The Objective
Publicidad
España

Díaz exige ahora una reunión urgente al PSOE pero calló con el Sáhara y los muertos de Melilla

En Podemos creen que Díaz busca visibilidad para su acto del viernes y cuestionan que no exigiera una reunión tras el giro con Rabat o el asalto a la valla

Díaz exige ahora una reunión urgente al PSOE pero calló con el Sáhara y los muertos de Melilla

¿Por qué ahora y no con el giro en el Sáhara o los muertos en la valla de Melilla? ¿Por qué Yolanda Díaz no exigió una reunión «urgente» al PSOE cuando se filtró el pacto con Rabat, también ocultado a los socios de Podemos y a la oposición? ¿Por qué tampoco hizo nada después de 30 muertos en la valla de Melilla? Estas preguntas empiezan a repetirse en Unidas Podemos, incluso entre los más afines a la política gallega, para llegar a la conclusión de que el golpe sobre la mesa del pasado martes fue una puesta en escena para llamar la atención en la semana de presentación de la nueva plataforma Sumar.

La última vez que Díaz forzó al PSOE a un «debate» o «reflexión» fue por otro asunto muy personal: la aprobación de la reforma laboral que debía servir de trampolín para su nueva plataforma. Esta coincidencia entre interés personal y exigencias de la gallega en el marco del Gobierno empiezan a chirriar entre las fuentes (cuadros, militantes y dirigentes) de Unidas Podemos. La sensación de que Díaz se aprovecha del Gobierno para sus aspiraciones individuales se consolida. A la vez que la parte socialista también advierte: «La coalición no es un fin en sí mismo».

Tanto Podemos como el sector de Díaz saben que el decreto sobre el incremento del gasto militar tras la cumbre de la OTAN es incuestionable. Y no es la primera vez que el presidente del Gobierno ningunea a sus socios. Aun así, es cierto que el viernes los secretarios de Estado debatieron el decreto del gasto militar (es obligatorio para organizar el reunión del Consejo), y que en ese foro nadie levantó el brazo. ¿Por qué entonces elevar a guerra interna el tema de las armas y no haberlo hecho, por ejemplo, con la cuestión del Sáhara?

inmigrantes e1656479393232

Gasto militar y promoción individual

Durante el giro diplomático con Marruecos, La Moncloa filtró a la prensa un acuerdo inédito que tiraba por los aires décadas de política exterior en el norte de Africa y golpeaba uno de los ejes simbólicos de la izquierda española. Díaz no exigió una reunión urgente. Tampoco lo hizo con los muertos en la valla de Melilla, donde a raíz del nuevo acuerdo se podía forzar a Sánchez a pedir a las autoridades marroquíes una investigación internacional sobre el asunto.

La vicepresidenta se limitó a expresar su pésame en Twitter, a la vez que admitía que en política exterior la palabra de Sánchez era ley. Siempre así, hasta la víspera de la presentación de su plataforma, cuando la ministra y su entorno acusó al PSOE de «deslealtad» por no haberles informados (a ellos y «a la oposición») del decreto sobre el incremento de las armas. ¿Gastar 1.000 millones de euros este año para cumplir con Biden es acaso más importante que un giro diplomático en Marruecos o una investigación neutral e internacional sobre 30 migrantes fallecidos?

Algunas fuentes consideran que Díaz teme pinchar en el acto del viernes. Y por eso ha decidido sacar la artillería para ganar visibilidad, tal y como ya adelantó en exclusiva este diario. Díaz renunció en estos días a estar acompañadas de otros dirigentes. Para evitar titulares sobre la ausencia de Mónica Oltra, se decidió que ni Garzón, Errejón o Colau la acompañaran en el escenario. Díaz quiere ofrecer la imagen de un proyecto regenerador y capaz de generar ilusión. Y para ello juega la carta de la novedad.

Miedo a la ‘silla vacía’ por el calor y MadCool

Pero ese enfoque conlleva riesgos. Y uno de ellos es que el viernes se encuentre con un foro con sillas vacías y sin colas en las entradas del Matadero de Madrid. Máxime porque nos encontramos en un fin de semana de julio, con altas temperaduras y ganas de salir de la ciudad. Y con el importante festival musical MadCool, donde se esperan miles de jóvenes.

La sensación de que todo esto es ruido para consolidar el «artefacto» electoral se mueve también en los círculos sindicales. Algunos apuntan a una táctica útil para generar el interés de votantes y simpatizantes. Aunque otros sí creen que Díaz se molestó porque el PSOE decidió elevar el decreto sobre el gasto militar justo en la semana de su estreno político como precandidata. Una falta de sensibilidad que la propia dirigente señaló cuando habló de mantener las «formas» en las relaciones entre socios.

Podemos, por su parte, no se ha inmutado. La relación entre Díaz y la dirección morada es más que mejorable. Díaz guardó silencio cuando la polémica sobre los selfies de Irene Montero en Estados Unidos. Y Podemos ha evitado respaldar con fuerza a la vicepresidenta en las horas de búsqueda de protagonismo mediático. Podemos cree que no pueden aprobar más gasto militar. Pero se trata de otro rechazo táctico que en ningún momento amenazaría la estabilidad de la coalición rojo-morada.

En definitiva, William Sheakspeare llamaría todo lo ocurrido como «mucho ruido y pocas nueces». En Italia se hablaría de operetta. Pero todas las crónicas de los medios de comunicación acabaron titulando con palabras grandilocuentes, si bien sus informaciones concluían con la misma reflexión: «La coalición no está en peligro». Por decirlo como Julio Camba, la verdad siempre se encuentra en el último párrafo.

Únete a la discusión
También te puede interesar
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Mostrar contraseña
Mostrar contraseña

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D