The Objective | Noticias exclusivas y opiniones libres en abierto
Publicidad
Economía

Vodafone lanza un órdago a la UE en Italia para allanar el camino a una fusión en España

Orange y MásMóvil esperan los movimientos de la operadora británica de cara a eventuales integraciones en nuestro país

Vodafone lanza un órdago a la UE en Italia para allanar el camino a una fusión en España

Sede de Vodafone en España, en una imagen de archivo. |AGENCIAS

Vodafone ha comenzado el año buscando consolidaciones de manera activa. Diferentes medios han informado este fin de semana de operaciones en Reino Unido e Italia en las que la británica busca fusionar sus negocios locales para superar una aguda crisis que puede poner en riesgo su supervivencia. Movimientos que marcarán el futuro del sector en España en los próximos meses donde MásMóvil y Orange están a la expectativa de que los rojos muevan ficha.

Fuentes del sector consultadas por THE OBJECTIVE indican que el éxito de estas operaciones determinará la hoja de ruta que se seguirá en España, la siguiente filial donde Vodafone buscará integraciones. Estas mismas fuentes advierten de que la operación en Italia es un claro órdago que se lanza a la Unión Europea para calibrar el nivel de permisividad que el regulador de competencia comunitario tendría ante este tipo de movimientos.

Las operadoras de telecomunicaciones europeas llevan años pidiendo a la comisaria europea de Competencia, Margrethe Vestager, que flexibilice su política de cara a las fusiones. En la última década se ha impuesto el apoyo a nuevos competidores generando una sobreoferta que ha terminado por canibalizar el sector y arrastrarlo a una de las mayores crisis de ingresos de su historia.

En 2016, Three intentó comprar O2 en el Reino Unido pero la operación fue bloqueada por la Unión Europea. Sin embargo, las posteriores sentencias judiciales y la fusión en 2018 de T-Mobile y Tele2 en Holanda han dado nuevas esperanzas al sector, largamente lastrado por las limitaciones del regulador europeo.

Vodafone Italia

Es por ello por lo que la operación en Italia, donde -según ha informado Reuters– se negocia una fusión con Iliad para crear una operadora con el 36% del mercado de la telefonía móvil e ingresos de 6.000 millones, se presenta como la gran prueba de fuego para ver hasta qué punto ha cambiado la opinión de Bruselas con las fusiones en el sector telco. En el caso del interés de Vodafone por comprar Three UK a CK Hutchison, estamos ante una decisión de Reino Unido y no del entorno comunitario.

Las operadoras llevan semanas recibiendo mensajes desde Bruselas en los que se indica que la postura se ha flexibilizado, pero ante la ausencia de una declaración oficial -que no llegará según las fuentes consultadas- compañías como Vodafone han decidido calibrar las intenciones del regulador con operaciones reales.

El consejero delegado de Vodafone, Nick Read, dijo en noviembre que buscarían acuerdos para consolidar sus «principales mercados europeos». Y esto supone buscar integraciones de manera activa en todos los mercados del continente a excepción de Alemania y de Europa del Este. Una operación paneuropea que lleva meses en marcha en Reino Unido e Italia.

El caso italiano es el que menos problemas podría reportar a nivel de competencia ya que no incluye al gran incumbente: Telecom Italia (TIM) y se hace con dos actores complementarios en cuando a sus ofertas de telecomunicaciones. TIM también está inmersa en una gran opa planteada por KKR por 10.800 millones de euros, que también debería autorizar la autoridad comunitaria. Dos macromovimientos que deberán ser analizados en conjunto por el regulador.

Condiciones de la UE

Vodafone espera que la operación sea aprobada, pero la clave está en ver qué tipo de restricciones u obligaciones se establecen. Si deberán ceder parte de su red o si por el contrario, podrían materializar su fusión con garantías económicas que les permitan aprovechar sinergias. Los conocidos como remedies que en anteriores integraciones han sido lo suficientemente restrictivos como para echar por tierra fusiones que ya se daban por hechas.

