The Objective
Publicidad
Internacional

La derecha gana en Italia y Meloni podría ser jefa de Gobierno, según los primeros resultados

El partido más votado sería Hermanos de Italia, con entre el 22% y el 26% de los votos. La coalición de derechas obtendría entre un 41 y un 45% de los votos

La derecha gana en Italia y Meloni podría ser jefa de Gobierno, según los primeros resultados

Georgia Meloni deposita su voto. | Yara Nardi (Reuters)

Los sondeos a pie de urna y los primeros resultados escrutados dan la victoria en las elecciones italianas a la derecha, con Fratelli d’Italia, el partido de Giorgia Meloni, como formación más votada.

Los sondeos dan al partido ultraderechista una horquilla de entre el 22% y el 26% de los votos, según los datos publicados por la televisión pública italiana RAI.

Así, el partido más votado sería Hermanos de Italia, mientras que la Liga lograría entre el 8,5 y el 12,5% y Fuerza Italia se haría con entre el 6 y el 8% de los votos. Así, la coalición de derechas formada por estos tres partidos obtendría entre un 41 y un 45% de los votos. De esta manera, Meloni, de 45 años, podría convertirse en la primera mujer en llegar al poder en Italia.

Los resultados de los sondeos se han confirmado por las primeras proyecciones hechas públicas por la televisión pública RAI. Según estas, con un pequeño porcentaje todavía de los votos escrutados, la coalición de derechas obtiene un 42,2% de los votos en el Senado, frente al 26,14% obtenido por la alianza progresista.

Estos datos confirman lo adelantado por los sondeos, que señalan que la derecha obtendría la mayoría absoluta en las dos Cámaras. En la Cámara de Diputados sumaría entre 227 y 257, mientras que el Senado lograría entre 111 y 131 y se quedaría muy cerca de llegar a una mayoría de dos tercios, con 267 y 134 escaños, respectivamente.

El líder de la Liga, Matteo Salvini, ha celebrado estos resultados, a pesar de que su partido su partido se ha desplomado por debajo del 10%, según estos sondeos. «El centroderecha tiene ventaja tanto en la Cámara como en el Senado. Será una noche larga, pero ahora os quiero decir gracias», ha dicho a través de su cuenta de Twitter, un mensaje con el que ha sido el primer político en comentar los resultados.

Por otra parte, el diputado Fabio Rampelli ha celebrado también los datos y ha dicho que «con estos números podemos gobernar». Así se ha manifestado en el hotel Parco dei Principi, donde se ha reunido la dirección de FdI y de la coalición en Roma.

Mientras, la coalición progresista encabezada por el Partido Demócrata (PD), de Enrico Letta, obtendría entre el 17% y 21% y el Movimiento 5 Estrellas (M5S) se convierte en el tercer partido del país con entre 13,5 y 17, 5%.

La protagonista de la jornada, Giorgia Meloni, se ha hecho de rogar en la votación de este domingo y ha depositado su papeleta finalmente a las 22.35 horas, poco antes del cierre de los colegios a las 23.00 horas, para evitar problemas al resto de votantes ante la aglomeración de fotógrafos y reporteros que la esperaba en su colegio electoral.

Casi 51 millones de italianos estaban llamados a votar en esta jornada electoral, que comenzó a las 07.00 horas y ha terminado a las 23.00 con el cierre de los colegios electorales, para elegir a 600 parlamentarios (400 diputados y 200 senadores).

Unas elecciones marcadas por la abstención

Los comicios han estado marcados por una baja participación, que según los datos parciales publicados por el Ministerio del Interior ha sido del 65%, una gran caída respecto al 73% del año 2018. Los italianos prefirieron votar en las primeras horas de la mañana, ya que la afluencia fue del 19,21% a las 12.00 horas, similar al 19,43% de las elecciones de 2018, mientras que después a las 19.00 horas fue de algo más del 51%, casi ocho puntos menos que hace cuatro años.

Así, el fantasma de la abstención, que rondaba desde que se publicaron las últimas encuestas hace 15 días, como marca la ley, cuando se cifró en un posible 40%, ha acabado por hacer su aparición, con un porcentaje cercano al 36%, que se convierte en el más alto de la historia de las elecciones generales en Italia.

Hasta ahora ese dudoso honor recaía en los últimos comicios, en 2018, cuando fue del 27%, tras una subida constante en la última década, pues en los de 2006 la abstención se limitó al 17%.

Según los primeros análisis, la afluencia desciende en todo el país, pero sobre todo en el sur, donde en ciudades como Nápoles ha bajado hasta en 10 puntos.

La baja participación contrasta con las colas que se han visto a lo largo del día para votar en los colegios electorales. El problema parece haber sido el cupón antifraude, un mecanismo que ya se había probado hace cuatro años que consiste en un código alfanumérico progresivo que se despega de la papeleta sólo después de que el ciudadano haya manifestado su preferencia.

También te puede interesar
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Mostrar contraseña
Mostrar contraseña

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D