The Objective | Noticias exclusivas y opiniones libres en abierto
Publicidad
España

Yolanda Díaz consiguió cita con el Papa gracias a sus contactos con el peronismo

La ministra de Trabajo obtuvo la cita en el Vaticano por la cercanía de miembros de su equipo con el Frente de Todos, ahora en el poder en Buenos Aires. Iván Redondo no tuvo ningún papel en la operación

Yolanda Díaz consiguió cita con el Papa gracias a sus contactos con el peronismo

Europa Press

La ministra de Trabajo y vicepresidenta del Gobierno, Yolanda Díaz, activó el pasado sábado en el Vaticano la primera acción de una campaña de autopromoción que excede los confines nacionales. Se citó con el papa Francisco, con quien charló de «trabajo decente», su nueva reforma laboral y del cambio climático. En su entorno califican el encuentro de «éxito rotundo», pero ¿cómo fue posible para una ministra española de Trabajo reunirse con el Pontífice? Fuentes cercanas a la dirigente gallega señalan los «contactos» de miembros de su equipo con el peronismo en Argentina, corriente política que se considera cercana al Papa. El ex asesor de Pedro Sánchez, Iván Redondo, ahora sin cargo activo, no jugó ningún papel activo en la operación.

Tanto en el entorno de Díaz como en el de Unidas Podemos se comenta de forma unánime que el encuentro de Díaz con el Papa ha sido un «éxito». La ministra de Trabajo viajó el pasado sábado hasta Roma para reunirse con el Pontífice. Para su promoción ha significado un punto de inflexión: ha consolidado su imagen de lideresa moderada enmendando el pablismo más rebelde y duro de los últimos años, y se ha proyectado ya con un perfil presidencial que excede incluso el de ahora de ministra. 

Prueba de que la operación ha sido eficaz ha sido que desde Podemos la han celebrado con la boca pequeña. Durante el fin de semana pasado, la plana mayor del partido arrancó su precampaña en Andalucía, donde reivindicó el papel de Podemos en el nuevo «frente amplio» de Díaz (fórmula que la dirigente gallega no quiere). Tan solo el lunes Enrique Santiago, el líder del PCE, habló positivamente del viaje. Aunque dijo estar asombrado por la «sorpresa» generada por el encuentro, ya que el Papa es un «aliado» en el camino de la izquierda. «Siempre ha habido una unidad entre el partido y los sectores de la iglesia que buscan proteger lo común», dijo. 

Acercamiento al peronismo

En Moncloa tampoco han celebrado el encuentro. Aunque los estrategas de Pedro Sánchez siguen apoyando -ellos sí- en la sombra a Díaz, deben trabajar con cautela para evitar que el proyecto de la gallega acabe robando a parte de su electorado. Como adelantó este diario, Díaz prepara una propuesta centrada en tres ejes estratégicos: transversalidad, sindicalismo y laborismo de nuevo cuño para el siglo XXI. Su «proyecto» contempla directamente «huir de lo radical y lo comunista», en palabras de sus afines, para dar un «bocado» a los votantes del PSOE.

Es por ello que surge la pregunta: ¿quién ayudó a Yolanda Díaz a organizar la importante cita con el Papa? Las fuentes consultadas cercanas a la ministra explican que fueron clave los «contactos» de algunos miembros de su equipo, concretamente de los que provenían de las filas del errejonismo, con los peronistas en Argentina. El papa Francisco fue arzobispo de Buenos Aires hasta 2013, cuando fue nombrado sucesor de Benedicto XVI. Y en esos años en la capital argentina mantuvo buenas relaciones con las diferentes familias del peronismo, que ahora ostentan el poder

Se trata concretamente del Frente de Todos, la coalición electoral peronista liderada por el presidente Alberto Fernández, que ganó las elecciones en 2019. Es una coalición en la que, además, trabajan Cristina Fernández de Kirchner y Sergio Massa, y es de ideología peronista y kirchnerista. Tanto Íñigo Errejón, como Rodrigo Amírola, el ahora spin doctor de Yolanda Díaz, manifestaron públicamente su apoyo por esa coalición. 

Equipo propio y exerrejonistas

El papel de Amírola fue central en obtener la cita del Papa, sostienen en el entorno de Díaz. Es él quien tenía los contactos necesarios para cerrarla, puesto que su «sector» ha mantenido «desde siempre relaciones con los peronistas de Frente de Todos». Las fuentes consultadas subrayan que más que Amírola, es todo el sector errejonista el que tiene una buena llegada hacia las cortes del poder del peronismo. Pero que él, gracias a su pasado entre las tropas de Errejón, pudo acercarse a ellas. 

Lo que sí descartan todas las fuentes es una implicación de Iván Redondo en la operación. El ex jefe de estrategia de Sánchez ha aparecido en algunas quinielas como uno de los muñidores del nuevo proyecto de Yolanda Díaz. Ha sido suficiente que escribiera una columna en La Vanguardia y que alardeara públicamente del trabajo de Díaz (algo que hace desde que estaba en la Moncloa), para que algunos medios centraran el tiro en él. 

Sin embargo, Redondo no está trabajando ni directa ni indirectamente con Yolanda Díaz. La gallega ha construido a su alrededor un equipo de confianza formado por sindicalistas, exerrejonistas y dirigentes cercanos a Ada Colau (además de asesores que ya tenía como diputada). Y son ellos los que están preparando su nueva candidatura nacional. 

Interés diplomático

Este es el sanedrín con el que Díaz está trabajando para ofrecer una imagen moderada y de responsabilidad institucional, que gracias al encuentro con el Papa ha logrado algo parecido a su primera bendición internacional. Prueba de ello es que en todos los círculos diplomáticos activos en Madrid se ha hablado mucho de este encuentro, lo que significa que las embajadas han enviados sus conocidos cables a los respectivos ministerios para hablar del protagonismo de Díaz en el nuevo ciclo político español.

Aunque en algunos círculos se comenta que, si bien, Yolanda Díaz está intentando alejarse de la herencia de Unidas Podemos para su nueva plataforma, está buscando apoyo en los mismos países que impulsaron e influyeron en el éxito de los morados: la izquierda de América Latina una vez más se convierte en palanca para quien aspira a liderar un proyecto renovador de la izquierda española. Esta vez abriendo las puertas del Vaticano a una ministra que busca una receta propia para llegar al poder y que es consciente de que la legitimación exterior es a veces mayor que la interna de los sondeos.

Encuentro privado y viaje en el Falcon

Yolanda Díaz viajó el pasado sábado a Roma con el avión oficial al que tienen acceso los miembros del Gobierno. La gallega decidió aprovechar el Falcon, tal y como detectaron algunos perfiles en las redes sociales atentos a las rutas aéreas en Europa y después confirmó El Confidencial, para llegar a Italia y de ahí trasladarse a la Santa Sede. Díaz pudo hablar con el papa a solas, algo que habitualmente se limita a los miembros destacados de los gobiernos durante sus viajes oficiales.

En el caso de Díaz, la ministra no se trasladó al Vaticano en nombre del Ejecutivo español, sino a título personal. Acompañaron a la ministra algunos miembros destacados de su equipo. Entre ellos, su mano derecha Joaquín Pérez Rey, quien está lidiando con sindicatos y patronal para desbloquear la reforma laboral en nombre de la responsable del departamento de Trabajo.

Envía el primer comentario
También te puede interesar
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D