The Objective
Publicidad
Economía

Indignación entre altos cargos del Gobierno por el creciente peso de José Blanco como lobista

Su cercanía con el núcleo duro de Pedro Sánchez le ha convertido en una figura incómoda entre algunos miembros del Ejecutivo

Indignación entre altos cargos del Gobierno por el creciente peso de José Blanco como lobista

José Blanco, durante su etapa de ministro del Gobierno, en una imagen de archivo.|AGENCIAS

José Blanco es probablemente el lobista de referencia en España en estos momentos. El exministro de Fomento y portavoz del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero ha situado su despacho –Acento Public Affairs– como la consultora de referencia de Moncloa. Sin embargo, su cercanía con el núcleo duro de Pedro Sánchez le ha convertido en una figura incómoda entre los altos cargos del Gobierno y mandos medios de los diferentes ministerios.

Según han informado a THE OBJECTIVE fuentes de varios ministerios, el creciente peso de Acento como asesor de empresas que quieren tener relación o buscan influir en el Ejecutivo comienza a convertirse en algo «preocupante» para el propio Gobierno, según relatan a este diario.

Su intermediación para empresas que se enfrentaron a Aena en el conflicto de los alquileres y otros trabajos como de asesoría para Huawei, Iberia o Duro Felguera han generado muchos anticuerpos entre altos cargos de los ministerios españoles. Consultados por estas cuestiones, desde Acento no han querido hacer comentarios y han insistido en que hablar de trabajos concretos «vulnera las cláusulas de confidencialidad de cualquier contrato».

Acento se ofrece a las grandes empresas como intermediario y como un lobista clásico (al estilo estadounidense) que consigue opiniones favorables de legisladores y del propio Gobierno a determinados proyectos. En tal condición, ha asesorado a empresas del Ibex 35 y en los últimos meses ha intentado posicionarse como un gestor de fondos europeos.

Contactos de José Blanco

Una dinámica de trabajo que implica tener constantes reuniones en ministerios. En este sentido, las fuentes consultadas por este diario indican que muchas veces desde los diferentes departamentos se ven obligados a recibir a empresas apadrinadas por Acento sobre temas en los que no necesariamente debería entrar el Ejecutivo. 

«Les recibes porque vienen de Moncloa, pero eso genera una situación incómoda entre los diferentes técnicos de la Administración». «Evidentemente no influye en las decisiones, pero genera una situación de tensión innecesaria ante asuntos que muchas veces deberían quedar en el ámbito de la empresa privada», agregan las mismas fuentes.

Además, se critica que Acento y José Blanco usen sus contactos -y su relación con el Gobierno- incluso para ir en contra del propio Ejecutivo y sus empresas públicas… si su cliente así lo requiere. Es el caso de Aena y la rebaja de los alquileres que cobraba el gestor aeroportuario tras el cambio en el Congreso de la Ley de Ordenación de los Transportes Terrestres. En este caso, Acento medió en el Parlamento a favor de empresas que alquilaban los locales a la empresa pública.

Aena y los alquileres

La ministra de Transportes, Raquel Sánchez, admitió la semana pasada que existe «malestar en el Gobierno y en Aena» por la rebaja de los alquileres en los aeropuertos y la modificación legislativa que, en la práctica, recorta las rentas que el gestor aeroportuario puede cobrar a sus tiendas y restaurantes desde que comenzó la pandemia.

Aena cifra este impacto normativo en unos 1.300 millones de euros. Es decir, el gestor aeroportuario -participado mayoritariamente por el Estado- perderá estos 1.300 millones, mientras que los grandes ganadores serán las empresas a las que no se les cobrará este alquiler como Dufry, SSP y Areas.

Según ha confirmado este diario, la intermediación de Acento ha sido clave para lograr este dictamen favorable en el Parlamento. La disposición de la discordia fue aprobada por mayoría absoluta en el Congreso de los Diputados con la abstención de PSOE y Unidas Podemos.

Huawei y el 5G

Pero la intermediación de José Blanco no para aquí. En el Registro de Transparencia de la Comisión Europea figura que otro cliente de Acento ha sido la firma de tecnología Huawei. El contrato se mantuvo durante el año 2020 con un pago de hasta 50.000 euros, según consta en este mismo registro. La asesora intentó influir en las propuestas legislativas de la UE relacionadas con innovación, protección de datos, seguridad digital y comercio.

