The objective

El Subjetivo

Opiniones libres de algoritmos

Opiniones libres de algoritmos

Un mundo en el que no creo

Escribió Kant que podemos juzgar el corazón de una persona por la forma en que trata a los animales. Estoy de acuerdo: a un hombre (y a una mujer), a una sociedad, a un país y a un planeta

Escribió Kant —que menudo muermo, pero ese es otro tema— que podemos juzgar el corazón de una persona por la forma en que trata a los animales. Estoy de acuerdo, Manuel: a un hombre (y a una mujer), a una sociedad, a un país y a un planeta, si me apuras.

Leo asombrado que las autoridades australianas han sacrificado (asesinado, es el verbo correcto) a 700 koalas en la región de Cape Otway. Según la ministra de Medio Ambiente, los marsupiales estaban condenados a morir de hambre debido a una sobrepoblación entre 2013 y 2014. Así que como había muchos, pues ¡alehop! ha pensado Lisa Neville (así se llama la gachí) que a tomar por culo los koalas. Curiosa decisión, Lisa. Hace no tanto tu gobierno financió parte de ese bodrio monumental llamado ‘Australia’ (de Baz Luhrmann, con Nicole Kidman y Hugh Jackman —un Vicky Cristina Barcelona en toda regla) en concreto entre 40 y 50 millones de dólares. Migajas. Pero para habilitar las condiciones mínimas de supervivencia a 700 koalas, no. Para eso no.

Los mejores momentos de mi vida (sin lugar a dudas) los he pasado al lado de un animal; y estoy tan hasta las narices de pelear contra la etiqueta de ‘animalista’ (“Los animalistas son unos memos. Porque sólo un memo puede creerse que un animal tiene derechos”) que hace tiempo decidí no perder un minuto más en hacerlo. Animalista, sí. Qué pasa.

No hay manera de buscar el twist ocurrente a la noticia de allá arriba. Ni ocurrencia, ni (puta) gracia con la que maquillar este pataleo de trescientas palabras. Sólo tristeza.

Más de este autor

Volver

Gardel insiste en lo de que “es un soplo la vida” pero yo no sé qué está diciendo, la vida pesa un quintal y có...

Madurez

Dijo Lord Beaconsfield que “la madurez es una lucha y la vejez un lamento” pero yo no puedo estar más en desacuerdo, porque al ...

Más en El Subjetivo