Teodoro León Gross

¿Y si el Parlamento sí es ridículo, muy ridículo?

Apenas unas horas después de que Macron reuniera a las cámaras en Versalles para advertir de su elefantiasis improrrogable al millar de diputados y senadores –“la República no se reforma; se transforma”– Juncker llegó al Parlamento de Estrasburgo y al verse ante el hemiciclo vacío, exclamó: –El Parlamento es ridículo; muy ridículo.

Opinión

¿Y si el Parlamento sí es ridículo, muy ridículo?
Teodoro León Gross

Teodoro León Gross

(Málaga, 1966). Periodista y Profesor Titular de Comunicación en la Universidad de Málaga. Licenciado en Filología Hispánica, doctor en Periodismo. Columnista de El Mundo, antes en Vocento, y comentarista de la Cadena SER. Director de la Cátedra Manuel Alcántara, secretario académico de la Cátedra Unesco de Comunicación UMA. Autor de libros como El artículo de opinión o El periodismo débil, y numerosos textos sobre periodismo de opinión y sistema de medios. También ha publicado ensayos sobre Historia y Naturaleza.

Apenas unas horas después de que Macron reuniera a las cámaras en Versalles para advertir de su elefantiasis improrrogable al millar de diputados y senadores –“la República no se reforma; se transforma”– Juncker llegó al Parlamento de Estrasburgo y al verse ante el hemiciclo vacío, exclamó:

–El Parlamento es ridículo; muy ridículo.

Denigrar un Parlamento suele tomarse por una herejía antidemocrática, pero desde luego se trataba de una escena ridícula, casi escandalosamente ridícula. Más de setecientos escaños vacíos, y apenas una treintena de cabezas perdidas en ese mar de butacas confortables que, a las nueve de la mañana, ante el balance de gestión de un semestre europeo, deberían estar ocupadas por gente que cobra más de ocho mil euros mensuales y se reparte 40 millones en dietas a razón de cuatro mil euros al mes por eurodiputado además de asistentes propios por más de veinte mil.

¿Pero es el Parlamento ridículo? López-Medel contó alguna vez que en el primer mandato de Aznar, cuando él se incorporó al Congreso, uno de los capos del partido se le acercó a reprocharle: “Jesús, aplaudes poco”. No le cuestionaron su trabajo, las comisiones o el trabajo en la circunscripción, sino que aplaudiera poco. “Aunque la teoría dice que el Parlamento sirve para legislar, en realidad sirve para aplaudir”. El caso es que seguramente Juncker sí que se hubiera conformado con que allí hubiera trescientos tíos aplaudiendo; incluso doscientos. El colmo es que ya ni siquiera sirva para aplaudir.

Vale, sí, volvamos al terreno de lo obvio: el Parlamento no sirve para aplaudir sino para legislar. En todo caso, habrá que preguntarse por qué desde fuera, e incluso desde dentro, la percepción extendida es que consiste en aplaudir y dar al botoncito a cambio de sueldazos. Para el populismo, es un caramelo tentador. Mélenchon ya se desmarcó de la cita de Macron (“no nos interesa escuchar al Rey en su palacio”) y citó a su gente en una plaza de París, que es ‘el parlamento sentimental’ del Los Indignados. Aquí ya hubo un ‘Rodea el Congreso’, al menos hasta que los indignados se sentaron dentro. Ya decía C.S.Lewis que el mejor modo de neutralizar a un antisistema es darle un escaño.

Pero regresemos a la escena de ayer con Juncker en el Edificio Louise Weiss sobre el Rin. Si la actividad del Parlamento impedía a los europarlamentarios estar allí, en efecto Juncker tiene razón: es ridículo. Si se trata de absentismo laboral de esos europarlamentarios, entonces también tiene razón: el Parlamento es ridículo. A pesar de las protestas algo sobreactuadas de Tajani y la rectificación del exabrupto, hay, sí, algo definitivamente ridículo. Incluso uno de los aspectos centrales del Parlamento, que es su potencia representativa (por eso Churchill, cuando el arquitecto responsable de restaurar Westminster tras los bombardeos de la guerra sugirió cambiar de sede por otra menos pequeña e incómoda, se negó por tratarse de un símbolo profundamente interiorizado) está deteriorándose, quizá demasiado.

Tal vez en lugar de hacerse cruces, rasgarse las vestiduras, poner el grito en el cielo, en definitiva todo el ceremonial de la indignación, convendría preguntarse por la degradación del parlamentarismo entre la indiferencia ante el descrédito de las instituciones democráticas. Las grandes etiquetas –tipo ‘templo de la soberanía popular’ y cosas así– se alejan de la realidad. Ya ni siquiera se puede estar seguro de aquello que decía, sarcásticamente, Elbert Hubbart: “La democracia tiene por lo menos un mérito, y es que un miembro del Parlamento no puede ser mas incompetente que aquellos que le han votado”.

Más de este autor

¡Rodea el colegio!

Puigdemont, en la entrevista con Jordi Évole, vino a plantear que entendía que los mossos deberían acatar la orden judicial de retirar las urnas. (Toda una ironía a propósito de un referéndum ilegal convocado contra una orden del Tribunal Constitucional, pero sólo una ironía más entre tantas). A continuación matizó: …pero los mossos deberían desistir prudentemente en caso de encontrar a dos mil personas ante el colegio electoral aguardando para votar, para evitar males mayores.

Opinión

El 1-O no es para Griffith, sino para Chesterton

Para medir la fascinación y la mística de una causa, nada como ver quienes son sus apóstoles sobrevenidos. La estrategia nacionalista en Cataluña ha invertido energía y dinero en dotarse de una proyección que traspasara fronteras, pero a estas alturas sus figuras internacionales más conspicuas son Assange, Varoufakis y Yoko Ono. No son muchos –más o menos  los mismos que en defensa del silbo gomero– pero es difícil encontrar un grupo más peculiar: el ciberactivista formado en los hackers Subversivos Internacionales que ha pasado cinco años en una embajada de Ecuador huyendo de dos delitos de violación y acoso, el ministro pijipop de Grecia elevado a icono antisistema al que en su país acusan de alta traición, y una artista de arte casi desconocido que se cargó a los Beatles. Enorme panda.

Opinión

Más en El Subjetivo

Ricardo Dudda

Tres conexiones americanas

«La obsesión antiamericana es una parte indisoluble de la identidad francesa, que según muchos agoreros está siempre asediada y en peligro por las fuerzas de la globalización, el inglés, Europa y la influencia corrosiva de Hollywood»

Opinión