The Objective
Publicidad
Internacional

Giorgia Meloni: quién es y qué propone la política italiana si llega al Gobierno

La líder de Fratelli d’Italia está a la cabeza de las encuestas como favorita para presidir el país tras las elecciones del domingo

Giorgia Meloni: quién es y qué propone la política italiana si llega al Gobierno

Meloni empezó activamente en la política con 15 años. | Anna Maria Tinghino (Zuma Press)

Giorgia Meloni, periodista y política, tuvo su carta de presentación en España en un mitin de Vox en Málaga, durante la campaña electoral en Andalucía. Su intervención ese día dejaba clara su forma de pensar: «Sí a la familia natural, no a los lobbys LGBT; sí a la identidad sexual; no a la identidad de género; sí a la cultura de la vida; no al abismo de la muerte; sí a la universalidad de la cruz, no a la violencia islamista; sí a las fronteras seguras, no a la inmigración masiva».

Con respecto a ese tono elevado en sus discursos, la candidata lo justificó en el único cara a cara con el candidato del Partido Democrático, Enrico Letta: «Es un tono que a veces me sale, sobre todo cuando estoy cansada».

Aunque el fondo del discurso de Meloni no ha cambiado desde aquel mitin en Málaga, sí que ha regulado algo más la forma en lo que lo pronuncia. Ahora, además, es la favorita para gobernar Italia después de las elecciones del próximo 25 de septiembre. De lograr la victoria, Italia sería el primer país fundador de la Unión Europea en tener un gobierno de ultraderecha.

Quién es Giorgia Meloni

La líder italiana nació en Roma en 1977 y creció en la Garbatella, un barrio popular de la capital de Italia. Su familia era su madre, soltera, que tuvo que sacarlas adelante a ella y a su hermana Arianna. Su padre las abandonó cuando Meloni y su hermana eran aún muy pequeñas para «mudarse a Canarias», según relata ella misma en su autobiografía Io sonno Giorgia.

Meloni estuvo implicada activamente en política desde su adolescencia: a los 15 años empezó a militar en el Frente de la Juventud (FdG, por sus siglas en italiano). Esta es la sección joven del Movimiento Social Italiano (MSI), considerado heredero del Partido Nacional Fascista de Mussolini. Destacó pronto entre los jóvenes del Frente, hasta el punto de que llegó a ser una de las líderes del movimiento.

Durante el proceso de refundación, el partido de ultraderecha abandonó algunos de sus símbolos y cambió de nombre. El FdG pasó a llamarse Acción Juvenil (AG), y el MSI fue rebautizado como Alianza Nacional (AN). Tras crear su propio movimiento estudiantil, al que llamó Los Antepasados (Gli Antenati), Meloni pasó a formar parte de las filas de AN en 1995. Un año más tarde llegó a ser elegida como presidenta de Acción Estudiantil (AS), el ala de estudiantes de Alianza Nacional.

Giorgia Meloni en un acto electoral en Casert, donde habló de políticas para apoyar a las familias e industrias italianas.
Giorgia Meloni en un acto electoral en Casert, donde habló de políticas para apoyar a las familias e industrias italianas. Foto: Pasquale Gargano (Zuma Press)

La más joven en en la vicepresidencia del Parlamento

Meloni fue concejal en su ciudad natal, Roma, entre 1998 y 2002. Tras esto, en 2004, logró ser la primera mujer presidenta de Acción Juvenil y, dos años después, entró como diputada en el Congreso. El entonces secretario general de AN, Gianfranco Fini, la propuso para ser nombrada vicepresidenta adjunta de la Cámara de Diputados de Italia. Meloni era, así, la mujer más joven en ejercer este cargo.

Pero su precocidad en la política no acababa ahí. También fue la más joven en ser nombrada ministra del Gobierno italiano: Silvio Berlusconi le otorgó la cartera de política juvenil en 2008 (tenía 31 años). En 2009, Alianza Nacional se fusionó con el partido de Berlusconi, Forza Italia. El nombre de la formación cambió a El Pueblo de la Libertad (PdL) y Meloni pasó a presidir su sección joven.

