The Objective
Publicidad
España

Dimite la presidenta del PP de Asturias para facilitar a Feijóo el candidato a las autonómicas

Teresa Mallada renuncia al cargo al que le aupó Pablo Casado. Dos empresarios aparecen en las quinielas para liderar la lista de los ‘populares’ en mayo

Dimite la presidenta del PP de Asturias para facilitar a Feijóo el candidato a las autonómicas

Alberto Núñez Feijóo y Teresa Mallada en un mitin reciente en Asturias. | Jorge Peteiro (EP)

La presidenta del PP de Asturias, Teresa Mallada, ha convocado este miércoles una rueda de prensa en Oviedo en la que anunciará su dimisión al frente del partido en esta región, según adelantan fuentes del PP a THE OBJECTIVE. Con este paso, facilita a Alberto Núñez Feijóo la elección de un candidato a las próximas autonómicas de mayo.

La dimisión de Mallada provocará que el PP de Asturias quede en manos del secretario general, Álvaro Queipo, de forma interina. Génova tiene aún que decidir si opta por una gestora -la opción más improbable- o si coloca a dedo a un presidente de manera provisional y que sea el cabeza de cartel en las regionales para así celebrar el congreso regional tras los comicios.

THE OBJECTIVE ya desveló a mediados de septiembre que Feijóo estaba buscando en Asturias la figura de un empresario para que sea el candidato de los ‘populares’ con una lista que reunifique al centroderecha en el Principado. En los últimos días han surgido dos nombres con posibilidades: Javier Soto y Belarmino Feito.

El primero fue director general de Mapfre en la región y está apadrinado por el alcalde de Oviedo, Alfredo Canteli, mientras que el segundo encabezó la patronal asturiana -Federación Asturiana de Empresarios (FADE)- hasta junio del año pasado. Soto tiene el handicap de no estar afiliado al PP, al igual que Canteli. En el caso de Feito, se desconoce si es militante del PP pero su nombre ya circuló hace varios años como posible candidato.

Feijóo busca un «mirlo blanco» para Asturias

Génova quiere encontrar a «un mirlo blanco» en la patronal asturiana y después de verano tanteó a un representante del sector sanitario, quien declinó la oferta, según supo este diario. El objetivo es presentar en los comicios regionales a una figura independiente que refuerce la «transversalidad» que busca la dirección nacional para la futura candidatura.

El PP de Feijóo es consciente de que las encuestas y la situación económica juegan a su favor y pueden impulsar al partido en Asturias dentro de unos meses, de ahí que intente captar una persona que no genere rechazo entre las formaciones y ‘familias’ del centroderecha que se han enzarzado en disputas cainitas desde hace casi 30 años. «Con tener de cabeza de cartel a alguien que no reste, nos vale», subrayan las citadas fuentes.

(

Asturias ha sido un territorio hostil para el PP desde la Transición. Solo ha podido gobernar una vez, con Sergio Marques en 1995 y gracias a que Izquierda Unida no apoyó al candidato del PSOE en aquella ocasión. El propio Marques se marchó del PP estando en el poder para fundar la foralista Unión Renovadora Asturiana (URAS). Cuando empezaba a levantar cabeza, el PP sufrió en 2011 otra escisión aún más grave, la promovida por Francisco Álvarez-Cascos con su Foro Asturias.

Los ‘populares’ aún no han salido de esa travesía del desierto. En 2019 quedaron segundos en las autonómicas con el 17% de los votos, pero aún a mucha distancia del PSOE de Adrián Barbón (35%). La situación es ahora distinta. Con Ciudadanos en plena descomposición, el PP confía en quedarse con la práctica totalidad del voto naranja (un 13% en los últimos comicios) y pescar en la división de Foro Asturias entre los llamados ‘casquistas’ y los foristas de la exalcaldesa de Gijón, Carmen Moriyón, quien expulsó del partido al citado Álvarez-Cascos en 2020.

La figura del exministro de Fomento con José María Aznar sigue estando muy presente en la política asturiana. Una comida de Álvarez-Cascos y el secretario general del PP Asturias, Álvaro Queipo, en la localidad de Castropol a principios de agosto desató todo tipo de especulaciones. El ágape, revelado por La Nueva España, dio pie a que el fundador de Foro Asturias mostrase su apoyo público a Feijóo, quien fue uno de sus subordinados hace más de dos décadas tras colocarle al frente de Correos en el año 2000.

«Yo estoy para sumar y ayudar ahora a Alberto Núñez Feijóo en lo que necesite y en lo que le pueda ser útil. Ahora, ni aspiro ni acepto cargos públicos», señaló en una posterior entrevista a El Español. Génova aceptó con agrado la mano tendida y avaló el acercamiento del PP asturiano con su antiguo dirigente durante el aznarismo. La reunión de Álvarez-Cascos y Queipo también destapó la marginación en la que se encontraba Mellada, a quien muy pocos veían como cabeza de cartel dentro de siete meses, a pesar de que ella mostró su intención de presentarse al congreso regional.

Mellada fue aupada por sorpresa al frente del PP Asturias por Pablo Casado en enero de 2019, unos pocos días antes de que este último se decantase por otra ‘desconocida’ para Madrid, Isabel Díaz Ayuso. El entonces presidente nacional de los ