Teodoro León Gross

Juana Rivas: Las opiniones son sagradas, los hechos son libres

Con el previsible ‘Yo soy Juana Rivas’ en las redes, como quien proclama #YoSoyCharlieHebdo, sus partidarios tardaron poco en aparecer y alcanzar hasta las más altas magistraturas del Estado. Incluso el presidente. Después le siguió el fuenteovejuniano ‘Juana Rivas está en mi casa’. Es lógico: su historia tenía todo para conmover a una sociedad cada vez más sensible a la violencia machista, con el componente de la madre coraje protegiendo a sus cachorros amenazados. Eso conecta con instintos profundos de la condición humana.

Opinión Actualizado:

Juana Rivas: Las opiniones son sagradas, los hechos son libres
Foto: Miguel Angel Molina
Teodoro León Gross

Teodoro León Gross

(Málaga, 1966). Periodista y Profesor Titular de Comunicación en la Universidad de Málaga. Licenciado en Filología Hispánica, doctor en Periodismo. Columnista de El Mundo, antes en Vocento, y comentarista de la Cadena SER. Director de la Cátedra Manuel Alcántara, secretario académico de la Cátedra Unesco de Comunicación UMA. Autor de libros como El artículo de opinión o El periodismo débil, y numerosos textos sobre periodismo de opinión y sistema de medios. También ha publicado ensayos sobre Historia y Naturaleza.

Con el previsible ‘Yo soy Juana Rivas’ en las redes, como quien proclama #YoSoyCharlieHebdo, sus partidarios tardaron poco en aparecer y alcanzar hasta las más altas magistraturas del Estado. Incluso el presidente. Después le siguió el fuenteovejuniano ‘Juana Rivas está en mi casa’. Es lógico: su historia tenía todo para conmover a una sociedad cada vez más sensible a la violencia machista, con el componente de la madre coraje protegiendo a sus cachorros amenazados. Eso conecta con instintos profundos de la condición humana.

Raramente ha aparecido algún partidario de Francesco Arcuri, extranjero, varón, descuidado. Pero Arcadi Espada hizo algo excepcional de puro elemental: conocer su versión. Hasta ese momento parecía irrelevante, fuera de todo interés. Como si solo existiera un punto de vista en ese conflicto de dos.
¿Se puede creer a Arcuri? Lo recomendable es el escepticismo, claro. Pero exactamente lo mismo con Juana Rivas. Tal vez todo lo que ella diga sea verdad, pero su versión no puede elevarse a verdad. Enfatizar semejante obviedad a estas alturas ya delata por qué cauces de irracionalidad va esto. De hecho, la versión de Juana Rivas tiene contradicciones y sombras, como su regreso junto a él. Por demás, sacó a sus hijos de Italia vulnerando el Convenio de La Haya, y después ha incumplido una sentencia con la sustracción de los hijos. Situarse fuera de la ley puede ser un signo de desesperación, pero es situarse fuera de la ley.

Y sin embargo la versión de Juana Rivas ha sido elevada a verdad oficial, avalada por las autoridades. Se ha evitado descaradamente contrastar las versiones, incluso simplemente evaluar la sentencia. Es el mismo mecanismo del hooliganismo o partidismo en el fútbol o la política. Teniendo bando –ya sea PP o PSOE, Barça o Madrit, Juana o Francesco– no interesa disponer de información para evaluar y sacar conclusiones; sólo se acepta la información que fortalece a tu bando.

Esto es como la humorada de aquel crítico literario al que alguien le preguntó si realmente había leído la novela que comentaba, porque no lo parecía:
–Nunca leo las novelas que critico, para no dejarme influir.
Algunos parecen resistirse a dejarse influir por los hechos, para evitar que eso modifique sus opiniones previas. Con Juana se ha obviado el secuestro de los niños, la acción de la Justicia, y, como dice la sentencia, con permiso de la Ejecutiva socialista, que “los hijos también son del padre”. Por evitar que eso reste fuerza al #YoSoyJuana.

Hay un viejo aforismo periodístico fundamental, lema de C.P.Scott en sus años de director de The Manchester Guardian, hoy The Guardian, que se resume así: ‘Las opiniones son libres, pero los hechos son sagrados’. Es decir, cada cual puede pensar de la realidad lo que quiera, pero no contar la realidad como quiera. Hay que proponerse contar la verdad. Aquí parece triunfar la lógica inversa: ‘los hechos son libres, las opiniones son sagradas’. ¡Viva mi bando!

Más de este autor

¡Rodea el colegio!

Puigdemont, en la entrevista con Jordi Évole, vino a plantear que entendía que los mossos deberían acatar la orden judicial de retirar las urnas. (Toda una ironía a propósito de un referéndum ilegal convocado contra una orden del Tribunal Constitucional, pero sólo una ironía más entre tantas). A continuación matizó: …pero los mossos deberían desistir prudentemente en caso de encontrar a dos mil personas ante el colegio electoral aguardando para votar, para evitar males mayores.

Opinión

El 1-O no es para Griffith, sino para Chesterton

Para medir la fascinación y la mística de una causa, nada como ver quienes son sus apóstoles sobrevenidos. La estrategia nacionalista en Cataluña ha invertido energía y dinero en dotarse de una proyección que traspasara fronteras, pero a estas alturas sus figuras internacionales más conspicuas son Assange, Varoufakis y Yoko Ono. No son muchos –más o menos  los mismos que en defensa del silbo gomero– pero es difícil encontrar un grupo más peculiar: el ciberactivista formado en los hackers Subversivos Internacionales que ha pasado cinco años en una embajada de Ecuador huyendo de dos delitos de violación y acoso, el ministro pijipop de Grecia elevado a icono antisistema al que en su país acusan de alta traición, y una artista de arte casi desconocido que se cargó a los Beatles. Enorme panda.

Opinión

Más en El Subjetivo

Ignacio Peyró

Confesiones carnívoras: Ernesto Hernández Busto conversa con Ignacio Peyró

La reciente publicación de Cerdos y niños. Por qué seguimos siendo carnívoros (InterZona, 2021) fue el pretexto para este diálogo de sobremesa entre ambos escritores. El cerdo como metáfora inagotable y vector de civilización, la experiencia iniciática del sacrificio animal y el peso del cristianismo en nuestro legado culinario son algunos de los temas tratados en esta […]

Opinión

Jorge San Miguel

Belfast

«En la izquierda errejoniana tienen un fetiche con la dureza de los lugares y de la gente, aunque luego promuevan una especie de ética del hombre blandengue»

Opinión