Un mando de la Guardia Civil acusa a Sànchez de no impedir los sucesos del 20S en la Consellería

General

Un mando de la Guardia Civil acusa a Sànchez de no impedir los sucesos del 20S en la Consellería
Foto: Francisco Seco

El teniente de la Guardia Civil que el 20 de septiembre estaba al frente de la comitiva judicial que registró la Conselleria de Economía y Hacienda, mantuvo diversas conversaciones con el expresidente de la Asamblea Nacional Catalana (ANC) Jordi Sànchez, quien pese a ofrecerse como mediador ante los manifestantes, no hizo nada por impedir las acciones violentas que se produjeron y rechazó la acción de la Guardia Civil. Así lo ha indicado durante su declaración el ahora capitán de la Guardia Civil como testigo en el juicio del procés que se celebra en el Tribunal Supremo contra varios políticos independentistas catalanes entre los que está Sànchez.

El exresponsable de la ANC, si bien se presentó «como interlocutor válido de la masa» el 20 de septiembre de 2017, se negó a acceder a las alternativas que le sugerían los mandos de la Guardia Civil para permitir la salida de los detenidos hasta el punto de que ni siquiera lo planteó a los voluntarios de la ANC, ha asegurado el representante de la Guardia Civil. El testigo ha hablado de 45.000 personas manifestándose ante la Consellería que intentó «asaltar» la sede.

Los agentes estaban a cargo de la operación del registro en los despachos de los principales colaboradores de Oriol Junqueras durante su etapa como vicepresidente de la Generalitat, Josep Maria Jové y Lluis Salvadó, detenidos en la operación de la Guardia Civil del 20 de septiembre de 2017.

Durante su explicación sobre estos sucesos, el miembro del instituto armado ha comentado que Sànchez ofreció crear un pasillo de voluntarios para que entrasen los detenidos a pie «a través de la masa», algo que «no daba ningún tipo de seguridad» para los arrestados, y rechazó habilitar un pasillo más grande o intentar que los concentrados se trasladasen unos metros para que pudiesen entrar los vehículos.

Además, también ha indicado que a la hora de salir de la Consellería, hubo que buscar una salida alternativa a la principal ante la gran cantidad de personas que se concentraban. No se intentó salir por la puerta principal porque «nos habrían machacado, había un riesgo evidente», ha asegurado el guardia civil que, en todo momento, se ha referido a los manifestantes como la «masa».

En cuanto a la actuación de los Mossos d’Esquadra, el mando ha indicado que se sintió «indignado» con la actitud de la intendente, Teresa Laplana, por mantenerse ajena a lo que él y sus compañeros consideraban una «clara situación de riesgo».

«El que daba las instrucciones era el señor Sànchez y la señora Laplana las acataba», ha indicado en otro momento.

El responsable de la Guardia Civil fue también quien coordinó el registro en Unipost el 19 de septiembre, y fue él, ha explicado, quien encontró notas de entrega con el sello de la Generalitat «por una cantidad que no supera los 200.000 euros», para la organización de la «campaña» para el referéndum de autodeterminación del 1 de octubre.

En general, ha dicho el testigo, «se produjeron incidentes serios» los días 19 y 20 de septiembre en distintas partes de Cataluña, y «unos 80» actos violentos el 1 de octubre durante la jornada del referéndum de autodeterminación.

«He visto llamamientos para que se produjeran» actos violentos, ha comentado en otro momento a preguntas del fiscal si tuvo constancia de que desde las autoridades catalanas se instara a evitar situaciones de violencia con las fuerzas de seguridad del Estado.