The Objective
Publicidad
Política

Feijóo elige para Tarragona a una enemiga de la cúpula catalana: «Es una declaración de guerra»

La elección de María Mercè Martorell como alcaldable en el ayuntamiento se ha interpretado como una desautorización a Alejandro Fernández

Feijóo elige para Tarragona a una enemiga de la cúpula catalana: «Es una declaración de guerra»

Feijóo junto a María Mercè Martorell y el resto de candidatos del PP en las cuatro provincias catalanas. | PP

El retorno al PP de María Mercè Martorell ha causado una grave crisis interna entre los populares catalanes. La elegida por las personas de confianza de Alberto Núñez Feijóo en Cataluña como candidata a la alcaldía de Tarragona representa una desautorización en toda regla al liderazgo de Alejandro Fernández en la región, así como una amenaza de cambios más allá de los confines de Tarragona: «Es una declaración de guerra a Fernández», explican fuentes del PP provincial a THE OBJECTIVE.

Martorell fue en tres ocasiones portavoz popular en el consistorio, pero protagonizó una sonada ruptura con el actual presidente del partido en Cataluña, hasta el punto de que rompió el carné de la organización y se presentó a las elecciones de 2007 con su propia candidatura, Tarragona Grup Independent, que obtuvo tan solo el 2,68% de los sufragios (1.371 votos).

Ahora, no obstante, un sector importante del partido vuelve a confiar en ella en detrimento del hasta ahora alcaldable y concejal popular José Luis Martín, que no generaba demasiado entusiasmo. Y, en su caso, los resultados electorales tampoco le han acompañado en esta ciudad de 141.542 habitantes gobernada por ERC.

Pactar el resto de la lista

La dirección provincial lamenta que Génova haya avalado esta «operación» que, en su opinión, está fraguada por el entorno de Dolors Montserrat y Alberto Fernández Díaz como una suerte de venganza contra Alejandro Fernández por no contar con ellos hace tres años tras encabezar la dirección del partido catalán. «Hay personas en el PP catalán, como Dolors Montserrat, que están teniendo mayor ascendencia sobre Feijóo que el propio presidente del PP catalán», remachan estas fuentes.

Tarragona
El presidente del PP de Cataluña, Alejandro Fernández, el presidente del PP, Alberto Núñez Feijóo, y el coordinador general del PP, Elías Bendodo.

Cabe recordar que Alejandro Fernández procede del PP en Tarragona, una de las provincias donde el partido es más fuerte, y que ha ido ascendiendo en el organigrama del partido hasta ser su presidente regional. Y es uno de los parlamentarios mejor valorados en Parlament. Pero su núcleo de confianza sigue estando en Tarragona, donde dirigentes como Francesc Quico Ricomà, presidente provincial del PP en Tarragona y exteniente de alcalde en el Ayuntamiento, y Rafa Luna, concejal del PP en Roda de Berà, ya han expresado de puertas adentro su «total enfado» con el nombramiento.

Fuentes de la dirección catalana del PP confirman que «el nombramiento ha sido mal recibido en Tarragona», pero aseguran que Feijóo no tiene nada que ver en el asunto: «La dirección nacional quiere que ahora se pacte la lista con la dirección provincial para que la sangre no llegue al río».

Gastos elevados en Tarragona

Otras fuentes locales consultadas también admiten que «es evidente que es un ataque directo a Alejandro Fernández», pero matizan que para una parte del partido el nombramiento de Maria Mercè Martorell «se ha recibido como agua de mayo tras la parálisis que existía con el anterior portavoz». Y añaden: «Que se pregunte por qué Génova se ha cargado a José Luís Martín, qué puede haber ahí que les asuste de que ese hombre siga de candidato».

Uno de los puntos que preocupan en la sede central del PP son los supuestos gastos elevados que el PP de Tarragona habría ejecutado en distintas campañas electorales y en trabajos con la empresa Pier Comunica. En particular, la campaña de 2021 para las elecciones autonómicas resultó «muy polémica» por el uso de un emoticono que emulaba a Alejandro Fernández. Según señalan estas fuentes, el caso podría llegar ante los tribunales por un posible impago de hasta 125.000 euros. Desde el PP de Tarragona, no obstante, no han querido confirmar este extremo.

A la espera de que se celebre el consejo provincial del partido -que varias fuentes apuntan que podría producirse después de las municipales-, la actual gestora del PP ya dio la voz de alarma en su momento a Génova sobre estas problemáticas en la provincia, según añaden estas mismas fuentes.

Solución salomónica en Barcelona

Esta pugna por influir sobre el líder gallego y recuperar el control del PP catalán tuvo su particular batalla en Barcelona. Finalmente, se saldó con una decisión salomónica para no irritar ni al sector de Alejandro Fernández (que pujaba por promocionar a Lorena Roldán como alcaldable en la capital catalana) ni al sector de Alberto Fernández Díaz (que apoyaba a Ángeles Esteller). Este candidato de consenso fue Daniel Sirera.

Sirera era jefe de Gabinete de Carlos Mazón, candidato del PP a la Generalidad valenciana. «Lo de traer a Dani [Sirera] de Valencia fue una improvisación total… Se había marchado harto de Barcelona, pero aunque no ha vuelto especialmente ilusionado, es un soldado y cumple órdenes». «En su momento, Josep Bou no lo quiso de asesor, pero su candidatura era la única que evitaba una guerra abierta entre Alberto Fernández y Alejandro Fernández», concluyen las fuentes consultadas. Con esta suerte de tercera vía en Barcelona, el epicentro de la «guerra» entre corrientes del PP catalán está en Tarragona.

También te puede interesar
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Mostrar contraseña
Mostrar contraseña

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D