The Objective | Noticias exclusivas y opiniones libres en abierto
Publicidad

Economía

De 167.000 a 292.000 euros: así pagan los bancos a sus trabajadores despedidos

Las entidades abonarán una factura total de 4.400 millones por los ERE pactados en los últimos doce meses para 19.000 empleados

De 167.000 a 292.000 euros: así pagan los bancos a sus trabajadores despedidos
Una sucursal de Unicaja|Europa Press

Los despidos masivos de la banca, que afectarán a unos 19.000 trabajadores (el 12% del total), costarán al sector 4.400 millones de euros, una cantidad que se distribuirá a través de indemnizaciones por salidas voluntarias y prejubilaciones. Los empleados, como es habitual, percibirán una cantidad de dinero que está muy por encima de las condiciones de ERE de otras empresas y que de media van desde los 167.600 euros hasta cerca de los 292.000 euros, según las cifras recopiladas por THE OBJECTIVE. El último expediente de regulación acordado, el de Unicaja, se salda con un gasto medio de 243.000 euros, muy superior a los abandonos de otras grandes entidades, como el Santander o el Sabadell, y prácticamente similar a los de BBVA.

De acuerdo con los datos, Unicaja destinará 368 millones para hacer frente a las indemnizaciones y prejubilaciones para un máximo de 1.513 empleados, un plan de bajas llevado a cabo por las duplicidades de la absorción de Liberbank y la necesidad de lograr mayores sinergias. La entidad andaluza se ha visto obligada a elevar el coste medio de las salidas para apaciguar los ánimos de los sindicatos y sellar la paz social interna ante las sucesivas jornadas de huelga. Paros que no solo ha sufrido Unicaja, sino que se han dado en buena parte de los bancos que han propuesto ERE significativos.

La plantilla de Unicaja que se acoja a las bajas voluntarias percibirá una prima por antigüedad, además de hasta un 65% del salario bruto durante siete anualidades en caso de que prejubilación y 40 días de indemnización por año trabajado (con tope de 36 mensualidades) en caso de renuncia de su puesto, por norma general.

Sabadell, el que menos paga y Caixabank, el que más

Estas condiciones se asemejan a las del resto de entidades, aunque en cada caso varía levemente y se fijan diferentes umbrales y años de edad para cada tipología de salida. Las prejubilaciones tienen un mayor coste que las indemnizaciones. Así, la entidad que menos importe abonará por empleado será el Sabadell, que en los dos procesos acordados en menos de un año lo ha limitado a 167.000 y 169.000 euros, respectivamente. Para llevar a cabo ambos planes, que afectarán a 3,400 personas, va a desembolsar un total de 574 millones.

Por contra, el que más dinero destinará será CaixaBank, cuya factura asciende a cerca de 292.000 euros para cada uno de los 6.425 empleados que dejará el grupo tras la integración de Bankia. La entidad de origen catalán ha informado que destinará 1.884 millones para asumir el que es el mayor ERE de la historia de la banca.

El Santander, al igual que el Sabadell, también ha conseguido pactar una cantidad menos reducida que sus competidores, ya que cada retirada le ha costado de media 195.000 euros. Para ello ha tenido que dotar contra la cuentas unos 700 millones de euros. El principal rival del banco rojo, BBVA, se está gastando 720 millones para recortar su personal en cerca de 3.000 efectivos, por lo que cada una de las bajas asciende a 245.000 euros.

Por último, Ibercaja ha dotado un total de 151 millones para disminuir su plantilla en 750 trabajadores. De esta forma el coste medio de sus indemnizaciones suma algo más de 201.000 euros.

Abanca, en negociaciones

Algunas entidades han descartado por ahora llevar a cabo procesos colectivos, como Kutxabank, que prefiere llevar a cabo prejubilaciones ordinarias para ir rebajando el volumen de empleados. O Bankinter, que ha señalado por activa y por pasiva que no necesita despedir para conseguir rentabilidad a través de una mejora de la eficiencia operativa. De todas las grandes entidades, solo está en marcha el ERE anunciado recientemente por Abanca, que ha planteado un ajuste de unos 350 personas una vez que ha culminado la absorción de Novo Banco y Bankoa.

El conjunto del sector está llevando a cabo este tipo de medidas ante el auge de la banca digital, que obliga al cierre de sucursales, y las exigencias para ahorrar gastos ante el escenario de tipos de interés negativos a largo plazo. Aunque las expectativas han mejorado sustancialmente con respecto a los pronósticos de hace meses, no se espera que el euríbor recupere el terreno positivo al menos hasta 2024. En este contexto, las entidades solo tienen dos vías para ser rentables: una es la subida de las comisiones, algo que están haciendo para los clientes menos vinculados, y otra, el recorte de costes, que están ejecutando con intensidad desde finales de 2020. 

Envía el primer comentario

También te puede interesar

Publicidad

MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D