Casado y Rivera cargan contra Sánchez y luchan por liderar la derecha en el debate de Atresmedia

Política y conflictos

Casado y Rivera cargan contra Sánchez y luchan por liderar la derecha en el debate de Atresmedia
Foto: Juanjo Martin

Apenas 24 horas después del primer debate en RTVE entre los líderes de los cuatro principales partidos políticos de España, Pedro Sánchez, Pablo Casado, Pablo Iglesias y Albert Rivera han vuelto a enfrentarse en un cara a cara electoral este martes, en esta ocasión en Atresmedia, en el Debate Decisivo, como se ha denominado al encuentro. Un  debate en el que Rivera y Casado se han disputado los votos de centro derecha al protagonizar un duro enfrentamiento sobre diversas cuestiones, como las pensiones, los impuestos, o la eutanasia. Un encuentro, el de este martes, decisivo para captar el voto indeciso a sólo cinco días de las elecciones generales del 28A.

Si este lunes, en el debate en RTVE, Casado evitó confrontar con Rivera y dijo que no era su adversario y que debían luchar contra Sánchez, este martes el líder del PP no ha eludido replicar a las críticas del líder de la formación naranja. «Nosotros somos liberales de siempre. Ciudadanos era un partido que hasta hace poco se definía como socialdemócrata», ha dicho Casado. «Nosotros somos liberales, ustedes son conservadores, no pasa nada», le ha contestado Rivera.

El líder de Ciudadanos también ha tratado de diferenciarse de Casado con la eutanasia, y le ha lanzado el reto de llegar a un acuerdo para regularla porque «el dolor no entiende de ideologías ni la caridad tampoco». A Casado no le ha hecho gracia que el líder de la formación naranja haya introducido este tipo de cuestiones «morales» para «rascar unos cuantos votos» y ha asegurado que el PP ya ha sido «pionero» en regular la muerte digna en las comunidades de Madrid, Galicia y Castilla y León.

El líder de la formación naranja también ha mostrado claramente su desacuerdo con Casado sobre la ley del aborto, hasta asegurar que la intención del presidente de los populares de volver a la ley del 85 les «distingue» porque su partido cree que la normativa actual es «razonable» y debe mantenerse.

En cuanto al enfrentamiento entre ambos sobre las pensiones y los impuestos ha sido aprovechado por Pedro Sánchez para reprocharles: «ya están con las primarias de la derecha, a ver quién dice la mayor barbaridad».

No obstante, la actitud de los partidos ante la violencia machista ha provocado uno de los momentos más tensos del debate a cuatro, con acusaciones mutuas de dinamitar el pacto de Estado contra esta lacra y jugar con el dolor de las mujeres. “España no se merece un presidente como Sánchez, que juega con el dolor de las mujeres que están sufriendo”, ha defendido Rivera. “Vamos a acabar con esta lacra».

“Que un sucedáneo de presidente como Sánchez venga aquí a arrojarnos a las víctimas de violencia de género es inaceptable”, ha dicho Casado, que ha propuesto la prisión permanente revisable para los casos de violencia.

El líder socialista ha vuelto a poner sobre la mesa las «listas negras», mientras que Rivera le ha advertido que la causa contra la violencia machista no es de los socialistas porque han gobernado 21 años y sigue habiéndola, y ha acusado a Sánchez de «dinamitar» el pacto de Estado.

Pablo Iglesias ha intervenido para expresar su «vergüenza» por la forma en que estaba discurriendo esta parte del debate, al tiempo que ha propuesto cambiar el Código Penal para que «sólo sí sea sí» y una serie de medidas parta ayudar a mujeres que se encuentran en esta situación.

El tema de la inmigración también ha dejado clara la división entre los dos bloques – el de izquierda y el de derecha–. Sánchez ha asegurado que su partido irá “sustituyendo las concertinas por métodos menos lesivos”, mientras que Casado ha alertado de que «esta es la peor oleada migratoria de los últimos 11 años»y ha defendido que la emigración «se regula con las fuerzas de seguridad del Estado».

La corrupción, una de las principales preocupaciones de los españoles según el CIS, también ha tenido espacio en el debate. “Los partidos políticos no somos corruptos. No somos responsables de lo que hayan hecho compañeros hace 20 años”, ha defendido Casado, mientras que Rivera ha desenrollado una lista con los casos de corrupción que afectan al partido socialista.

Uno de los momentos más cómicos del encuentro ha sido el intercambio de libros entre Rivera y Sánchez. El líder de Cs le ha dado a Sánchez un ejemplar de la tesis doctoral del presidente, mientras que Sánchez le ha dado a Rivera un ejemplar de España vertebrada, de Sánchez Dragó y Santiago Abascal. “No deja de mentir. Es un fake. Qué nervioso le veo, señor Sánchez. Ya sé por qué no quería debate”, ha espetado Rivera al presidente del Gobierno.