les urge sosegar el hambre. Y no tengo ganas de manipular conciencias, pero sí de despertarlas. Dormidos estamos mejor para ignorar y no sentirnos responsables ni urgidos a nada. Pero si pasamos la vida durmiendo, pasaremos sin vivir.

Opinión
¿Vidas dormidas?

Algunos no soportan las ganas de fumar, otros se desesperan por una exquisitez. En Papúa Nueva Guinea les urge sosegar el hambre. Y no tengo ganas de manipular conciencias, pero sí de despertarlas. Dormidos estamos mejor para ignorar y no sentirnos responsables ni urgidos a nada. Pero si pasamos la vida durmiendo, pasaremos sin vivir.

En Papúa Nueva Guinea la sequía ha obligado a sus ciudadanos a comer setas tóxicas y arcilla para evitar la sensación de hambre. El agua potable, los cultivos y las medicinas se han agotado. Además, los ríos se han secado y las escuelas y clínicas médicas se han visto obligadas a cerrar. Los casos de lepra, cólera o fiebre tifoidea se han disparado en algunos pueblos. Se teme que en algunos lugares rurales el número de víctimas alcance el 7% de su población.

Cuanto más lejano, geográfica y culturalmente, se producen unos hechos, menos impacto mediático tienen. Y sentimos muy ajeno a nosotros lo que ocurra en Papúa Nueva Guinea. Además, hay tantas noticias en un día… No podemos hacernos responsables de todo lo que acontece… Pensamos que hay muy poco en nuestras manos… Ya nos basta con nuestras dificultades para luchar. Y todo eso es cierto. Tanto como que no podemos vivir a medias ni desentendidos del resto de la humanidad. Simplemente es difícil ser felices así. Somos lo que somos pero unidos a los demás en un infinito amor. Me impresiona mucho una idea de Gandhi: “La diferencia entre lo que hacemos y lo que somos capaces de hacer, resolvería la mayoría de los problemas del mundo.”

Siento vergüenza cuando pienso en mis preocupaciones y las de un ciudadano de Papúa Nueva Guinea. Y a la vez tengo que agradecerle a esas personas las oportunidades que sus vida me ofrecen. Pero, sintiéndome profundamente unida a esta gente, no puedo seguir viviendo como si no existieran. Quizás bastara ofrecerles el regalo de mi conciencia despierta a su realidad. Intuyo que lo demás llegará por sí mismo.

 

 

 

Envía el primer comentario
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D