Enrique García-Máiquez

Subjetivo

Nací en Murcia, pero soy del Puerto de Santa María. Mis padres fueron a Murcia para que naciese al abrigo de mi abuela materna y, en cuanto nací, volvimos aquí. Mi primer viaje fue, pues, de regreso, lo que no deja de ser apropiado para un carácter reaccionario, dicho sea sin ánimo de ofender, pero sí de preavisar.  Aquello ocurrió en 1969, por lo que, además, el 68 es pura prehistoria para mí.
Estudié Derecho, pero acabé poeta. He publicado cuatro poemarios, más un cuadernillo de haikus. También tres dietarios y dos colecciones de artículos aproximadamente literarios. Los más políticos, que también perpetro, no los recopilo, sino los esparzo. En varios medios, y a diario en los periódicos del Grupo Joly, para que, al menos, la persistencia no se me pueda discutir.
Practico la crítica literaria, he traducido a William Shakespeare, a Gilbert K. Chesterton y a Mario Quintana y he editado la poesía de Luis Rosales, de José Jiménez Lozano y de Pedro Sevilla, además de haber realizado una antología del tema del padre en la poesía española contemporánea, titulada Tu sangre en mis venas. He recogido mis aforismos en Palomas y serpientes. Llevo un blog (Rayos y truenoshttp://egmaiquez.blogspot.com.es/) y una cuenta de Twitter: @egmaiquez

Publicaciones Recientes

Elogio de la titulitis
Elogio de la titulitis

Elogio de la titulitis

«La aristocracia fue siempre un sistema abierto que acogía muy oportunamente el nuevo mérito en sus filas. Esquivaba así la claustrofobia»

Crear a la fuerza
Crear a la fuerza

Crear a la fuerza

«Más trascendente que sortear las limitaciones personales, es la gran lucha por la libertad. Quizá sea la tarea encomendada a nuestra generación»

Votos a punta pala
Votos a punta pala

Votos a punta pala

«Tanto el voto de quienes no tienen hijos como la llamativa abundancia de políticos sin hijos tienden a privilegiar el presentismo de un ‘carpe diem’ institucionalizado».

El resto es silencio
El resto es silencio

El resto es silencio

«Mirar hacia otro lado, no incidir ensordecedoramente en los temas de evidentes desacuerdos implícitos, correr tupidos velos, valorar otras cosas que nos unen… ha sido siempre la manera elegante de ejercer una tolerancia real»

Ingravidez y desgracia
Ingravidez y desgracia

Ingravidez y desgracia

«El único consuelo es que casi nadie parece dar ya ninguna importancia a estos premios, más actos políticos o propagandísticos que estéticos o culturales»

Ficción nuclear
Ficción nuclear

Ficción nuclear

«Si queremos políticos (y periodistas, y ciudadanos) mejor preparados, pidamos, pues, que lean todo Shakespeare y a Dante y a Cervantes y, si son españoles, además los Episodios Nacionales»

MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D