The Objective
Publicidad
Álvaro del Castaño

Carta abierta a los jóvenes: sois menos inteligentes que vuestros padres

«Solo se requiere de una sociedad de incultos históricos sin capacidades analíticas, que vivan en su burbuja del presente, para que el poder manipule a placer»

Opinión
6 comentarios
Carta abierta a los jóvenes: sois menos inteligentes que vuestros padres

Un grupo de jóvenes en un parque de Madrid. | Europa Press

Primero, queridos jóvenes lectores, quiero excusarme por un título tan sensacionalista, pero para llamar vuestra atención y conduciros a leer un artículo largo que exige capacidad de concentración, he pensado que este encabezamiento era un buen cebo.

Los hechos son los siguientes. Recientes estudios sobre la capacidad intelectual (IQ tests o Intelligence Quotient en inglés) en los jóvenes llevados a cabo en muchos países desarrollados demuestran que estáis perdiendo capacidad intelectual en comparación con vuestros mayores. Tras una época dorada desde los años 30 del siglo pasado hasta finales del siglo XX, donde se generó el llamado efecto Flynn (aquel sustancial y sostenido crecimiento de los resultados en las pruebas de inteligencia en el tiempo – es decir que la humanidad se estaba haciendo más inteligente a medida que pasaba el tiempo), vemos que los resultados recientes de las pruebas de inteligencia desarbolan esa tendencia.

Resumiendo, las nuevas generaciones parece que tenéis un cociente de inteligencia menor que las anteriores. Las implicaciones de esta regresión podrían estar detrás del crecimiento del populismo, fake news, la radicalización, manipulación y división de la sociedad, y la falta de cultura y preparación política y analítica. ¿Cómo es posible este retroceso en los resultados de IQ, os preguntareis?

Antes quería comentaros que los estudiosos del tema (entre ellos el propio James R. Flynn) argumentan que la inteligencia (y por lo tanto los resultados de estas pruebas de IQ), se deben fundamentalmente a razones genéticas, al estudio y la lectura, pero también al ambiente familiar en el que se ha vivido. Un ambiente familiar donde se lee mucho, o es muy artístico, por ejemplo, garantiza un resultado mayor en las pruebas. Anecdóticamente, también incrementa nuestra inteligencia tener amigos o parejas inteligentes. Y también, disfrutar de una buena alimentación ayuda a que nuestra inteligencia florezca.

La razón fundamental de este preocupante cambio de tendencia (en opinión de una mayoría de expertos), podría estar en parte en el exceso de uso de las plataformas digitales, a los nuevos planes de estudio donde no prima ni el esfuerzo ni la exigencia, a la caída en los índices de lectura, a la falta de esfuerzo intelectual complejo y de capacidad de concentración. Los jóvenes tenéis todas estas nuevas capacidades tecnológicas a vuestro alcance, con toda la información posible en vuestros terminales, pero quizá estéis anclados en el presente, sin tener el recurso a lo que el propio Flynn llama «una dimensión histórica». Eso provoca que potencialmente tengáis una visión más simplista de los temas y problemas de la actualidad, convirtiéndoos potencialmente en víctimas de manipulación maliciosa por parte de políticos oportunistas y populistas, por los medios de comunicación y sobre todo por las redes sociales.

«Si no leéis opiniones distintas a las vuestras, con razonamientos que os hagan dudar, nunca llegaréis a vuestras propias conclusiones»

Pero aun estáis a tiempo de recuperar el impulso. Sois las generaciones con más instrumentos de crecimiento intelectual a vuestro alcance. Tenéis que leer y aprender historia para aprender del pasado, porque os aseguro que muchos de los problemas que tenemos en la actualidad ya han ocurrido en tiempos pretéritos, aunque con variaciones distintas. La historia nos da unos antecedentes esenciales sobre las crisis que han afectado al mundo, lo que nos permite formarnos nuestras propias opiniones sobre los temas políticos actuales. También os recomendaría leer libros y novelas de cierta complejidad, para ser capaz de desenmarañar problemas complejos que requieren de inputs cuantitativos, sociales y emocionales. Además de resultar un ejercicio ameno, os proporcionara un instrumento esencial: la capacidad de concentración necesaria para plantearos la resolución de problemas complejos. Finalmente, os animo a que realicéis un verdadero esfuerzo por informaros fuera de las redes sociales. Porque si no leéis artículos de opinión largos y bien argumentados, solo tendréis como recursos los análisis breves y simplones que los algoritmos de la inteligencia artificial os ponen a vuestra disposición. Es decir, solo accederéis a una información reducida y que refuerce vuestros puntos de vista, por lo que no estimulareis vuestra capacidad crítica. Si no leéis opiniones distintas de las vuestras, con razonamientos que os hagan dudar, nunca llegareis a vuestras propias conclusiones. Es decir, solamente estaréis escarbando la superficie de vuestras capacidades, estancados como seres unidimensionales. Hay que leer la opinión de mentes más inteligentes que las vuestras, empezando por aquellas opiniones con las que estéis en desacuerdo. Así tendréis convicciones firmes, bien ancladas en argumentos sólidos y procesos analíticos propios, y os alejareis de las consignas mediáticas populistas. Además, podréis también cambiar de opinión, algo que en contra de lo que dicta la sociedad, tiene y requiere de un gran valor.

George Orwell, en su famosa novela distópica 1984, ya describió una sociedad futura donde el gobierno reescribe la historia y manipula a la sociedad. ¿No os suena esto en la actualidad, en relación a los libros de texto de los nacionalismos, a las recientes leyes de memorias históricas, y a los revisionismos actuales tan en boga en Hispanoamérica? Recordad que solo se requiere de una sociedad de incultos históricos sin capacidades analíticas, que vivan en su burbuja del presente para que el poder manipule a placer. Una sociedad en una potencial crisis de inteligencia será incapaz de vivir en libertad, pues caerá bajo el yugo de los simples y de la dictadura de las religiones laicas. Y en ningún caso será capaz de responder a los grandes retos que nos plantea el futuro, como la inteligencia artificial, los retos energéticos, el potencial calentamiento global, o la lucha contra las aquellas políticas de genero disparatadas.

Como conclusión y como reto, os propongo ayudar a crear una sociedad culta, esforzada, solidaria y exigente, porque una sociedad así, con todas las capacidades tecnológicas al alcance de la mano es sencillamente imparable.

¿Qué futuro preferís?

Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Mostrar contraseña
Mostrar contraseña

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D