The Objective
Publicidad
Economía

KKR quiere comprar Vodafone en España para abrir una guerra con Telefónica y Orange en Europa

El fondo quiere utilizar la operación como trampolín para ser un actor relevante en todo el continente

KKR quiere comprar Vodafone en España para abrir una guerra con Telefónica y Orange en Europa

Logo del fondo KKR, en una imagen de archivo. | AGENCIAS

Estos días se han vivido los momentos más convulsos para el sector de las telecomunicaciones español en años. Vodafone presentó resultados el pasado miércoles en medio de fuertes rumores de fusión con MásMóvil, lo que despertó los tambores de integración en un mercado que no puede resistir más la elevada presión competitiva y en el que el fondo estadounidense KKR quiere ser protagonista.

Estamos ante una batalla que debe entenderse en clave europea y en medio de la oleada de consolidaciones que se preparan en todo el continente y que podría estallar este 2022. Un proceso que puede arrojar nuevos actores en un nuevo escenario en el que los operadores industriales tendrán que compartir el campo de batalla con fondos de inversión deseosos de hacerse con las infraestructuras críticas y estratégicas de las telecos.

Una guerra que en España tendrá una interesante disputa y que podría marcar el futuro del sector en los próximos años. Vodafone está en venta desde hace meses, en España y todos los mercados donde no son rentables. Una situación que les ha hecho volver a sentarse con MásMóvil para explorar una negociación, en esta oportunidad mucho más propicia que hace un año, según ya ha informado este diario.

Unos acercamientos con KKR de actor principal. El fondo es quien está llevando a cabo las negociaciones y quién en definitiva financiará la operación. Actualmente es dueño de MásMóvil junto con los fondos Cinven y Providence a través de su vehículo inversor Lorca Capital, un perímetro que quieren engordar, tanto a nivel español como europeo.

El plan de KKR

Las fuentes con las que ha hablado THE OBJECTIVE sitúan al fondo como el principal protagonista de un proyecto paneuropeo de gran calado y que quiere plantar cara a los gigantes del sector: Telefónica, Orange, British Telecom y Deutsche Telekom.

Dicho de otra manera, KKR quiere utilizar a Vodafone España como trampolín para consolidar otras operaciones que le conviertan en uno de los mayores actores de telecomunicaciones del continente, con activos en redes de fibra óptica, redes móviles y comercialización.

Si KKR finalmente logra adquirir Vodafone en España convertiría automáticamente a MásMóvil en el segundo operador español de telecomunicaciones con más de 25 millones de accesos y 7.000 millones de euros de facturación anual, un activo que les pondría al nivel de las grandes del continente.

Pero no es todo. Este diario ya contó que KKR tiene en cartera un proyecto para crear una gran operadora de fibra óptica en España adquiriendo pequeñas compañías hasta configurar una gran red de infraestructuras para dar servicio a terceros.

Sinergias de MásMóvil y Vodafone

Acaba de comprar el 49% de Reintel, filial de fibra óptica de Red Eléctrica, por 971 millones, ha cerrado distintos acuerdos para entrar en algunos vehículos de fibra de Telefónica en Latinoamérica y está al acecho de otras operaciones como la venta de Lyntia por 4.000 millones de euros.

El gran déficit de una eventual fusión entre MásMóvil y Vodafone es su red de fibra óptica. Vodafone tiene una red de HFC que se ha quedado obsoleta y desde hace años que ya no invierten en nuevos despliegues. Por otro lado, la compañía presidida por Meinrad Spenger tiene la mayoría de sus despliegues en zonas rurales con poca capilaridad y el grueso de su red la alquila a Orange mediante acuerdos mayoristas.

En este sentido, las piezas en España encajarían cuando KKR pueda sumar su red de fibra a los clientes y la red móvil de la nueva empresa nacida de la fusión de MásMóvil con Vodafone.

Pero España es solo el comienzo. MásMóvil ostenta una gran presencia en Portugal a través de la marca Nowo donde ya tiene una red propia de telefonía móvil tras la compra de espectro en la última subasta 5G del país luso. Las intenciones en el país vecino apuntan a ser un actor relevante de un mercado todavía por explorar.

KKR en Italia

Por otro lado, a finales de noviembre el fondo estadounidense generó un terremoto de proporciones considerables en el sector telco de Europa tras conocerse los detalles de su opa para hacerse con el 51% del capital de Telecom Italia (TIM) por unos 11.000 millones de euros, 33.000 millones si se incluye la deuda del grupo. Todo con una prima del 44%.

Este diario ya advirtió que la eventual compra de Telecom Italia (TIM) sería solo el primer paso de un proyecto más ambicioso del fondo de inversión, que en los próximos meses, y tras cerrar la compra de la operadora italiana, buscará más oportunidades transfroterizas. «KKR no se gastará 33.000 millones de euros para quedarse solo en Italia«, dijo en este momento a este diario un alto directivo de una operadora de telecomunicaciones española.

Unos movimientos de los que son conscientes el resto de operadoras. En el caso de Telefónica, la compañía presidida por José María Álvarez-Pallete anunció el pasado miércoles que junto al brazo inversor de Amancio Ortega, Pontegadea, compraba el 40% de KKR en Telxius, su filial que agrupa sus activos de cable submarino.

Defensa de Telefónica

En el sector se ha calificado esta operación como defensiva y el primer paso de Telefónica para frenar la arremetida de KKR. Se llegó a especular con que la operadora quería vender sus cables submarinos, aunque finalmente reforzaron posiciones a sabiendas de que KKR quiere seguir comprando activos de infraestructuras. Es así como, junto a Amancio Ortega, desembolsaron más de 200 millones para ‘sacar’ a KKR de esta ecuación.

En el caso de Orange, la defensa frente a la arremetida de KKR les puede obligar a mover ficha en España o en Europa. En nuestro país no se descarta que finalmente puje por los activos de Vodafone con integraciones de redes quizás con mayores sinergias que las que podría generar con MásMóvil. «Sería difícil que aceptaran quedarse en tercer lugar», dice un alto directivo del sector.

Lo cierto es que a estas alturas del partido, nadie da nada por sentado y no es descartable que Orange quiera ir a por Vodafone incluso si la operación no es del todo rentable, precisamente para protegerse de KKR en el resto del continente. Una partida de póker paneuropea que tiene su primera mano en España y donde todos esconden sus cartas… por el momento.

Envía el primer comentario
También te puede interesar
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Mostrar contraseña
Mostrar contraseña

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D