Publicidad
Ricardo Dudda

Un único mundo

«Quienes dicen que EEUU no debería ser la policía del mundo deben tener en cuenta que a otros países ese rol no les incomoda nada»

Opinión

Un único mundo
Jonathan Ernst Reuters

El último artículo de Félix Romeo antes de fallecer se titulaba «Temer por la vida». Se publicó en Letras Libres el 7 de octubre de 2011 y trataba de las mujeres en Afganistán:

«Una encuesta realizada a 1000 mujeres afganas por la organización ActionAid ha revelado que la gran mayoría de ellas tiene miedo de perder sus frágiles libertades, y la dignidad que han empezado a conseguir, ante el posible regreso de los talibanes al poder». Romeo intentaba ir más allá de la visión que critica cualquier intervención militar en el extranjero como una imposición colonialista: «No se trata de dos mundos, uno de los cuales, democrático, trata de intervenir en el otro, dictatorial, para forzar su voluntad soberana, sino que se trata de entender el mundo como un único mundo: el de los seres humanos que gozan de los mismos derechos, de las mismas libertades y de las mismas garantías».

El intervencionismo liberal está muerto. Bajo pretextos idealistas e ingenuos, y apoyados por una inteligencia militar torpe y descuidada (la CIA a veces recuerda muchas veces a la T.I.A. de Mortadelo y Filemón), varios países occidentales han defendido la exportación de la democracia liberal a Estados fallidos y regiones inestables, tribales y pobres gobernadas por sátrapas corruptos. Es posible que la retirada occidental de estos asuntos sea una buena noticia. Aunque, ¿para quién? Para las clases medias occidentales, y especialmente estadounidenses, indudablemente (Biden prometió defender una «política exterior para las clases medias», sea lo que sea eso). Para los afganos y demás habitantes de tiranías que aspiran a la libertad, mucho menos.

Tampoco es una buena noticia para muchos aliados de la OTAN. Como explica Gideon Rachman en Financial Times, «Si Estados Unidos no se compromete a luchar contra los Taliban, permanecerá un interrogante sobre si está dispuesto a enfrentarse a una guerra con China o Rusia. Porque las alianzas globales de Estados Unidos están basadas en la idea de que, como último recurso, las tropas estadounidenses serán desplegadas para defender a sus aliados en Asia, Europa y el resto del mundo». El presidente de Taiwán ya confirmó tras la caída de Kabul que no espera ningún tipo de ayuda estadounidense si China intenta invadir Taiwán.

Quienes dicen que EEUU no debería ser la policía del mundo deben tener en cuenta que a otros países ese rol no les incomoda nada. La desaparición del interés de Estados Unidos por determinadas regiones no dejará un vacío. Se suele decir que hay que involucrarse en política para que otros no la hagan por ti (y contra ti). Pasa lo mismo en relaciones internacionales. El riesgo del abandono de EEUU (que lleva una década produciéndose, no ha sido cosa de dos días) está en que quienes lo sustituyan sean peores. EEUU fue ingenuo, arrogante y torpe en Afganistán. La lista de atrocidades y problemas que ha creado es larguísima. Pero la alternativa es una teocracia genocida apoyada por regímenes cínicos y autoritarios cuyos pecados van mucho más allá de la ingenuidad y la torpeza.

Publicidad

MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D