The Objective
Publicidad
Pepa Gea

Tus muertos

«Que la portavoz del Gobierno diga que la oposición sigue una estrategia de la conspiración que les recuerda a la del 11M es barriobajero e indignante»

Opinión
1 comentario
Tus muertos

La ministra portavoz, Isabel Rodríguez. | Europa Press

Que todo esté carísimo, son imaginaciones suyas. Que se esté empobreciendo, es una conspiración de los ricos contra su cuenta corriente.

He de decirle, estimado lector, que en ocasiones ve muertos; y ya lo siento. Es más, usted no es consciente, pero si llega a casa y encuentra a su pareja en la cama copulando con otra persona, se va a creer que no es lo que parece. Ni la verdad ni la realidad le pertenece porque ya ellos se encargan de interpretarla para que usted no tenga que pensar, no sea que su cabeza se habitúe a hacerlo y tengamos un problema.

Que haya muertos en la valla de Melilla, es culpa solo de las mafias, de nadie más. Que haya cientos de personas atascadas en la Operación Paso del Estrecho, es solo un problema puntual de una leve retención circulatoria aunque las haya visto durante horas y días. Y que los transportistas paren sus camiones porque el combustible que necesitan para trabajar se come el pan de sus hijos, solo es cosa de la ultraderecha. Son tres ejemplos recientes. De los anteriores, que datan del tiempo de la pandemia, olvídese porque ya han prescrito. 

No hay responsabilidad alguna. Todo vale para escurrir el bulto. Como viene siendo habitual en estos últimos años, por desgracia, cualquier hecho es un arma arrojadiza, pero mire, esto no. Que la portavoz del Gobierno diga que la oposición sigue una estrategia de la conspiración que les recuerda a la del 11M, no. Trátense de idiotas, que tantas veces lo parecen, peleen y hasta escúpanse entre ustedes hasta agotar la saliva, pero no toquen a nuestros muertos. Y por más cara de niña excitada delante de su tarta de cumpleaños que tenga, ministra Rodríguez, poner a los que sufrieron ese terrible jueves de marzo, cerca de las velas, en su barato discurso para contar su realidad política, es ruin.

«Mucho me temo que ya los socialistas han encendido el fuego y que ha comenzado ese otro juego del calamar que lo pone todo perdido de tinta»

Recuerdo que mi madre cuando me veía observando a alguna señora cuyo comportamiento no era normal, siempre me decía… 

Niña… deja de mirarla, ¿no ves que la mujer no está bien?

Le estamos mirando y le aseguro que no damos crédito. Es tan barriobajero que no sé cómo sacar su imagen de mi retina. ¿La idea que andan cebando estos días, de una conspiración de poderes oscuros con señores con puros, es para llegar ahí, al 11M?  ¿Es éste el último Coco que les quedaba por llamar para asustar a los españoles? ¿Después del pellizco retorcido que recibieron de los andaluces van a calentar las calles con ese miedo añejo de hace 18 años? ¿Van a movilizar a sus ejércitos ociosos con historias del pasado para intentar darle un vuelco a las encuestas, y tener alguna posibilidad de ganar las próximas elecciones ya sean municipales, autonómicas o generales? ¿De verdad quieren ganar con los muertos de una ciudad que aún mira con recelo los trenes que entran en las estaciones donde reventaron en pedazos 193 hijos, hermanos, maridos, amigos, conocidos, compañeros…? ¿En serio pretenden conseguir puestos políticos con las heridas de más de 2.000 trabajadores, estudiantes, jubilados, amas de casa… que no encuentran un cicatrizante para eso que continúa doliendo cada día? 

Créame, no sabría localizar exactamente en qué parte de mi organismo ha crecido la indignación al oírle pronunciar el 11M en sus declaraciones. Pero le digo que se encuentra debatiéndose entre la boca del estómago donde todo se tritura, la corteza frontal medial del cerebro, donde se ubica el odio, y el ano donde, como sabe por experiencia, salen todas las descomposiciones. Por ahí anda, porque me oprime la boca del estómago, me irrita el putamen y me dan ganas de mandarla al guano. 

Todo apunta a que vamos a ver cómo en estos meses comienza a hervir un nuevo caldo de cultivo con los muertos de esa maldita mañana en Madrid. Sopa caliente y picante lista para tomar en dosis locales, regionales o nacionales, como dispensen las necesidades por evitar una derrota en las urnas. Mucho me temo que ya han encendido el fuego y que ha comenzado ese otro juego del calamar que lo pone todo perdido de tinta. Saben que en la ideología del terror los muertos dan muchos puntos, pero estos no son los muertos de ETA que escaldan a los amigos, esos ya ni siquiera nos pertenecen porque fueron entregados para el aval bancario, son los nuestros.

Si no aparece alguien con un nivel aceptable de escrúpulos que lo frene, tendremos el nuevo pinchazo de anestesia social cargado de pavor esperándonos en el quirófano preelectoral. Tus muertos. Nuestros muertos.

Únete a la discusión
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Mostrar contraseña
Mostrar contraseña

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D