Jesus H. Cifuentes

Una familia irreal

“Una monarquía renovada para un tiempo nuevo”. La frase de marras encierra la contradicción en sí misma. Porque una “monarquía renovada”, en pleno siglo XXI, es el remanso en el que descansa el derecho de pernada.

Opinión

Una familia irreal

“Una monarquía renovada para un tiempo nuevo”. La frase de marras encierra la contradicción en sí misma. Porque una “monarquía renovada”, en pleno siglo XXI, es el remanso en el que descansa el derecho de pernada.

“Una monarquía renovada para un tiempo nuevo”. La frase de marras encierra la contradicción en sí misma. Porque una “monarquía renovada”, en pleno siglo XXI, es el remanso en el que descansa el derecho de pernada o los retazos de lo que fue, pero que siga siendo en nuestros días algo vigente, aunque sea con la función de ser el escaparate maquillado y lejano de la realidad social, como que no es de recibo.

Me asombra y asusta ver en directo y por costumbre a la hora del telediario, en la omnipresente televisión, cómo en el saludo de esos “casi 3000”invitados supuestamente elegidos entre lo “más granado” del saber y la cultura, me encuentro en directo desfilar a David Bisbal o a la porcelanosada Isabel Presley. De nuevo se me caen los “palos del sombrajo”.

Si además de lo anacrónico que se nos viene encima, viene justificado por personajes de esa calaña (no quiero saber quién más engrosaría la lista), es que ya me borro del país, muy a mi pesar, porque es el mío y el que amo. Y ya de la que voy, es que yo soy un patriota. Un término adoptado por la derechona como si fuera suyo por herencia, pero yo que simplemente soy un ciudadano que piensa, y que puede equivocarse, no elijo que en la pomada de la factura que pagamos todos estén esta retahíla de personajes cansinos y desdibujados de lo que es la sociedad española real.

Y lo del “para un tiempo nuevo”, a nada que te asomes a la realidad vigente de los recortes en sanidad, educación, investigación y cultura, dista mucho de ser el soplo de aire fresco que necesitamos para que volvamos a bailar con alegría.

Y para acabar: En el telediario de la 1 se escucha a una familia “espontánea” que presenciaba el desfile decir “silencio!!!”a un regidor de TV. Esa es la espontaneidad que no sabemos gastar. La regia o la regida.

Más de este autor

La resistencia

En esta maraña de locura en que la filosofía dominante es “Sálvese quien pueda” podemos presenciar ojipláticos cualquier tipo de barbaridad, y no pestañear ante las atrocidades más sangrantes del abuso de unos contra otros. La justicia universal es un artículo de lujo que brilla por su ausencia mientras la caja registradora siga cantando su canción, está claro.

Opinión

La cuidadora de Rajoy

Es cosa común ya en los noticieros encontrarnos con que han hallado el cuerpo de un anciano o anciana en su domicilio ya en estado de putrefacción, dado que tras su fallecimiento nadie ha acudido en su búsqueda para nada, hasta que el olor alerta al vecindario, que llama a la policía para ver qué es lo que ocurre.

Opinión

Más en El Subjetivo

Andrés Miguel Rondón

Nosotros los de marzo ya no somos los mismos

«Pero sobre todas las cosas tengo ahora un miedo, un miedo tan profundo como políticamente incorrecto, a que me vuelvan a encerrar. Y tengo unas ganas, unas ganas tan grandes como políticamente incorrectas, a volver a ir a la oficina, a viajar bien lejos de aquí y a donde me dé la gana, a vivir en una normalidad donde volvamos a hablar de otras cosas, a ser, en definitiva, el mismo que fui en marzo»

Opinión

Pilar Cernuda

Algo se mueve…

«Al finalizar el debate ha quedado en el ambiente un nosequé que abre la puerta a la posibilidad de que España supere los muchos males que hoy sufre: un gobierno que depende de populistas, independentistas y socios de los terroristas»

Opinión

Daniel Capó

El rencor inmortal

«Pienso mucho en el rencor porque en mi juventud no creía en él, a pesar de la maldad presente ya en la infancia. Ha sido un descubrimiento de la vida adulta, que es la edad de las traiciones y los desengaños»

Opinión

Luis Arenzana

From Pandemic to Pandemonium

«We strongly believe the Pandemic will extend Government influence to most formerly private enterprises because politicians will not be able to contain their desire for this second opportunity at grabbing more power and control over the means of production»

Opinión