Si la fusión entre Vodafone e Iliad es aprobada en los términos razonables, sería un importante precedente para emprender una operación de similar calado en España. Es verdad que se retrasaría el movimiento en nuestro país, pero lo haría con la certeza de que se está caminando sobre un terreno seguro y con garantías de que sea rentable para la británica.

En el caso español el gran temor que tienen los operadores si es que se fusionan es que se les obligue a tener que ceder parte de su red a terceros. Como en anteriores fusiones, como la de Vodafone-Ono y la de Orange-Jazztel, esto supondría anular buena parte de las sinergias planteadas y reforzar a la competencia, como MásMóvil, Digi o Finetwork, que se quedarían con activos a precio de saldo.

Este diario ya ha informado de que tanto Vodafone como Orange esperan que el Gobierno y el regulador español (la CNMC) creen un clima favorable para las fusiones en el sector. Las dos operadoras tienen meridianamente claro que la fusión es la única de manera de sobrevivir al actual entorno hipercompetitivo y deflacionario. El segundo y el tercer player español creen que una integración a gran escala les permitiría acabar con la guerra de precios y centrar sus esfuerzos en financiar las nuevas redes de telecomunicaciones.

Fusión en España

«En Vodafone queremos jugar un rol activo en el proceso de consolidación de las telecomunicaciones en España. El status quo ya no es una opción», dijo el CEO de los británicos en España, Colman Deegan, en una tribuna publicada a mediados de diciembre en Expansión. Y pocas horas después, el CEO de Orange en nuestro país, Jean-François Fallacher, apoyaba estas declaraciones agregando que su operadora estaría atenta a todas las oportunidades que puedan surgir en el mercado.

En diversas reuniones que las operadoras han tenido con el equipo del Ministerio de Asuntos Económicos y con el propio presidente de Gobierno, han advertido de la situación crítica del sector y han pedido medidas para recuperar la salud de este. Aunque nunca han llegado a pedir oficialmente al Ejecutivo que favorezca las fusiones, también consideran que Sánchez sabe perfectamente que la solución a esta crisis pasa indefectiblemente por facilitar las integraciones.

De cumplirse todos estos condicionantes -la aprobación en condiciones favorables de la fusión en Italia y que en España no bloquee institucionalmente este tipo de operaciones-, una eventual fusión entre Orange y Vodafone estaría más cerca. No por nada las dos compañías negociaron una fusión paneuropea hace un año, pero sin llegar a buen puerto precisamente por las trabas regulatorias comunitarias.

Se constituiría así un sólido segundo operador del mercado y ya muy distanciado de MásMóvil que le pisa los talones en clientes a la compañía británica, tras la compra de Euskaltel. En cuanto a facturación, pasarían a tener casi el 33% de los ingresos minoristas frente al 40% de Telefónica y al 12% de MásMóvil más Euskaltel.

El ‘factor’ MásMóvil

Sin embargo, en Vodafone no juegan todas sus fichas a la misma operación. Las fuentes consultadas indican que no hay que descartar que se retome el plan de fusión entre Vodafone y MásMóvil que se abortó a comienzos del año pasado por diferencias en la valoración de los activos y la posición de cada una de las compañías en la joint venture de la sociedad resultante.

En marzo pasado MásMóvil anunció que adquiría Euskaltel por unos 2.000 millones de euros. La operación sea hizo tras descartar la unión con Vodafone y elevó la deuda de la compañía hasta los 7.200 millones de euros. Parece descabellado que los amarillos emprendan una fusión con los rojos por unos 6.000 a 7.000 millones de desembolso estimado, pero lo cierto es que nunca han dejado de tener contactos y siempre se ha dejado la puerta abierta a un movimiento de este calado.

A favor de la operación juega la elevada liquidez que hay en el mercado y que sería relativamente fácil conseguir financiación en un momento como el actual donde las operadoras de telecomunicaciones cotizan al alza como activo inversor. La diferencia es que tardaría quizás un poco más en materializarse que una eventual fusión con Orange.

Envía el primer comentario
También te puede interesar
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D