Con chaleco antibalas y un 2020 en la cabeza: así ha sido el primer mitin de Kanye West para las elecciones de EEUU

Política y conflictos

Con chaleco antibalas y un 2020 en la cabeza: así ha sido el primer mitin de Kanye West para las elecciones de EEUU
Foto: RANDALL HILL| Reuters

El rapero Kanye West ha protagonizado su primer acto de campaña tras anunciar su candidatura a la presidencia de Estados Unidos. En un peculiar mitin en Carolina del Sur, el marido de Kim Kardashian —con un chaleco antibalas y un 2020 en la cabeza— se ha propuesto premiar con un millón de dólares a quienes tengan un bebé, además de generar polémica con su oposición al aborto y pornografía o criticar a la activista del siglo XIX, Harriet Tubman.

En contexto: Kanye West, de 43 años, proclamó hace unas semanas su intención de presentar su propia candidatura para la presidencia del país, después de haber apoyado abiertamente en anteriores ocasiones al actual mandatario y candidato a la reelección, Donald Trump. 

Vestido con un chaleco antibalas con la palabra «seguridad», el cantante ha pronunciado discursos inconexos ante cientos de personas que estaban obligadas a llevar mascarilla para protegerse de posibles contagios por la COVID-19.

Entre los temas que se han tratado, West se ha puesto a llorar cuando ha sido preguntado por el aborto, al recordar su intención de interrumpir el embarazo de su esposa, Kim Kardashian. «Casi maté a mi hija», ha declarado. El rapero ha precisado que cree que el aborto debe ser legal, pero ha propuesto el «aumento máximo». Una medida que consistiría en dar «un millón de dólares o algo así» a las mujeres que tuvieran un bebé para disuadirlas de interrumpir su embarazo.

West, además, ha afirmado que la célebre abolicionista afroamericana Harriet Tubman, que en el siglo XIX participó en una red clandestina para sacar del sur de Estados Unidos a decenas de negros, «en realidad nunca liberó a los esclavos» sino que «hizo que fueran a trabajar para otra gente blanca».

Una usuaria afroamericana de Twitter, identificada como Toe Knee, ha capturado ese momento en vídeo desde el mitin y ha escrito en la red social: «Kanye dijo esto y me fui inmediatamente. Vine a reírme un poco y lo conseguí. Pero cuando empezó a faltar al respeto, para mí se acabó».

El ganador de 21 Grammys también se ha pronunciado en contra de un mayor control de armas al afirmar que «disparar pistolas es divertido» y que si la gente dejara de tener armas otros países podrían invadir Estados Unidos y «esclavizar» a su población.

West, que competiría como independiente en las elecciones de noviembre, ya ha logrado solo en este mes inscribirse en las papeletas del estado de Oklahoma. Su parada en Carolina del Sur ha tenido como objetivo recaudar firmas para poder competir también en ese territorio.

No está claro que futuro puede tener la campaña del rapero pues hasta hace apenas unas semanas apoyaba fervientemente a Donald Trump. Sin embargo, la semana pasada registró su comité de campaña electoral en la Comisión Federal de Elecciones y bautizó su partido como BDY —abreviatura en inglés de «birthday» (cumpleaños)— porque en palabras del cantante a Forbes, «cuando gane» las elecciones «será el cumpleaños de todo el mundo».