The Objective
Publicidad
España

ERC acepta incentivos fiscales a Netflix y renuncia a las cuotas de producción en catalán

Fuentes socialistas avanzan a THE OBJECTIVE el preacuerdo entre el Gobierno y los republicanos: «Solo quedan cerrar flecos»

ERC acepta incentivos fiscales a Netflix y renuncia a las cuotas de producción en catalán

Es una de las leyes que ERC mantiene aparentemente bloqueada al Gobierno. Solo aparentemente. La Ley Audiovisual se había enviado al ‘cajón de pensar’ en el mes de diciembre, junto con otros proyectos de Ley que el Ejecutivo dejó en suspenso por la imposibilidad de avanzar en las negociaciones con sus socios, como la de Ley de Memoria Democrática y la llamada ley Mordaza.

El enfrentamiento entre Gabriel Rufián y Nadia Calviño por la imposibilidad de aplicar lo pactado en la negociación presupuestaria, la imposición del 6% de la producción de las plataformas audiovisuales en lenguas cooficiales como el catalán, supuso una quiebra que obligó a intervenir al ministro ‘bombero’ de Moncloa, el de Presidencia, Félix Bolaños

Tras acusar Rufián a Calviño de «tocarle las narices con un tema muy serio», Bolaños intentó -inicialmente sin éxito- explicar a sus socios republicanos que no se trataba de una falta de voluntad política, sino que era «imposible imponer cuotas a una empresa no residenciada en España porque va contra la normativa comunitaria». La cerrazón de ERC encalló los contactos con el Gobierno, pero en Moncloa estaban «convencidos de que era una cuestión de tiempo que ERC entendiera la realidad y retomara los contactos sobre la base del pragmatismo. 

Acuerdo con ERC, preacuerdo con PNV

Así ha ocurrido. Casi tres meses después del desencuentro y según adelantan fuentes gubernamentales a THE OBJECTIVE, el Ejecutivo ha cerrado un principio de acuerdo con ERC en la Ley Audiovisual que está en fase de enmiendas en la comisión de Economía del Congreso. El contenido supone una marcha atrás de los republicanos en tanto en cuanto renuncia a imponer un 6% de cuota de producción en catalán a las plataformas como Netflix, HBO y Amazon Prime y acepta que la ley ofrezca incentivos fiscales a las plataformas audiovisuales que decidan libremente reservar una parte de su producción en lenguas cooficiales, entre las que se encuentran el catalán, vasco y gallego.

Se trata de la misma contraoferta que realizó el Gobierno en general y el ministerio de Economía en particular en el mes de diciembre cuando se produjo el enfrentamiento y que entonces resultó insuficiente para los republicanos. Pero, aunque las citadas fuentes insisten en que «aún faltan por cerrar algunos flecos», la esencia del pacto está cerrada y se ha empezado a abordar con otras formaciones nacionalistas que mantienen relaciones estables con el Ejecutivo. 

Es el caso del PNV que la semana pasada retiró su enmienda de devolución al texto de la Ley Audiovisual que iba a votarse el jueves en el Congreso. Lo hizo a última hora de la tarde tras un acuerdo con el Gobierno, según explican desde el Gobierno a este periódico, por lo que decayó la votación de la enmienda en el pleno. Según fuentes parlamentarias, se avanzó en algunas de las peticiones que hacían los nacionalistas vascos que hasta ahora habían considerado que se quedaban cortas las ofertas del Gobierno y las posiciones de ERC. 

«Baño de realidad de PNV y ERC»

A falta de mayores concreciones, el Ejecutivo presume de salir a flote sin haber logrado ceder en los aspectos fundamentales de la Ley Audiovisual respecto a las reclamaciones nacionalistas e independentistas. Y explican el cambio de opinión de estas con un «baño de realidad» de sus socios preferentes en la votación de la reforma laboral. 

Las fuentes socialistas consultadas sostienen que «durante los 40 segundos en que pareció que el decreto se había derogado por un error en la contabilización de Batet, a Esteban y a Rufián se les pusieron de corbata. Estaban muy nerviosos haciendo aspavientos unos y blancos como el papel los otros». ¿Por qué? Pues porque según Moncloa «el coste de que decayera la reforma laboral en su tierra iba a ser enorme. A ver como explicaban los republicanos que los trabajadores cobrarían menos porque una formación de izquierdas republicana había votado con Vox y el PP. O como se lo explicaba el PNV a los empresarios vascos».

Según el Gobierno, los socios de ERC y PNV «les han visto las orejas al lobo» y han suavizado y flexibilizado posiciones en otros asuntos como la Ley Audiovisual. Y no será la única que se desbloquee en las próximas semanas, ante la necesidad de ambas formaciones de asumir su papel negociador y vender sus logros en sus territorios. Moncloa recupera así su baraka parlamentaria.

También te puede interesar
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Mostrar contraseña
Mostrar contraseña

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D