Natalia Angulo Haynes

La Milla Verde

Un ex boxeador japonés, condenado a muerte en 1968 por el asesinato de cuatro personas, se enfrentará a un nuevo juicio tras pruebas irrefutables de ADN que muestran que el verdadero responsable del crimen es otra persona.

Opinión

La Milla Verde

Un ex boxeador japonés, condenado a muerte en 1968 por el asesinato de cuatro personas, se enfrentará a un nuevo juicio tras pruebas irrefutables de ADN que muestran que el verdadero responsable del crimen es otra persona.

Un ex boxeador japonés, condenado a muerte en 1968 por el asesinato de cuatro personas, se enfrentará a un nuevo juicio tras pruebas irrefutables de ADN que muestran que el verdadero responsable del crimen es otra persona y que los investigadores habían falsificado las pruebas que lo han encerrado durante casi medio siglo en el corredor de la muerte. Con 78 años, Hakamada fue liberado de la cárcel después de décadas en régimen de aislamiento, tras habérsele concedido un nuevo juicio, aunque todavía está en peligro de volver a ingresar en prisión, ya que la fiscalía tiene hasta mañana lunes para presentar una apelación.

Organizaciones de derechos humanos piden actuar con rapidez y enviar a la Fiscalía del Distrito de Shizuoka un mensaje para que no presente dicha apelación. Este es un momento crucial y la movilización de la ciudadanía puede marcar la diferencia en la vida de este hombre que ostenta el dudoso honor de ser el condenado que más tiempo lleva preso en el corredor de la muerte, de acuerdo con Guinness World Records. 

Hideko Hakamada, su hermana, que actualmente tiene 81 años, ha dedicado más de la mitad de su vida a dar la batalla legal en nombre de su hermano. «Sólo quiero alabarle por soportar todos estos años, 47 años ha sido un tiempo muy largo sin él», ha dicho entre sollozos.

La orden de la corte para realizar un nuevo juicio a Hakamada lo convierte en el sexto condenado a muerte que consigue un nuevo juicio en la historia de Japón. Cuatro de ellos fueron absueltos en sus nuevos juicios, mientras que el quinto caso está aun pendiente de celebración.

«Si alguna vez hubo un caso que mereciera un nuevo juicio es éste», ha manifestado Amnistía Internacional que añade que la condena de Hakamada, basada en una confesión forzada en un interrogatorio que duró 20 días y que incluía palizas y torturas, es una vergüenza para las autoridades japonesas. Japón tiene una tasa de condena de alrededor del 99% de las personas que van a juicio. Y no sólo es Japón el que aún tiene este bárbaro sistema basado en la Ley de Talión: Ron Keine, Derrick Jaminson, Ray Krone, Shujaa Graham, Alejandro Hernández, Anthony Porter, Glenn Ford, Luis Díaz, Daryl Burton, William Dillon, James Bain, Cornelius Dupree, Juan Rivera, James Curtis, Williams y Raymond Jackson, Robert Nelson, Gerard Richardson…son algunos de los nombres de hombres inocentes que durante años esperaron su muerte en el corredor de la muerte en diversos países y que finalmente fueron declarados inocentes.

Desde 1973, 142 condenados a muerte en EE UU han abandonado el corredor de la muerte tras haberse probado su inocencia. Según la organización Witness of Innocence, uno de cada nueve condenados a muerte en este país fue posteriormente declarado inocente. Hay otros que no tuvieron tanta suerte…

Más de este autor

De la moda Friki

El canal friki por excelencia, TNT se ha tomado en serio lo del Día del Orgullo Friki y este año se ha puesto como objetivo encontrar al Friki Master; o lo que es lo mismo, a la persona más friki de España. Así que en el capítulo de Big Ban Theory, Sheldon se dirige a los frikis españoles y les hace un llamamiento a todos aquellos que se consideren unos fanáticos de las series, los videojuegos, los cómics, la ciencia ficción, el manga y la tecnología, para que demuestren su sabiduría friki en este concurso de televisión.

Opinión

La orilla blanca, la orilla negra  

Como decía al principio Mohamed Ali Malek ha sido reconocido por uno de los inmigrantes supervivientes como uno de los dos culpables de la tragedia más grave ocurrida en aguas del Mediterráneo. El segundo culpable somos nosotros, culpables de cada una de esas muertes, todos nosotros, nuestros países, nuestras políticas de inmigración, nuestra indiferencia, todos incluidos tú que lo lees y yo que lo escribo.

Opinión

Más en El Subjetivo

Gregorio Luri

Acting white

«Ni el libro, ni el conocimiento, ni la evaluación son residuos del etnocentrismo blanco. Tampoco el multiculturalismo por sí mismo favorece la convivencia»

Opinión