Pilar Cernuda

¿Qué pasa con la credibilidad de Rivera?

Ya puede jurar en arameo que jamás apoyará al PSOE de Pedro Sánchez que Albert Rivera no consigue que le crean. Ni siquiera los suyos.

Opinión Actualizado:

¿Qué pasa con la credibilidad de Rivera?
Foto: Francisco Seco
Pilar Cernuda

Pilar Cernuda

Periodista, vivió la Transición desde el ruedo, no la barrera, y su escepticismo respecto a la clase política actual –con excepciones- es inconmensurable. Y se le nota.

Ya puede jurar en arameo que jamás apoyará al PSOE de Pedro Sánchez que Albert Rivera no consigue que le crean. Ni siquiera los suyos. No es difícil escuchar a miembros destacados de Ciudadanos que, consciente o inconscientemente, hacen predicciones sobre el resultado del 28 de abril sumando los votos que dan los sondeos al PP con los que dan a Ciudadanos, y a continuación se refieren a la suma de los votos que esos mismos sondeos dan a Ciudadanos y al PSOE.

Lo único total y absolutamente claro es su rotunda y total animadversión a Vox y a sumar votos con Vox. Cuando se les menciona Andalucía replican inmediatamente que ellos gobiernan con el PP y solo con el PP, y que fue el PP el que llegó al acuerdo con Vox. Y se quedan tan anchos.

No hay día que Rivera no haga apostasía del socialismo de  Pedro Sánchez, pero el grado de confianza en sus declaraciones es perfectamente mesurable. A la falta de credibilidad del líder de Ciudadanos, basada en los bandazos que ha dado en estos años últimos, se añade que  el secretario de organización del PSOE, José Luis Ábalos, declaró que su partido podía mirar hacia Podemos o hacia Ciudadanos a la hora de hacer gobierno, una pista sobre cómo manejan los datos en su partido. A Sánchez le faltó tiempo de desmentir a su ministro de Fomento, pero en el  equipo electoral de Sánchez no descartan ni de lejos que, una vez celebradas las elecciones de abril, se impongan las matemáticas. Con el ingrediente de que a esas matemáticas del 28 de abril se tienen que superponer las que salgan del 26 de mayo, que darán paso a un mercadeo que ríase usted de los zocos árabes y su tradicional regateo: te doy los concejales o parlamentarios que necesitas para ser alcalde o presidente de tal ciudad o región, y me das los alcaldes o parlamentarios que necesito yo para tal alcaldía o gobierno. El intercambio de cromos, como se dice coloquialmente.

¿Qué será difícil que Rivera pacte con PSOE después de decir lo que ha dicho? No lo es. El argumento de que se ayuda más a España permitiendo que el PSOE gobierne sin el condicionamiento de los independentistas lo “compra” cualquiera; es una justificación sólida, perfectamente aceptable. Patriótica. No dejaría en mal lugar la palabra de Albert Rivera.

El valor de lo que dice un político en campaña vale lo que vale: lo que importa es qué hace una vez conocidos los resultados electorales.

Más de este autor

No es oro todo lo que reluce

«El dinero de Bruselas no va a llegar de inmediato sino que con suerte empezaremos a recibirlo en la primavera del 21 y no de golpe, así que a ver cómo cuadra las cuentas hasta entonces el Gobierno»

Opinión

Feijóo

«Feijóo mantiene las señas de identidad que siempre han sido del PP y que están desapareciendo con el nuevo equipo»

Opinión

Más en El Subjetivo

Paco Reyero

Kamala Harris, el origen y mucho más

«En la política (y probablemente más en la política norteamericana) todo es pasajero: recuérdese el rechazo de George Bush padre a Ronald Reagan, del que luego fue fiel vicepresidente dos mandatos y sucesor presidencial»

Opinión

Ferran Caballero

Que gane el campeón

«Lo que celebra Nike, lo que celebra el progresismo, ya no es el progreso sino el presente, con todas y cada una de sus contradicciones y por muy terribles e injustas que puedan ser»

Opinión

Lea Vélez

La fama alcanzable

«La fama es un tema enorme, un asunto extraño, una frontera narrativa. No se ven igual las cosas desde aquel lado de la fama, desde el mundo del famoso»

Opinión

Aloma Rodríguez

Vuelta al cole

«La educación es uno de los asuntos sobre los que nunca estamos de acuerdo y, como sucede con otros temas importantes, se usa para agredir al adversario político»

Opinión