The objective

Today

Información verificada al momento

Información verificada al momento

España

Guardias civiles relatan en el juicio del procés las "amenazas" durante varios registros

Redacción TO
Última actualización: 22 Mar 2019, 6:13 am CET
Foto: Francisco Seco | AP

El juicio del procés ha continuado este jueves en el Tribunal Supremos con las declaraciones de guardia civiles, varios de los cuales han coincidido en explicar que recibieron “amenazas” e “insultos” por parte de ciudadanos que en algún caso les increparon y escupieron durante los sucesos de septiembre de 2017 previos a la celebración del referéndum del 1 de octubre, como el registro de la sede de Unipost o el que se realizó en una nave de la localidad barcelonesa de Bigues i Riells.

Uno de los guardias civiles que participó el 20 de septiembre de 2017 en el registro de la nave donde se incautaron cerca 10 millones de papeletas, ha asegurado que él y sus compañeros recibieron “amenazas”, además de “escupitajos” e “insultos”. Una situación que para algunos compañeros era similar a la vivida durante el “conflicto vasco“.

“Yo no he vivido el conflicto vasco, gracias a Dios, pero compañeros míos veteranos me dijeron que los principios del conflicto vasco se asemejaban bastante”, ha contado.

También han declarado otros dos agentes de la Guardia Civil que inspeccionaron Unipost y han explicado que los Mossos d’Esquadra les sacaron por una calle en obras que era “una ratonera” y con personas tirando vallas al suelo para impedir el paso de los coches, lo que obligó a los policías autonómicos “a emplearse a fondo”, ya que vieron en la gente “el reflejo del odio“, informa Efe.

Los dos guardias civiles han descrito que el 19 de septiembre realizaron una inspección en la sede de Unipost en Terrasa (Barcelona) en la que encontraron palés con diferentes cajas que estaban abiertas y en las que se veía perfectamente el contenido, que eran sobres de la Generalitat dirigidos a los miembros de las mesas electorales del 1-O.

La comitiva judicial que llegó después tardó cerca de dos horas en entrar debido a la gente, “unas 500 personas”, que les impedían el paso. En sus declaraciones han recordado que muchas de las personas llevaban esteladas y que cuando les vieron les insultaron. Había también, han relatado, personas sentadas en el suelo impidiendo el paso con una urna de cartón. “Aquello no era una cosa casual, sino que estaban organizados”, han puntualizado.

En cuanto a la actuación de los Mossos, han declarado que intentaron abrir un pasillo para permitir el paso del vehículo de la comitiva judicial, que fue zarandeado y fotografiado por los concentrados. “Pasaron un mal rato“, ha dicho un agente, quien ha añadido que la salida fue “muy desagradable”, porque “el ambiente estaba más enrarecido”.