Jordi Bernal

Bienvenido a la realidad

«La verdad es que si no creyéramos que se trata de una treta estratégica, pensaríamos que Junqueras ha recobrado la lucidez perdida»

Opinión

Bienvenido a la realidad
Foto: Alberto Estevez| EFE
Jordi Bernal

Jordi Bernal

Periodista a su pesar y merodeador de librerías y cines. Autor del libro de crónicas Viajando con ciutadans (Ed. Triacastela, 2015)

De «gesto para aliviar el dolor» califica Junqueras la posibilidad de indulto para los presos independentistas. También se muestra partidario de un referéndum a la escocesa; o sea pactado con el Estado. La verdad es que si no creyéramos que se trata de una treta estratégica, pensaríamos que Junqueras ha recobrado la lucidez perdida. Si la carta que ha lanzado hoy a los medios el líder independentista la hubiera escrito antes de la turra procesista, nos hubiéramos ahorrado muchos quebraderos de cabeza. Ellos, para empezar, se habrían ahorrado unos cuantos años de prisión. 

Desconozco cuánto hay de cálculo milimétrico en las palabras de Junqueras, pero es evidente que su misiva no sentará nada bien al llamado exilio de Waterloo, cada vez más perdido en su deambular errático por confines ignotos. En cada movimiento que ensaya uno de los dos socios de gobierno catalán parece haber siempre la voluntad de minar la credibilidad del otro. 

En todo caso, Junqueras quiere posar ahora de pragmático y cabal. A menos de una semana para que la derecha tome de nuevo la plaza de Colón, cualquier balón de oxígeno es bueno para Pedro Sánchez, que con la carta catalana está jugando fuerte. Pero conociendo a Sánchez, la jugada ha sido meditada y espera cosechar rédito electoral. 

Lo sabe bien Junqueras, que también se juega prestigio independentista. Ahora viene cuando el sector más hiperventilado de los suyos le llama vendepatrias y botifler. Curioso que se lo llamen a uno de los más férreamente fanáticos protagonistas del Proceso, que, sin embargo, prefiere aceptar la realidad de los indultos y las vías pactadas. Para decirlo en unas pocas líneas: no es que él haya cambiado de parecer o se haya rendido al mal menor de una medida de gracia; es que las circunstancias hoy son distintas.  

Más de este autor

Todos quieren a los socialdemócratas

«Ni Sánchez ni Casado tienen el más mínimo interés por aplicar un ideario socialdemócrata en España. El primero es demasiado cínico y el segundo es sencillamente un conservador»

Opinión

Un pícaro anda suelto

«Hace cuatro años, el pícaro se decidió por la fuga. No me parece mal, conociendo el destino de los compañeros que decidieron quedarse en territorio español, pero de ahí a declarase un exiliado impenitente hay un abismo»

Opinión

Más en El Subjetivo

Jorge Dioni López

El patán

«Lo peor es que te digan que ir por ahí insultando o ridiculizando es guerra cultural o romper un tabú de lo políticamente correcto»

Opinión

Beatriz Manjón

Vivir para no contarlo

«Contemplar el mundo sin más propósito es el modo más fiable de aprehenderlo; lo demás es un conocer a medias, con un ojo puesto en lo real y otro en lo virtual»

Opinión