Las claves del acuerdo europeo de recuperación económica
Foto: Stephanie Lecocq| EFE

Economía y capital

Las claves del acuerdo europeo de recuperación económica

¿En qué consiste este plan? ¿Cómo ha cambiado con respecto a la propuesta inicial? ¿Cómo afecta a España? Te damos las principales respuestas

por The Objective | Agencias

Actualizado:

Un acuerdo histórico. Tras días de tensas negociaciones, y a pesar de las reticencias de los países llamados «frugales», la Unión Europea ha logrado cerrar el acuerdo de reconstrucción económica del bloque para hacer frente a los devastadores efectos del coronavirus en la economía de la Unión.

¿En qué consiste este plan? ¿Cómo ha cambiado con respecto a la propuesta inicial? ¿Cómo afecta a España? A continuación, las principales respuestas.

Emisión masiva de deuda común

El plan repartirá 750.000 millones de euros en subvenciones y préstamos para hacer capear la caída de la economía provocada por la COVID-19. Lo histórico del pacto consiste en que, por primera vez en su historia, se otorgarán subvenciones basadas en la deuda común. Es decir, se emitirá deuda a nombre de la Comisión Europea, un importante paso adelante en la unión fiscal del bloque. De los 750.000 millones, corresponderán a deuda común 390.000 millones —que devolverán los Veintisiete de forma conjunta—, mientras que los 360.000 restantes se otorgarán a los países que lo necesitan en forma de préstamos que han de devolver en su integridad. La cantidad total se mantiene con respecto a la propuesta inicial, pero esta contemplaba que las ayudas directas fueran de 500.000 millones y que solo fueran préstamos los 250.000 millones restantes. El límite para devolver el dinero se ha establecido para el año 2058.

Destino de las ayudas

312.500 millones del fondo de recuperación irán destinados a financiar programas de reformas e inversión que cada país beneficiario deberá definir en un plan nacional de recuperación. El 70% de las inversiones previstas en cada plan nacional se asignará entre 2021 y 2022 según criterios como población o desempleo en el último lustro, mientras que el 30% se asignará en 2023 teniendo en cuenta el impacto del coronavirus en el PIB. Los 437.500 millones restantes se destinarán a diversos programas europeos de investigación, desarrollo rural o al Fondo de Transición Justa para las regiones más atrasadas en la transición energética.

Mecanismo de control

La Comisión evaluará cada plan nacional de recuperación, un informe que los países deberán aprobar a continuación por mayoría cualificada (un 55% de los países que representen 65% de la población). Sin embargo, bajo presión de Países Bajos, un país podrá lanzar una señal de alarma cuando considere que un socio no cumple con las reformas fijadas y el caso pasaría a un debate de los mandatarios. En ese caso, el desembolso se suspendería a la espera del debate.

Gastos sobre el clima

Los gastos de la UE deben estar en sintonía con el Acuerdo de París sobre el clima. El objetivo es que el 30% del gasto se destine a la lucha contra el cambio climático. El presupuesto plurianual, al igual que el fondo de recuperación, deberán «conformarse» al objetivo de neutralidad de carbono en 2050 y a los objetivos de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero para 2030.

Un presupuesto de 1,074 billones

El marco presupuestario 2021-2027 ascenderá a 1,074 billones de euros, entre ellos una «reserva» de 5.000 millones de euros para ayudar a los sectores y países más golpeados por el Brexit. El presupuesto también incluye medidas de flexibilidad para la política de cohesión (destinada a las regiones menos desarrolladas) y la Política Agrícola Común (PAC), para que los países puedan añadir financiación a los dos programas. La política de cohesión ascenderá a 330.200 millones y la PAC a 336.400 millones (258.600 millones para los pagos directos a los agricultores y 77.800 millones para el desarrollo rural). Las dos se completan con fondos en el plan de recuperación.

¿Cómo se pagará la deuda?

Para ayudar al reembolso del préstamo, la UE se dotará de nuevas fuentes de ingresos. La primera etapa será la creación de un impuesto al plástico no reciclado a principios de 2021. La Comisión deberá presentar una propuesta sobre un «mecanismo de ajuste de carbono en las fronteras», que gravará los productos importados y fabricados con un sistema muy contaminante, así como un impuesto digital. Ambos deberán aplicarse «a más tardar» a principios de 2023. Al Ejecutivo comunitario también se le urgió a idear una nueva reforma del mercado de emisiones de CO2, sin fecha precisa.

Aumento para los frugales

A pesar de la insistencia de muchos países, entre ellos España, los «cheques» concedidos a los países que consideran desproporcionadas sus contribuciones al presupuesto respecto a lo que reciben, se mantienen o aumentan. Los países países beneficiados por este aumento son los cuatro «frugales» —Dinamarca, Suecia, Austria y Países Bajos—, que fueron los más intransigentes con la creación del fondo de recuperación. Dinamarca se ahorrará 377 millones de euros anuales (+91% respecto a la propuesta que servía de base de negociación); Países Bajos, 1.920 millones (+22%); Austria, 565 millones (+138%) y Suecia, 1.070 millones (+34%).

Así afecta a España

España recibirá 140.000 millones de euros del fondo, de los que 72.700 millones se darán en ayudas directas. La ayuda permitirá a España, con una deuda superior a su PIB, reactivar su economía tras los meses de parón provocados por el confinamiento. A pesar de que el porcentaje de ayudas directas y de créditos ha variado, se mantiene igual la cantidad de 140.000 millones planteada inicialmente.

Los líderes celebran el pacto

Distintos líderes europeos se han felicitado por haber conseguido firmar el ambicioso acuerdo. El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha resaltado en Twitter la «brillantez y eficacia» con la que se han defendido «los legítimos intereses» de España.

También su homólogo francés, Emmanuel Macron, ha acudido a Twitter para calificar de «histórica» la jornada de hoy para Europa.

Con un sencillo «¡Trato hecho!» ha celebrado el acuerdo el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel.

«Hoy hemos dado un paso histórico del que todos podemos estar orgullosos», ha dicho la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen.

El comisario de Economía de la Unión, Paolo Gentiloni, ha dicho que «Europa es más fuerte que sus propias divisiones».

El compatriota de Gentiloni y su sucesor al frente del Ejecutivo de Italia —uno de los países más beneficiados por el pacto—, Giuseppe Conte, ha dicho que la de hoy es una «jornada histórica para Europa y para Italia».