The Objective
Publicidad
España

La inmigración irregular no cesa en Canarias: se dispara un 25% en los últimos siete meses

10.347 inmigrantes han arribado a las costas canarias en lo que llevamos de año, frente a los 8.222 que llegaron en el mismo periodo de 2021

La inmigración irregular no cesa en Canarias: se dispara un 25% en los últimos siete meses

Varios Inmigrantes abordo de la guardamar Talía, en Gran Canaria. | Europa Press

La llegada de pateras al archipiélago canario no cesa. Cuando se cumplen cinco meses desde que la prensa marroquí desvelase el apoyo del Gobierno de Pedro Sánchez al plan de autonomía del país alauí, que poco después derivó en un acuerdo entre ambos Estados para controlar los flujos migratorios en el marco de una nueva relación diplomática; más de 10.000 inmigrantes han arribado a las costas canarias a bordo de 229 embarcaciones, según los últimos datos del Ministerio del Interior

Aunque este dato refleja que la llegada de ciudadanos africanos —en su mayoría marroquíes— a la comunidad autónoma se ha frenado, aunque ligeramente, si se compara con los tres primeros meses del año, cuando arribaron 5.871 inmigrantes a Canarias, la recepción de estos ha sido una constante en los últimos cuatro meses y medio. Desde el 1 de abril hasta el 15 de agosto, el archipiélago ha recibido por vía marítima a 4.476 inmigrantes irregulares, en base a los datos del departamento dirigido por Fernando Grande-Marlaska.

Respecto a 2021, no obstante, los flujos migratorios en las islas sí han aumentado. La entrada de inmigrantes por vía marítima en territorio español a través de Canarias desde las costas marroquíes ha crecido un 25,8% en los primeros siete meses y medio (10.347), en comparación con el mismo periodo del año anterior (8.222). También lo ha hecho el número de pateras (un 11% más): 229 frente a las 218 del curso pasado.

Canarias y Baleares

Bien es cierto que la inmigración irregular total ha descendido levemente en España —18.147 llegadas, frente a las 18.350 en el mismo periodo de 2021—, tal y como expresó el pasado miércoles el presidente Pedro Sánchez, que advirtió en los datos actualizados de inmigración un «senda descendente». Sin embargo, esta bajada no se ha visto por igual en todos los territorios sensibles a la inmigración en el país. Las excepciones son Baleares y Canarias. 

En la comunidad autónoma balear las estadísticas confirman a esta región como nueva vía de entrada de la inmigración ilegal en Europa, advierten las fuentes policiales consultadas. En lo que llevamos de año, han arribado a estas costas 49 embarcaciones con 838 inmigrantes, un 45% más si se compara con el año anterior, cuando llegaron 40 con 578, según las mismas fuentes. El ritmo migratorio ha aumentado sobre todo durante el verano, marcando cifras récord pese a que 2021 dejó también cifras jamás vistas en Baleares. Ese año llegaron 163 embarcaciones que transportaron a 2.392 personas. Un dato que creció un 62% respecto a 2020 y que suponía multiplicar por más de cuatro los datos de 2019.

En el archipiélago canario, además de en los últimos datos desgranados anteriormente, el ejemplo está también en el último repunte de inmigrantes que se produjo el pasado domingo. En menos de 24 horas, fueron atendidos 153 inmigrantes de cuatro embarcaciones, dos en Fuerteventura y otras dos en Lanzarote. En una de ellas, viajaban 15 personas, pero los servicios de emergencias solo localizaron a seis, por lo que se presupone que el resto falleció durante la travesía por el Atlántico. Las demás personas presentaba buen estado de salud, informó el 112.

Ceuta y Melilla

Frente al escenario en las zonas insulares, el nuevo entendimiento entre Madrid y Rabat sí ha dado frutos en las en las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla, donde la policía marroquí, indican fuentes presenciales, ejerce un control exhaustivo en las vallas fronterizas. Y así lo reflejan los datos facilitados por Interior. Hasta mediados de agosto, entraron de forma irregular a estas dos regiones un total de 651 inmigrantes. Durante el mismo periodo del año anterior, la cifra de entradas fue de 954, lo que supone un descenso de un tercio en las llegadas. 

En cualquier caso, la presión migratoria sigue a la misma intensidad en las ciudades autónomas. Especialmente en Melilla, tras el salto multitudinario del pasado 24 de junio, en el que más de 2.000 personas intentaron sobrepasar la valla fronteriza, lográndolo finalmente unos 130 tras romper con una cizalla la puerta de acceso del puesto de control fronterizo del Barrio Chino. Un asalto que se tornó en tragedia después de que 23 inmigrantes falleciesen en el lado marroquí —37, según las ONGs— en su afán por entrar a territorio español. Cuestión por la que el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, tendrá que dar explicaciones ante el Parlamento Europeo en septiembre. 

Únete a la discusión
También te puede interesar
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Mostrar contraseña
Mostrar contraseña

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D