Víctor de la Serna

Bruselas como ejemplo

Está claro que ni a Sánchez ni a Salvini les va a hacer ninguna gracia la vigilancia acrecentada a la que pueden esperar enfrentarse a partir de ahora.

Opinión Actualizado:

Bruselas como ejemplo
Foto: VINCENT KESSLER| Reuters
Víctor de la Serna

Víctor de la Serna

Periodista generalista a la antigua usanza, ha acabado especializándose en comunicación, cocina, vinos, baloncesto y las calles de Madrid.

Tardó y tardó, llegó a parecer un parto con fórceps, pero al final la elección de altos cargos de la Unión Europea se ha traducido en un éxito total del europeísmo clásico, con personajes respetables y respetados que pretenden avanzar en la construcción de una unión más equilibrada y solidaria. En tiempos de extremistas y populistas saliendo por todas partes de sus escondrijos y poniendo en jaque la idea misma de la Unión, sobre todo en varios países del Este, era importante esta recuperación.

Naturalmente, de los nombramientos hay que pasar a la acción y los resultados, y veremos cómo se resuelven –en pleno caos del Brexit quizá guiado por Boris Johnson, además- los enfrentamientos previsibles entre la Comisión y esos políticos díscolos.

Dos mujeres van a desempeñar un papel fundamental, y en ellas reposan muchas de las esperanzas de estabilización y relanzamiento de la UE: Ursula von der Leyen y Christine Lagarde. Con ellas la seriedad económica está garantizada, y eso es particularmente trascendental para esta Europa del sur enfrascada en unas políticas de gasto y deuda que llegan a causar pavor. Está claro que ni a Sánchez ni a Salvini les va a hacer ninguna gracia la vigilancia acrecentada a la que pueden esperar enfrentarse a partir de ahora. Por otra parte, se puede esperar una corrección de la pura política de austeridad de la anterior etapa –Jean-Claude Juncker ya ha reconocido su error- y, sin abandonar la disciplina fiscal, se incentivará más el crecimiento.

Para los intereses de España, este panorama es posiblemente el más positivo que se podía, y el ejemplo de un ejecutivo europeo responsable y vigilante también es el mejor. Ahora bien, para los intereses de Pedro Sánchez, que está pergeñando una política de gasto de corte zapaterista, es justo lo que más podía temer. Y ya veremos qué efecto ejerce todo ello sobre las fuerzas, encabezadas por el populismo de izquierdas podemita, con las que cuenta o contaba para esa enrevesada investidura de este mes.

Pero ahí está el fiel Tezanos, que nos acaba de revelar el nirvana electoral que le espera a Sánchez si hay que regresar a las urnas: los tres partidos de derechas pierden un montón de votos, un 8% entre los tres, ¿y quién los gana? Pues el PSOE, naturalmente. Incluida la mitad del voto de Vox.

En fin: creamos en Von der Leyen un poco más que en Tezanos…

Más de este autor

Gracias, severos europeos

«La Unión Europea está toda ella luchando contra las dos enfermedades, la de salud y la económica, y se encuentra imbuida del carácter menos dadivoso de su historia»

Opinión

¿Un bloqueo insuperable?

«Es fundamental que PP, Vox, Ciudadanos y quizá los partidos regionalistas más cabales reconozcan la urgencia del momento y no permitan derivas hacia esa violencia»

Opinión

Más en El Subjetivo