The Objective
Publicidad
España

La DGT encara el verano más peligroso con la cifra de guardias civiles más baja en diez años

Los expertos auguran meses trágicos en carretera durante la época estival mientras la plantilla de agentes encargados del tráfico está en mínimos históricos

La DGT encara el verano más peligroso con la cifra de guardias civiles más baja en diez años

Guardias civiles realizan un control de alcoholemia. | EFE

España se enfrenta al que puede ser el verano con más siniestralidad en las carreteras y lo hace con la plantilla de la Agrupación de Tráfico de Guardia Civil más baja en la última década, según datos del Ministerio del Interior. Las estadísticas que maneja Jucil, asociación profesional mayoritaria en el Consejo del Instituto Armado, elaboradas a partir de distintas respuestas parlamentarias del Ejecutivo —a las que ha tenido acceso THE OBJECTIVE—, sitúan en 8.528 la cifra actual de agentes de Tráfico en España, cuando en 2012 estaba en 9.634. Es decir, la plantilla ha disminuido en un 13% durante la última década. Y no solo eso, sino que el descenso ha sido paulatino, año a año, en ese margen de tiempo. 

El déficit de guardias civiles en estas unidades, sin embargo, es solo uno de los factores bajo el que los expertos auguran una época estival con índices de accidentalidad récord. A este último, se suman otros tres. El primero es el incremento en la cifra de desplazamientos que la Dirección General de Tráfico (DGT) prevé en julio y agosto, después de dos años de pandemia: hasta 93 millones. El reto para la DGT es que esos datos no se traduzcan en un aumento en siniestralidad. Aunque las estadísticas por ahora demuestran lo contrario. En lo que llevamos de año, 532 personas han perdido la vida en accidentes de tráfico, un 9% más respecto al mismo periodo de 2019. 

El estado de las carreteras españolas es otro factor que tampoco ayuda a frenar unos meses que se esperan trágicos. El 10% de las vías —uno de cada 10 kilómetros— está en situación muy deficiente; el estado del pavimento ha sacado la peor nota en los últimos 20 años; el 72% de las señales tienen el reflectante caducado y alrededor de 38.500 kilómetros de carreteras necesitan ser repintadas.

Riesgo extremo

Por último, el control —o más bien el descontrol— que los ciudadanos deben hacer sobre sus vehículos completa el cóctel mortal que auguran los expertos para verano. Y es que el 40% de los coches no pasó la ITV en el último año y el mismo porcentaje del total de autos tiene más de 15 años. Según la DGT, el uso de estos vehículos duplican el riesgo de tener siniestros mortales en carretera. El verano, además, es la época donde más se accidentan estos coches. 

Todos estos factores han sido recogidos en el primer semáforo sobre seguridad vial que se ha realizado en España, y que hace unas semanas publicó Rivekids —empresa de ingeniería enfocada en la seguridad vial infantil— en colaboración con la Asociación Española de Guardias Civiles (AEGC). Un documento que alerta de que nuestro país se encuentra en situación de «riesgo extremo» por las tres causas mencionadas: el factor humano, carretera y vehículo. 

Fernando García, secretario de Tráfico de la AEGC, insiste en la necesidad de tener unas vías bien cuidadas y advierte de que la discriminación que se produce entre provincias por el estado de las carreteras —que en unos casos están bien, y en otras son deficientes— no ayuda a frenar la siniestralidad, sino al contrario, la favorece. Sobre todo, en el caso de los motoristas, el medio de transporte más vulnerable sobre el asfalto. Este guardia civil tampoco se olvida de la falta de agentes. Critica que lo que hace un radar no equipara el trabajo de un funcionario, ni de vigilancia ni de auxilio en caso de accidente. 

Sustituidos por rádares

Para las asociaciones profesionales, el déficit en la plantilla de Tráfico es una tónica habitual, al igual que la inacción por parte del Ministerio ante la misma. «Estamos hartos de esta situación, y ni Interior ni la DGT ponen fin a esta situación que año tras año sigue agravándose en perjuicio de la seguridad vial», denuncian desde la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC).  Jucil, por otro lado, critica la política de reducción de personal y que el aumento de sistemas de control y de vigilancia mecánicos y electrónicos en la DGT no ha paliado la siniestralidad, sino que trata de una decisión «que ha afectado al grado de accidentalidad en las vías y carreteras públicas». 

«Se opta por un control automático con radares y otros sistemas de vigilancia, como los helicópteros y ahora los drones, en lugar de por la presencia de guardias civiles en las carreteras. Esto ha supuesto una desatención, sobre todo de las carreteras secundarias, donde cada vez es más difícil cruzarse con una patrulla, cuando en muchas ocasiones la simple presencia de los agentes logra mejores resultados en el tráfico, sin tener que recurrir a un sistema que parece más interesado en la sanción y en la recaudación, que en la buena marcha de la circulación rodada», critica el secretario general de Jucil, Ernesto Vilariño. 

Esta falta de agentes se traduce en un dato mucho más dramático. Y es que solo habrá un único guardia civil por cada 140 kilómetros de carretera para vigilar el Tráfico este verano. La unidad cuenta con 8.528 agentes si bien esta cifra incluye a 155 miembros de la plana mayor. Del resto, en torno a 1.200 se reparten en los subsectores como personal de tareas burocráticas. «En el caso de los demás, hay que tener en cuenta que un tercio tomará vacaciones en algún momento del verano por lo que en realidad habrá unos 4.600 agentes para las patrullas de tráfico. Como hay que descontar unos mil que cada día descansan, quedan en torno a 1.200 componentes por turno para cada jornada de patrullas de este verano», explica Vilariño.

Faltan 10.000 guardias civiles

En cualquier caso, la falta de agentes es un mal extendido en el seno de la Guardia Civil. Este cuerpo tiene tiene sin cubrir 10.000 plazas en todo el país. Pese a la reciente convocatoria de oposiciones del Instituto Armado, hace unos meses, en la que se ofertaban 1.700 puestos, los datos que manejan los sindicatos del Cuerpo revelan que todavía faltan miles de agentes en los cuarteles y las comandancias de la Benemérita, en concreto casi un 14% más.

Según las estadísticas a las que ha tenido acceso este periódico, la Comunidad de Madrid (2.479) es la región que cuenta con mayor déficit de guardias civiles, en concreto casi una cuarta parte de puestos libres. Le sigue Andalucía, con 1.265 plazas vacantes, y Cataluña y País Vasco, con 886 y 681, respectivamente.

Envía el primer comentario
También te puede interesar
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Mostrar contraseña
Mostrar contraseña

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D