The Objective
Publicidad
Economía

El Ibex estalla contra Sánchez y advierte de un frenazo inversor si sigue con su deriva populista

Las grandes empresas españolas temen que en el corto plazo se planteen nuevos tributos en sectores como la construcción, turismo, textil o la tecnología

El Ibex estalla contra Sánchez y advierte de un frenazo inversor si sigue con su deriva populista

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez; la vicepresidenta primera, Nadia Calviño; y la vicepresidenta segunda, Yolanda Díaz. | Eduardo Parra (EP)

Las grandes empresas del Ibex no terminan de salir de su asombro tras el anuncio de Pedro Sánchez de imponer un nuevo tributo a los «beneficios extraordinarios» de las energéticas y la banca. Las fuentes con las que ha hablado THE OBJECTIVE indican que de un plumazo han saltado por los aires dos de los pilares que mantienen en funcionamiento las empresas en España y el mundo: la seguridad jurídica y la estabilidad regulatoria.

En el Debate del estado de la Nación, Sánchez anunció un impuesto a las grandes empresas energéticas y a las financieras del Ibex para intentar paliar la elevada inflaciónCon esta medida, el Ejecutivo pretende recaudar unos 7.000 millones de euros en dos años: 4.000 millones entre las eléctricas y 3.000 millones con la banca.

Una situación que -indican fuentes de grandes compañías del Ibexgenerará un fuerte frenazo en la inversión extranjera y en la hoja de ruta inversora de las propias compañías que operan en nuestro país. En momentos de crisis económica, con la inflación disparada, con una subida de los tipos de interés y tras una brutal contracción de los beneficios tras la pandemia, concuerdan en señalar que la peor noticia para el tejido productivo es aumentar la carga impositiva sin más excusa que un supuesto reparto de los costes de la guerra.

Yolanda Díaz

El problema, indican, es que se ha abierto la veda populista en la que cualquier sector puede caer. Primero fueron las eléctricas, ahora ha sido la banca –a la que se les acusa de beneficios extras por la subida de los tipos de interés que todavía no se han producido– y en el futuro puede ser cualquiera, indica un alto directivo consultado por este medio. pra para las familias.

La propia vicepresidenta segunda del Ejecutivo, Yolanda Díaz, echó más leña al fuego indicando que su objetivo es que el Gobierno de coalición termine elevando los tributos a todo el Ibex. «Faltan solamente las grandes corporaciones que cotizan en bolsa y tienen beneficios muy importantes». No obstante, añadió que van «poco a poco» y «seguramente ensanchando el marco de los ingresos públicos». Este mismo miércoles Unidas Podemos registró en el Congreso una propuesta para endurecer diez puntos el Impuesto sobre Sociedades a los grandes supermercados y financiar con esta recaudación adicional un cheque de ayuda a la cesta de la compra.

La facción morada del Gobierno lleva desde el comienzo de la legislatura intentando elevar los tributos a las grandes corporaciones, pero hasta ahora en el Ibex no se creía que sus planes se podrían convertir en realidad. Las grandes empresas creen que Sánchez ha entrado definitivamente en una deriva populista en la que cualquier cosa puede suceder. Sánchez recordó en el Congreso que el Impuesto de Sociedades que se paga en España es menor que el del resto de Europa y dejó entrever que está dispuesto a mover ficha para corregir esta situación.

Un tercio de Ibex 35

Si consideramos que el el Ibex está en el punto de mira de Podemos y ahora de Pedro Sánchez, cualquier empresa del selectivo puede ser susceptible a sufrir un aumento de carga impositiva. Sólo con los impuestos anunciados -banca y energía- ya se están aumentado los tributos a un tercio del Ibex: Sabadell, Santander, Bankinter, BBVA, Caixabank, Endesa, Iberdrola, Naturgy, Acciona y Repsol. Pero también están en el punto de mira sectores como la construcción, turismo, textil y tecnología con compañías como ACS, Colonial, Ferrovial, IAG, Meliá, Inditex, Telefónica o Cellnex.

«Nadie está salvo», dicen con temor las empresas del Ibex consultadas por este diario, que coinciden en señalar que no entienden cómo el Gobierno criminaliza los beneficios de las grandes empresas y las somete a nuevos impuestos en momentos en los que están soportando los mayores costes energéticos y la inflación más elevada de la historia reciente. Recuerdan que la única manera de que sus accionistas puedan asumir eventuales nuevos impuestos es recortando costes y reduciendo su competitividad.

Las fuentes consultadas recuerdan además el profundo rechazo del mercado a esta medida. Después del anuncio de Sánchez, los bancos del selectivo español llegaron a perder casi 15.000 millones en bolsa, hasta moderarse a pérdidas de 5.300 millones al cierre de la jornada. En total, el Ibex 35 se dejó 9.000 millones tras el anuncio del presidente de Gobierno. «No me preocupa la evolución ayer en Bolsa», dijo Sánchez el miércoles asegurando que los nuevos impuestos no suponen «estigmatizar» a estas empresas.

Reacción de la CEOE

Desde la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE) también rechazaron frontalmente esta medida. En un comunicado emitido pocas horas después del anuncio indicaron que estos impuestos «no suponen una solución real a los problemas de elevada inflación que hoy sufre la economía española y perjudican claramente la confianza en España. La inversión, tan importante tanto para nuestro país como para nuestras empresas, requiere seguridad jurídica, estabilidad regulatoria y calidad de la norma».

La patronal -que pidió diálogo al Gobierno- recordó que las empresas han visto recortados sus beneficios en 100.000 millones de euros entre los años 2020 y 2021, y en casi 7.000 en lo que va de año, según datos de Contabilidad Nacional. «Además, como ha señalado el Banco de España, mientras que cerca del 77% de las empresas ha experimentado un aumento adicional en sus costes de producción como consecuencia del encarecimiento de sus consumos intermedios, sólo algo más del 38% lo han trasladado a precios finales».

Su presidente -Antonio Garamendi- fue incluso más duro. «Buscando culpables donde no los hay, el Gobierno se equivoca. Si hay que buscar a alguien que se esté beneficiando de la inflación es el propio Estado». Incluso puso en duda el éxito del Pacto de Rentas que se tiene que negociar a la vuelta del verano. «La única manera de trabajar sobre la inflación es actuar todos juntos, no acusar a alguien y decir que con esto lo arreglo. No estamos arreglando nada en el plano de la inflación con estas medidas», concluyó.

Únete a la discusión
También te puede interesar
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Mostrar contraseña
Mostrar contraseña

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D