Publicidad

Economía

El Gobierno de México amenaza al Santander con vetar la compra de Citi en el país

Amenaza con intervenir en la operación con medidas autoritarias para que Banamex vuelva a manos locales

El Gobierno de México amenaza al Santander con vetar la compra de Citi en el país
La presidenta del Santander, Ana Botín|Europa Press

Las opciones del Santander para hacerse con la filial mexicana de Citi se desvanecen como el azucarillo, antes incluso de que el proceso de venta haya arrancado de manera oficial. El Gobierno del país tiene claras sus preferencias y está dispuesto a bloquear cualquier intento del banco cántabro para hacerse con la franquicia del grupo norteamericano, una operación que le permitiría cazar a BBVA en el mercado azteca.

El Ejecutivo mexicano no ve con buenos ojos que un inversor extranjero pueda hacerse con el que es la tercera entidad más importante, Citibanamex, por lo que utilizará todas las herramientas a su alcance para que vuelva a manos nacionales, según señalan a THE OBJECTIVE fuentes conocedoras, quienes resaltan las declaraciones realizadas por el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, en las últimas horas.

En estas el dirigente político no solo ha hecho un llamamiento público a los banqueros mexicanos, entre ellos los dueños de Banorte, de Banco Azteca o de Ibursa (Carlos Slim) para que adquieran el negocio que quiere desinvertir Citi, sino que ha advertido con tomar medidas si fuera necesario para vetar una compra por parte de inversores foráneos. Una amenaza que afecta directamente a la entidad liderada por Ana Botín.

El mandatorio mexicano ha declarado que operación de venta de Citi «no es mala» para el país porque «podemos convertirlo en algo muy bueno si se logra mexicanizar el banco sin medidas autoritarias». De esta manera, ha lanzado un mensaje a navegantes al Santander y otros posibles candidatos extranjeros, que ven la adquisición como una oportunidad para crecer en un mercado financiero que ofrece elevadas rentabilidades. 

El negocio de Citi, valorado en 6.000 millones

El Santander, según distintas fuentes, está analizando sus posibilidades para lanzar una oferta. La agencia Bloomberg adelantaba esta semana que el grupo español se encuentra entre los interesados en hacerse con la franquicia de Citi, una división que está valorada en unos 6.000 millones de euros. Algunos analistas sostienen que el conglomerado norteamericano eleva el precio por encima de los 10.000 millones con el objetivo de conseguir la cifra que pagó en 2001 por este negocio.

La advertencia de López Obrador ha sido ratificada en parte por la Secretaría de Estado de Hacienda del país, organismo que tiene que autorizar la operación. En un comunicado ha señalado que «cuidaremos los intereses de México en todo momento» y ha explicado que no permitirá una elevada concentración de un jugador en el sector para no poner en riesgo la competencia.

Cuota de mercado elevada

De hecho, es precisamente esta la principal baza con la que cuenta el Ejecutivo del país para impedir al Santander una adquisición de Citi, ya que con ella el grupo español elevaría por encima del 20% su cuota de mercado, un nivel que las autoridades mexicanas no quieren que sobrepase ningún actor con una operación corporativa. Este requisito es el que hace imposible a BBVA poder participar en una puja, ya que ostenta a día de hoy el 23% tanto en créditos como en depósitos. Citi controla en torno a un 10% de los préstamos en México, mientras que el Santander un 13%, por lo que una adquisición le colocaría como como colíder del sistema azteca.

En los últimos días, desde que Citi anunció su salida de México, distintas casas de análisis han realizado quinielas sobre los posibles compradores y su coste. Entre estos, además de incluir al Santander, han incorporado al canadiense Scotiabank y al brasileño Itaú, todos ellos con pretensiones de crecer en Latinoamérica. También están en las quinielas inversores locales, como Banco Azteca, cuyo propietario ha asegurado que tiene intención de lanzar una propuesta al conglomerado estadounidense.

Una compra con sentido estratégico

Así, desde Bankinter han señalado que la compra por parte del Santander tendría sentido estratégico, a la espera de analizar el encaje financiero, aunque la operación sería de tal envergadura que conllevaría una ampliación de capital. El banco cántabro cuenta con un ratio de solvencia del 11,85%, cerca del nivel que exigen los mercados para las entidades (12%). Desde Renta 4, por su parte, consideran que la adquisición podría encajar al Santander, porque mejoraría su perfil de rentabilidad. Los activos bancarios en México alcanzan unos retornos del 20%, mientras que el banco cántabro tiene una rentabilidad del 13,5% ahora, debido al lastre de su negocio en España y Europa.

El sistema financiero mexicano está dominado por entidades extranjeras. BBVA es líder, mientras que el Santander el segundo banco por tamaño. El tercero en liza es Citi. En el mercado, además, operan otros tantos grupos foráneos con fuertes intereses, como HSBC, y el Sabadell. Éste ha conseguido dar la vuelta a la situación en el país y su filial ha salido de pérdidas recientemente.

Envía el primer comentario

También te puede interesar

Publicidad

MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D