La ambición política siguió creciendo, y en 2012 intentó desbancar a Angelino Alfano, exministro de Justicia con Berlusconi, como secretario nacional del PdL. Esto estuvo incentivado por el apoyo del partido al gabinete de Mario Monti. Sin embargo, este intento, que llevó a cabo junto a sus compañeros Ignazio La Russa y Guido Crosetto, fracasó.

La Russa fundó su propia fundación después de lo ocurrido, a la que llamó Fratelli d’Italia (Hermanos de Italia, en español, o FdI, por sus siglas en italiano). Tanto Meloni como Crosetto entrarían a esta escisión poco después.

Meloni ganó en las primarias de FdI de 2014 y ha presidido el partido desde entonces. En 2016 intentó conseguir la alcaldía de Roma, pero el Movimiento 5 Estrellas y el Partido Democrático acabaron con una victoria aplastante. Después de la caída del Ejecutivo de Giuseppe Conte, a principios de 2021, rehusó apoyar a Mario Draghi. Esto la diferenció de los demás partidos del Parlamento, incluyendo a sus aliados de La Liga y Forza Italiana, que sí entraron en el Gobierno.

Es ese papel de política fuera de los márgenes uno de los motivos que la ha colocado como favorita en las encuestas para las elecciones del próximo domingo. Además, también ha influido la publicación de su autobiografía (el libro de no ficción más vendido en Italia en los últimos tiempos), en el que desmonta el arquetipo de líder de extrema derecha.

Fratelli d’Italia

De izquierda a derecha: Matteo Salvini, Silvio Berlusconi, Giorgia Meloni y Maurizio Lupi , durante el evento ''Together for Italy''.
De izquierda a derecha: Matteo Salvini, Silvio Berlusconi, Giorgia Meloni y Maurizio Lupi , durante el evento »Together for Italy». Foto: Vincenzo Nuzzolese (Zuma Press)

El ideario de Hermanos de Italia coincide con aquellos de la ultraderecha europea, representada por líderes como el primer ministro húngaro, Viktor Orbán. En cuanto a lo social y lo económico, Meloni defiende posiciones ultraconservadoras en lo primero y liberales en lo segundo. Esto queda reflejado en sus discursos, en los que hay constantes referencias a la «familia tradicional» y denuncia la «islamización» que, según ella, sufre Europa.

Según sus propias palabras, difiere de Orbán, principalmente, en el acercamiento a Rusia. Meloni explicaba su postura en este aspecto en una entrevista reciente en Rai3: «No hay que empujar a los países europeos hacia Rusia, sino traerlos hacia nosotros. Estoy de acuerdo con una Europa seria».

Meloni sí que aboga, no obstante, por replantearse el concepto de soberanía nacional en Italia y la relación de esta con la Unión Europea. «El de la soberanía es un debate que debemos plantear sin tener que decir que nos vamos de la Unión Europea. El tema es relevante. No es una cuestión de enemistad con Europa, sino de organizar mejor la defensa del interés nacional frente a esta», asegura.

Algo que comparte con uno de sus socios de la coalición electoral, La Liga, es la denuncia de la «inmigración ilegal»; reclama, en este aspecto, medidas para evitar la «llegada masiva» de inmigrantes. Estas incluirían el cierre de puertos para impedir que desembarquen los barcos de las ONG o la creación de nuevos centros de vigilancia y deportaciones, entre otras. Con Vox coincide, también, en las posturas de rechazo a las políticas de igualdad (a las que denominan «ideología de género») y en lo que se refiere al colectivo LGTBI.

A pesar de ello, es cierto que Meloni ha moderado su discurso durante la campaña previa a las elecciones. La candidata de Fratelli d’Italia condenó este verano, en un vídeo dirigido a la prensa internacional, «la privación de la democracia y las infames leyes antijudías». Además, en lo que respecta a la ideología de su partido, defendió que «se parece más a los conservadores británicos, a los republicanos estadounidenses o al Likud israelí». Remarcó, también, que «el fascismo es historia hace décadas».

Únete a la discusión
También te puede interesar
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Mostrar contraseña
Mostrar contraseña

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D