Cayetana Álvarez de Toledo se encara a un grupo de estibadores independentistas

Política y conflictos

Cayetana Álvarez de Toledo se encara a un grupo de estibadores independentistas
Foto: RTVE

Varios decenas de manifestantes independentistas han increpado este viernes a la diputada del PP por Barcelona, Cayetana Álvarez de Toledo, con gritos de «fascista, hija de puta» frente al Ayuntamiento de Barcelona, en la plaza Sant Jaume, según informa Efe.

«Mal follada», «argentina de mierda» o «vete a tu país» han sido otros de los insultos que han inferido a la popular, que se dirigía al consistorio para mantener un encuentro con su grupo municipal.

Acompañada de un guardaespaldas, Álvarez de Toledo se ha encarado a uno de los grupos: «Xenófobos», «id al colegio o a trabajar», «aprender algo sobre democracia y Estado de derecho», les ha respondido. La política popular ha mantenido la calma e incluso ha saludado con ironía a los que la insultaban y le dirigían proclamas de «independencia». Finalmente ha tenido que ser protegida por los mossos.

El incidente se ha producido apenas minutos después de que los estibadores del puerto de Barcelona le trasladaran a la alcaldesa, Ada Colau, sus quejas laborales en esta jornada de huelga en Cataluña.

La huelga es «un intento de golpe grosero e inútil»

Álvarez de Toledo ha tachado la huelga de este viernes de «intento de golpe grosero e inútil» y ha pedido que los «demócratas» vayan a las urnas el 10 de noviembre a «sacar» al presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez.

También ha dicho que el presidente de la Generalitat, Quim Torra, “debe aspirar a Gobernar para toda Cataluña y no para la mitad, que, por cierto, cada vez es más violenta”.

La popular ha afirmado que el procés sigue con su «delirio», frente a lo que hay que hacer valer la «convivencia» y el «orden constitucional».

«La Constitución habla de ser libres e iguales y los que se intentan cargar eso se cargan la paz civil, es un drama absoluto», ha añadido la diputada, quien ha llamado a los demócratas a mantenerse «firmes» y «de pie». «Los demócratas tienen la oportunidad de sacar a Sánchez de la Moncloa, de quitar a este presidente impotente».

Por su parte, el presidente en funciones ha insistido en la importancia de la “proporcionalidad” en la respuesta a los disturbios. “Contamos con la legitimidad democrática para hacerlo, las leyes nos amparan, pero es importante que haya una legitimidad social: que la ciudadanía entienda cuándo se aplican esas medidas extraordinarias”.

La diputada popular le ha dicho igualmente al presidente de la Generalitat, Quim Torra, que «su futuro está escrito» y será «ir a prisión» si lleva a cabo otro referéndum ilegal, como apuntó ayer en el Parlament de Cataluña.

Ese mismo «destino» es el que ha pronosticado para el expresidente catalán Carles Puigdemont por perpetrar «un golpe al orden constitucional» en 2017, a pesar de que la fiscalía belga le ha dejado en libertad con medidas cautelares hasta que tome una decisión sobre su euroorden.