Lo que hizo Acento durante ese año fue intentar influir en Bruselas y en Madrid para que los Gobiernos y operadoras locales no vetaran a Huawei de sus redes 5G, intentando contrarrestar las presiones de Estados Unidos y de la Administración Trump que acusó al gigante chino de espiar para el Gobierno de Pekín con su tecnología.

Sorprendentemente, en octubre de 2020 Pedro Sánchez apoyó públicamente a Huawei. En la cumbre hispano-lusa realizada ese mes indicó que el gigante chino sí estaría en la red española, sorprendiendo incluso a las empresas de telecomunicaciones que operan en nuestro país. «Antes de que termine este año, el 75% del territorio español va a tener acceso a la tecnología 5G. Y lo estamos haciendo con distintas empresas como Huawei. Vamos a seguir apostando por estas tecnologías», dijo. 

Iberia y Air Europa

Ni Telefónica, ni Orange ni Vodafone han usado a Huawei para su red core (la que compromete los datos más sensibles) por el momento, aunque Acento sí consiguió el apoyo de Sánchez, como se refleja en las declaraciones del presidente de Gobierno. 

En la Comisión Europea también se refleja el contrato de Acento con Iberia y el Colegio de registradores de la propiedad y mercantiles de España (CORPME). Estos contratos activos durante este ejercicio se estiman en un coste de 100.000 euros.

En el caso de Iberia todo se ha producido en medio de las negociaciones de la aerolínea de IAG con Air Europa. Precisamente, la operación se abortó a finales del año pasado por el freno de la Dirección General de Competencia de la Comisión a los remedies ofrecidos por la aerolínea española para garantizar que la operación no tenía efectos perniciosos en la competencia.

Duro Felguera y la SEPI

Acento mantiene su asesoría a IAG en momentos en que Iberia ha retomado las negociaciones con Air Europa a propósito de los acercamientos de esta última con Air France. Una tesitura en la que el apoyo del Gobierno será fundamental para decantar la operación del lado de IAG o de una aerolínea extranjera.

Otro de los grandes contratos de Acento que ha salido a la luz pública es el de Duro Felguera. Al menos entre enero y agosto de 2020 existió un pago a la consultora justo en momentos en los que la compañía intentaba conseguir la aprobación de un rescate de 120 millones de euros del Fondo de Apoyo a la Solvencia de Empresas Estratégicas de la SEPI. 

En marzo, esta empresa consiguió el rescate que ya por entonces tenía en su consejo de administración a Jordi Sevilla y Valeriano Gómez, otros dos exministros de Zapatero… como José Blanco. También acudiría al rescate de Duro Felguera con seis millones de euros el Principado de Asturias, gobernado asimismo por el PSOE.

Hernando desembarca en Moncloa

Acento Public Affairs empezó su actividad en noviembre de 2019 con José Blanco como socio fundador y CEO y Antonio Hernando -exportavoz socialista en el Congreso- como director general. Posteriormente se incorporarían como presidente Alfonso Alonso, exministro de Sanidad del PP y Elena Valenciano, ex diputada y vicesecretaria general del PSOE, como EU Senior Adviser.

En octubre de 2021 Antonio Hernando fue nombrado director adjunto del Gabinete de la Presidencia del Gobierno, donde se reunió con Óscar López, nombrado en julio de ese mismo año jefe de Gabinete de la Presidencia en lugar de Iván Redondo. Para nadie es un misterio la estrecha relación entre Pedro Sánchez, López y Hernando y que los tres crecieron políticamente en el PSOE bajo la supervisión de José Blanco como secretario de organización del partido. 

Hernando indicó al fichar por Moncloa que dejaba todos sus cargos y su participación como socio de Acento, aunque muchos le atribuyen una importante intermediación en Moncloa para engrasar la relación con la consultora. 

Acento está registrada como lobby en el Ayuntamiento de Madrid, la Comunidad de Madrid, la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) y el Registro de Transparencia de la Unión Europea. En 2020, el último año disponible en el Registro Mercantil y su primer curso completo de funcionamiento, ganó 612.000 euros y facturó 2,1 millones.

Únete a la discusión
También te puede interesar
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Mostrar contraseña
Mostrar contraseña

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D