The Objective
Publicidad
Economía

BBVA extrema la vigilancia en Turquía con un análisis semanal por la alta inestabilidad

El grupo mejora las métricas y el estudio de los datos para chequear en tiempo real su tercer mayor mercado, en el que se ha invertido 9.000 millones

BBVA extrema la vigilancia en Turquía con un análisis semanal por la alta inestabilidad

Onur Genç, consejero delegado de BBVA | BBVA

BBVA ha decidido extremar toda su vigilancia sobre la evolución de Turquía, su tercer mercado y la última apuesta de crecimiento internacional. La elevada inestabilidad del país ha llevado al grupo que preside Carlos Torres a hacer a partir de ahora un seguimiento semanal de todos los parámetros y afinar mejor las métricas de su economía para tener una visión más real de la coyuntura y evitar sustos inesperados, según ha podido saber THE OBJECTIVE.

El banco ha generado un rastreador del PIB cada siete días para computar las respuestas a la política monetaria en un periodo de perturbaciones de rápida evolución. Además ha ampliado el conjunto de datos que escudriña con actualizaciones rutinarias, añadiendo nuevas variables y suprimiendo algunas antiguas que se han quedado desfasadas. Hasta la fecha, BBVA llevaba a cabo un seguimiento mensual de la coyuntura, clave para su actividad y rendimiento en el país otomano.

Ya este verano, en agosto, el grupo se puso en guardia ante el deterioro que estaba viendo en la economía de Turquía, cuya inflación se ha disparado hasta más del 80%. Una situación que en junio le obligó a rehacer sus cuentas del primer trimestre para anotarse pérdidas de 300 millones al contabilizar el negocio bajo el criterio hiperinflacionario.

Sede de la filial turca de BBVA en Estambul. BBVA

La franquicia de BBVA evoluciona bien pese a la coyuntura

Pese a esta coyuntura, tanto la actividad de su filial Garanti como la cotización están evolucionando aún de manera positiva. Hasta el punto que las acciones de la franquicia de BBVA cotizan muy por encima de la oferta de adquisición lanzada este año para elevar al 86% su participación en el capital. En la actualidad, el valor de mercado de los títulos es casi un 50% superior al de la opa cerrada en mayo.

BBVA se juega no solo su estrategia con Turquía, también los cerca de 9.000 millones que lleva invertidos en el país. Las autoridades, como el BCE, han visto su recelos por este proyecto, pero nunca lo han desautorizado. Con la invasión de Ucrania los temores de los supervisores por la apuesta del banco español por el mercado otomano se han acrecentado, debido a los lazos del régimen del presidente Erdogan con Rusia.

La economía turca tras la guerra se ha debilitado, aunque BBVA lleva padeciendo un auténtico viacrucis allí desde el verano de 2018. Desde entonces, los desequilibrios han desplomado la lira y han provocado una huida de inversores extranjeros, lo que ha sido una losa para la evolución en bolsa del que es el segundo mayor banco español.

En su último informe de su servicio de estudios BBVA explica que en Turquía ha habido un empeoramiento generalizado de la producción, tanto en los sectores exportadores como en los dependientes del consumo interno. El análisis, por contra, apunta a que pese a la persistente inflación el gasto de los ciudadanos sigue siendo robusto y es el factor principal que impulsa el crecimiento del país. «Apenas se ha deteriorado a comienzos de este mes de octubre», señala. Por ello, el banco mantiene la previsión de un incremento del PIB del 6% para el conjunto del ejercicio, sobre todo por el empuje del primer semestre.

Para el grupo Turquía representa el tercer mayor mercado, tras México y España, después de que abandonara Estados Unidos con la venta millonaria de su filial al otro lado del Atlántico a mediados de 2021. La caída de la lira, eso sí, ha rebajado el peso que tiene sobre todo el conglomerado.

La contribución para este año estará empañada por la hiperinflación, pero las previsiones que se manejan ahora son mejores que las previstas este verano. Un factor que ayudará a que BBVA pueda incluso cosechar los mayores beneficios anuales de su historia, por encima de los 6.100 millones, favorecido por el incremento del negocio y de la subida de los tipos de interés.

El consenso de los analistas confía en que la franquicia turca esquive finalmente los números rojos en el conjunto del ejercicio y pueda aportar unas ganancias de 150 millones al grupo. Una cantidad que es, si bien, muy inferior al de épocas pasadas, en las que llegó a ascender a los 800 millones.

Los riesgos que está asumiendo BBVA a las orillas del Bósforo despertaron hace unos meses los rumores dentro de la sede central de la BBVA de un próximo cese de Onur Genç como ‘número dos‘. Una destitución que ha desmentido recientemente el presidente Carlos Torres, apoyando públicamente al consejero delegado con grandes elogios.

También te puede interesar
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Mostrar contraseña
Mostrar contraseña

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D