The Objective
Publicidad
Economía

Vodafone espera vender toda su red fija en España para ingresar más de 4.000 millones

La venta de estos activos podría generar un verdadero terremoto en un mercado donde los fondos de inversión intentan ganar terreno

Vodafone espera vender toda su red fija en España para ingresar más de 4.000 millones

Colman Deegan, CEO de Vodafone España. | Vodafone

Vodafone España busca un socio industrial o financiero que adquiera su red de banda ancha fija en nuestro país. Según ha confirmado THE OBJECTIVE con fuentes inversoras, el objetivo del grupo británico es poder vender la totalidad de su red para obtener al menos 4.000 millones de euros en la operación y así poder rentabilizar el gran apetito que hay por este tipo de activos en el mercado. Consultados por este diario, en la compañía no han hecho comentarios sobre estas informaciones.

Sin embargo, en la presentación a analistas posterior a la publicación de los resultados de su año fiscal 2021-2022 Vodafone confirmó que «explora cambios estructurales en su red fija» en España con «alternativas pragmáticas que podrían crear o desbloquear valor». Actualmente Vodafone tiene en España 10,5 millones de accesos fijos de alta velocidad (7,5 millones de HFC y otros 3 millones de fibra óptica).

Este periódico ha podido confirmar con fuentes del mercado que la idea inicial es poder enajenar de una vez toda la red a uno o más interesados, en forma de consorcio o de joint venture. En el nuevo escenario surgido tras la fusión de Orange y MásMóvil, Vodafone considera que en España el despliegue de fibra óptica ya no es una prioridad.

Apuesta por el 5G

Vodafone se está replanteando completamente su modelo de negocio para adaptarse a la nueva realidad en la que tras la fusión de Orange y MásMóvil nacerán dos gigantes que competirán por el primer lugar -la nueva compañía y Telefónica– y donde ellos tendrán un tercer lugar sin posibilidad de discutir en la parte alta del mercado. Sin el lastre de su red de banda ancha fija podrían tener mayor margen comercial y seguir siendo proactivos en despliegues de la red móvil de 5G.

Por otro lado, en un mercado donde más del 90% del territorio ya tiene huella de fibra y donde solo quedan despliegues rurales por realizar, no es rentable seguir manteniendo los elevados costes de esta red, de la que solo una cuarta parte es fibra óptica. Es por ello por lo que la compañía ha decidido desprenderse de su red de alta velocidad en el hogar y así utilizar esta inversión en el despliegue de 5G y en potenciar su posición comercial, duramente lastrada tras un lustro de guerra.

Hasta ahora las grandes operadoras han planteado modelos de monetización de sus redes, pero manteniendo el control de las nuevas compañías escindidas. Es el caso de la propia Vodafone que sacó de su perímetro sus torres de telecomunicaciones móviles en una nueva empresa, Vantage Towers. En esta sociedad es donde precisamente en los próximos meses podría dar entrada a un inversor minoritario.

Apetito de los fondos

La apuesta por la red móvil les lleva a mantener parte de la propiedad, lo contrario de la red fija, que no es estratégica, pero que sí se le podría sacar una importante rentabilidad si se vende y se cierran acuerdos favorables para seguir alquilando el uso de esta red. Algo similar a lo que ha pasado con Telefónica, que vendió sus torres móviles a American Tower por 7.700 millones de euros.

Esta operación de Vodafone se produce en medio de un gran apetito inversor por este tipo de activos, en especial de fondos. Según publicó Expansión en abril, Vodafone comenzó a madurar la idea de desprenderse de su red de fibra, precisamente ante el interés del mercado por este tipo de activos.

Un proceso que, como ha podido saber este diario, está bastante avanzado y podría estar resuelto antes de que finalice este año 2022. El plazo coincidiría con el comienzo de la tramitación del expediente de la fusión entre Orange y MásMóvil en Bruselas, una fecha que no es baladí ya que en Vodafone quieren tener resuelto todo antes de que eche andar la nueva compañía y antes de la nueva batalla comercial que se avecina en el sector.

Posibles interesados

En estos momentos, Vodafone está armando la propuesta de valor para comenzar formalmente el proceso. En este sentido, las fuentes con las que ha hablado este diario indican que la valoración de este negocio no estaría por debajo de los 4.000 millones y podría incluso alcanzar los 5.000 millones, dependiendo de la forma en que se cierre el acuerdo de uso de la red mayorista.

Entre los interesados encontramos a los mismos fondos que llevan un par de años agitando los mercados. Entre ellos destaca el francés Ardian o el canadiense Brookfield. En el mercado tampoco se descarta que puedan pujar la propia Allianz, Macquarie o Aberdeen.

Por otro lado, tampoco hay que perder de vista a KKR. Este diario también ha informado de los planes del fondo para construir la gran alternativa en infraestructuras fijasTelefónica, Orange y Vodafone. Estamos hablando de la creación de una suerte de Cellnex -la gran red europea de torres móviles- pero de fibra óptica. 

Venta de Lyntia

Una compañía fiberco lo suficientemente potente como para dar servicio a las comercializadoras de telecomunicaciones con especial foco en los operadores virtuales como Finetwork, Digi o Avatelque en los últimos dos años son los que más han crecido en el sector.

Las últimas operaciones están en la línea de este ‘boom‘ por los activos de telecomunicaciones. Este lunes se anunció la venta de la mitad del negocio de Lyntia (41.845 kilómetros de redes desplegadas alrededor de infraestructuras) por parte del consorcio formado por la aseguradora francesa Axa y la suiza Swiss Life.

Los inversores valoraron el activo en unos 2.000 millones, ya que su actual dueño, Antin, ha decidido retener la otra rama del negocio que conecta 260.000 accesos de fibra óptica a hogares y otros 360.000 en despliegue, realizados en alianza con Avatel. Por esta segunda parte del negocio también se esperan obtener otros 2.000 millones.

Fibra de Telefónica

Del mismo modo, a finales de diciembre del año pasado KKR compró el 49% en Reintel (la red de fibra oscura de Red Eléctrica) por 971 millones de euros, lo que valoró esta filial en 2.300 millones. Unos múltiplos históricamente altos de los que Vodafone quiere sacar rédito, en la que sería la mayor venta de infraestructuras de red fija de la historia de España.

Un proceso que se podría desencadenar después de la venta de la mitad de la filial de la fibra rural de Telefónica. Este diario ya adelantó la operadora prevé dar entrada a un socio con hasta el 49% de la propiedad de su sociedad para desplegar fibra óptica en zonas rurales de España, con el objetivo de ingresar al menos 1.000 millones de euros.

En el mercado y en la operadora manejan una valoración de la nueva compañía en torno a los 2.000 millones y la única línea roja para dar entrada a un inversor es no perder una participación mayoritaria de la misma. El proceso ya está muy avanzado y se espera recibir las ofertas formales a final de mes como confirmó la semana pasada el CEO de la compañía. Ángel Vila.

Únete a la discusión
También te puede interesar
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Mostrar contraseña
Mostrar contraseña

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D