The Objective
Publicidad
Economía

Las empresas españolas pierden 773 millones tras medio año del veto de Argelia a Sánchez

Desde el mes de junio, España solo ha exportado 165,1 millones de euros, frente a los 938 millones que se enviaron en igual periodo del año pasado

Las empresas españolas pierden 773 millones tras medio año del veto de Argelia a Sánchez

Pedro Sánchez durante su encuentro con el primer ministro de Argelia, Abdelaziz Djerad, en octubre de 2020. | Europa Press

El brusco giro del Gobierno en su postura sobre del Sáhara Occidental ha resultado nefasto para los intereses comerciales de las empresas españolas. Los últimos datos publicados por la Secretaría de Estado de Comercio reflejan que las exportaciones de España a Argelia han caído un 82% seis meses después de que se activara el veto a las empresas españolas. Un bloqueo que comenzó después de que Pedro Sánchez rompiera la histórica neutralidad española y apoyara la tesis de Marruecos sobre la integración de este territorio.

Los datos cribados por THE OBJECTIVE reflejan que las cerca de 600 empresas con intereses comerciales en Argelia han perdido nada menos que 773 millones de euros entre junio y noviembre. En los últimos seis meses, que coinciden con el comienzo del bloqueo, España solo ha exportado bienes y servicios por valor de 165,1 millones de euros, frente a los 938 millones que se exportaron en igual periodo del año pasado.

El pasado 16 de marzo, Pedro Sánchez anunció el inicio de una «nueva etapa» con Marruecos en la que, entre otras cosas, se plegaba a la postura de este país respecto del Sáhara Occidental. Un nuevo pacto en el que la excolonia española recibiría autonomía administrativa, económica, fiscal y en infraestructuras, a cambio de que Marruecos tuviese jurisdicción exclusiva en materia de soberanía como la bandera, la moneda, la seguridad nacional y el poder judicial. Hasta esta fecha la postura oficial de España era respetar el derecho de autodeterminación del pueblo saharaui, también defendido por Argelia.

Seis meses de veto

Este giro en el Sáhara fue ratificado por el presidente de Gobierno ante el Congreso de los Diputados el 8 de junio y ese mismo día, Argelia anunció la suspensión del Tratado de Amistad, Buena Vecindad y Cooperación con España, firmado en octubre de 2002. De esta manera, el país africano amenazó con sanciones a las empresas locales que comprasen productos a España. Incluso se congelaron las domiciliaciones bancarias de las operaciones de comercio exterior de productos y servicios con origen y destino en nuestro territorio.

El 28 de julio, la Asociación de Bancos y Entidades Financieras de Argelia (Abef) notificó en una circular a los bancos argelinos del levantamiento del bloqueo, pero dos días después la agencia de prensa estatal argelina desmintió estas informaciones indicando que todo seguía igual y que esta entidad no era competente para levantar ningún tipo de veto sin la autorización explícita del gobierno argelino. Algo que hasta la fecha no se produce tras seis meses de bloqueo comercial.

En cualquier caso, la caída de las exportaciones españolas a Argelia ha sido evidente desde el comienzo del veto y los datos confirman que lejos de mejorar, la situación ha ido a peor con el paso de los meses. Hasta mayo las exportaciones españolas a Argelia crecían un 8,2%, o lo que es lo mismo 64,1 millones más que en igual periodo del año 2021. Sin embargo, en junio comenzó una pronunciada caída que ha arrojado un negativo balance y una caída acumulada del 82%.

Caída de las exportaciones

Se trata de un descenso progresivo y sostenido hasta llegar a niveles mínimos en noviembre. En junio se registraron exportaciones por valor de 66,6 millones, un retroceso del 61,7%; en julio fueron de menos de la mitad: 28,5 millones y una caída del 81,6%; en agosto se mantuvieron en los 26,4 millones y un desplome del 79,8%, mientras que en septiembre y octubre rondaron los 16,7 millones, con retrocesos del 89,3 y el 89,6%, respectivamente. Con todo, en noviembre se produjo el mayor hundimiento, con un 93,2% tras cerrar el mes en apenas 10,3 millones de euros en envíos a Argelia.

Una situación crítica para los empresas españolas que comercian con Argelia. A comienzos de este año, una decena de empresarios con intereses en el país se reunieron con el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo, el segundo encuentro desde que en octubre tuviesen una primera toma de contacto. La reunión, adelantada por El Independiente y confirmada por este diario, terminó nuevamente sin acuerdo y sin el compromiso del Gobierno español de mejorar las situación. Las compañías afectadas piden ayudas que puedan paliar la pérdida de negocios, aunque tras medio año siguen sin recibir ninguna respuesta.

Los productos más exportados de España a Argelia son pasta de papel y papel, otras grasas y aceites vegetales; materias primas y semimanufacturas de plástico, fritas y esmaltes cerámicos, equipos de telecomunicaciones, material eléctrico y combustibles y lubricantes. Esto significa que las compañías más afectadas y expuestas con el bloqueo están siendo agroalimentarias como Vicky Foods, tecnológicas como Indra o de infraestructuras como Técnicas Reunidas, Abengoa o Sacyr.

Se mantienen las importaciones

Las cifras de las aduanas argelinas situaron a España como quinto proveedor de Argelia en 2020, por detrás de China, Francia, Italia y Alemania. Aunque, a la luz de los últimos datos, todo parece indicar que se perderá la posición privilegiada como socio preferente de país magrebí. De hecho, este mismo lunes Argelia anunció una nueva era de colaboración con Italia, país que sí ha reconocido sus reivindicaciones respecto del Sáhara Occidental.

Una situación que podría complicar también las importaciones que, por el momento, no se ven afectadas en el cómputo anual. Entre enero y noviembre, las importaciones de Argelia aumentaron un 68,3% hasta los 7.105,3 millones de euros, aunque con una caída del 4% en octubre y del 20% en noviembre. En este mismo periodo, las exportaciones al país cayeron un 41% hasta los 1.010 millones. Los envíos a todo el mundo en este mismo periodo aumentaron un 23,6%, mientras que las compras crecieron un 35%, lo que quiere decir que Argel ha salido beneficiada del veto: las exportaciones se han hundido y las importaciones se han disparado.

España importa desde Argelia principalmente gas y se entiende que la crisis energética les ha obligado a disparar estas compras, aunque desde el sector público, no del privado. En 2020, las importaciones de combustibles desde Argelia representaron el 92% sobre el total de importaciones. Con los datos de 2020 España se situaba como tercer cliente de Argelia para el mismo año, por detrás de Italia y Francia. Aquí los principales negocios los tienen Naturgy, Cepsa o Repsol. Naturgy cerró un nuevo acuerdo de revisión de precios con Argel a finales del año pasado.

También te puede interesar
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Mostrar contraseña
Mostrar contraseña

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D