Los exdirectivos de Unipost niegan saber que sus envíos fueran para el referéndum del 1-O

Futuro

Los exdirectivos de Unipost niegan saber que sus envíos fueran para el referéndum del 1-O

Tras la declaración esta mañana del jefe de Planificación de los Mossos el 1-O, Emili Quevedo, que ha afirmado que avisaron al Govern de que el 1 de octubre de 2017 era una jornada prohibida, les ha llegado el turno a Albert Jaime Planas, jefe de Producción de Unipost en Cataluña y Baleares, y al exdirector de la zona de Cataluña y Baleares de la compañía, Francisco Juan Fuentes. Ambos han reconocido que algunos de los envíos de Unipost eran de la Generalitat pero han negado conocer que fueran para el referéndum del 1-O.

Unipost jugó un papel clave en el referéndum del 1-O. La Fiscalía acusa a los miembros del Govern de Carles Puigdemont de malversar casi un millón de euros con el encargo de sobres y papeletas para el referéndum.

El que fuera director de producción de Unipost en Cataluña el 1 de octubre de 2017, ha explicado que él se dedicaba al envío de cartas y certificados, y que como la Generalitat era cliente habitual de la empresa no sabía que las notificaciones incautadas estaban relacionadas con el 1-O. También ha dicho desconocer sobre cómo se facturaron los envíos ya que él no era responsable de la facturación.

La Fiscalía ha intentado demostrar con su interrogatorio que el Govern actuó con secretismo. No obstante, Planas ha defendido no saber cuántas cartas había en ese envío, aunque ha señalado que, «según la Guardia Civil, se nos requisaron 52.000», que más tarde comprobaron que eran «de designación de los responsables de las mesas del 1-O”, y que ese descubrimiento lo hizo en presencia del secretario judicial que condujo el registro por la Guardia Civil de las instalaciones de la empresa en Terrassa, Barcelona, el 19 de septiembre de 2017.

Después de Planas, ha declarado Francisco Juan Fuentes, que al igual que su antecesor ha defendido desconocer que las cartas eran para el referéndum del 1 de octubre. «Me extraño el registro porque me dijeron que no hacía falta orden judicial porque era una empresa», ha dicho el exdirectivo, que estuvo presente en el registro de Terrasa. «En aquel momento no sabía que había en los palets. Solo que eran de la Generalitat. No sabía si eran cartas o certificados. No tenía claro el producto que había».

Fuentes ha asegurado que solo supo de que eran misivas para notificar nombramientos de miembros de mesa hasta que en el juzgado le mostró esos documentos. La inmensa mayoría no llevaba acuse de recibo. Fuentes,  ha asegurado en su declaración como testigo ante el tribunal que juzga el 1-O que su contacto con la Generalitat era «un tal Toni», del que nunca supo el apellido ni tuvo registrado su teléfono.

El siguiente en declarar ha sido Antonio Santos, jefe de Producción de Unipost en Barcelona, que ha reconocido que mandó un mail urgiendo a tramitar cuanto antes el pedido de la Generalitat. Santos ha admitido que el 18 de septiembre remitió a un correo a todos los jefes de zona pidiendo que se tramitaran con urgencia los certificados de la Generalitat hasta el punto de «saturar» los servicios de la empresa. «Me dijeron: a esto dale preferencia».

Tras el interrogatorio de Santos, el juez Marchena ha llamado a declarar a David Palanqués, responsable de proyectos del Centro de Telecomunicaciones de la Generalitat. No obstante, se ha personado con su abogado, ya que está imputado en otro procedimiento, y anunciado su negativa a declarar.