Publicidad
Luis Antonio de Villena

Afganistán y el imperio USA

«Los yanquis últimamente nos han metido en muchos conflictos, pero no nos han sacado de ninguno. ¿Decae el Imperio USA?»

Opinión

Afganistán y el imperio USA
US AIR FORCE Reuters

Por más que siga siendo un país poderoso y prepotente, EEUU empieza a no ser la gran potencia que fue, pero últimamente tanto en el Medio Oriente como en Afganistán no ha hecho sino empeorar las cosas y meter en el empeño a sus aliados occidentales que parecen no tener una política propia respecto a ese mundo, islámico básicamente…

Acaso todo empezó (y ya va quedando lejos) cuando EEUU decidió vengar los atentados de las Torres Gemelas, atacando Irak -que era puro decorado- y el Afganistán de los talibanes, tan brutal y lejano a cualquier baremo de cultura occidental. Gran Bretaña y la Unión Europea fueron detrás de los presidentes USA. Estados Unidos está preparado para ganar batallas «tradicionales» pero no guerra de guerrillas ni guerras con atentados terroristas. EEUU ya perdió la guerra de Vietnam y para no perder en Irak -donde se destruyeron museos de tablillas cuneiformes y murieron bastantes soldados yanquis- simplemente se marchó, escapó suavemente por una puerta lateral y el resultado es que todo quedó peor de lo que estaba. Ahora (tras años de contención, no de victoria) los talibanes afganos se reagrupan, atacan y en pocas semanas vuelven a ser los amos de tinte medieval de su país.

El espectáculo muy triste al que asistimos estos días, la evacuación de Kabul y la salida en aviones abarrotados de todos los cooperantes afganos con Occidente, nos guste o no, es la imagen de una derrota anunciada y los talibanes utilizarán esta suerte de organizada debacle como un gran triunfo. USA y sus aliados occidentales se largan como pueden y todo lo que se supone se hizo en Afganistán queda -eso parece- en cero o punto menos que cero. Un desastre que es otra huida de EEUU (y ya son bastantes) y la sensación de que los occidentales no tenemos una política coherente respecto al Islam, ni hacia el moderado ni mucho menos hacia el radical. Ponemos actitud y rostro de dignos defensores de la civilización y en verdad parece que ni sabemos por donde andamos, pero (a la vez) llegarán a nuestros países varios miles de afganos -niños también- que huyen de un mundo teocrático y sin perdón. Son muchos los países europeos que tienen miedo de albergar células islámicas radicales, que siempre terminan en atentados, pero ¿cómo distinguir o clarificar? Pues lo cierto es que en Europa cada vez hay más musulmanes, pero pocos los diferencian en su actitud hacia un Occidente que tiene poco que ver con sus creencias. Se hace imperioso -nos parece a muchos- que la Unión Europea procure tener su propia política islámica, diferente en esencia de la de EEUU. Los yanquis últimamente nos han metido en muchos conflictos, pero no nos han sacado de ninguno. ¿Decae el Imperio USA? Lentamente, pero se diría que no es lo que fue. No los sigamos a pies juntillas. Pero, en tanto, aquí tenemos de nuevo el Afganistán talibán, como hace veinte años; pero si entonces plantábamos cara de triunfo (claro, la economía iba mucho mejor) hoy nos vemos con la bendición de Joe Biden que ya ha dicho que la evacuación de Kabul acaba el 31 de agosto y para entonces no habrá ni yanquis ni europeos allá. ¿Qué nombre dar a estos aviones que corren a escapar? Se puede suavizar lo que se quiera, pero es una derrota, mientras los talibanes amenazan o gritan como ajenos al covid. Se diría que Occidente se va a encerrar en su propio castillo, pero hay muchos islamistas dentro ya. Queda lejísimos, pero las Cruzadas terminaron mal. Digamos que las guerras vengativas y económicas de los EEUU están terminando -pese a guardar aún las apariencias-peor. El mundo no va bien.

Publicidad

MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D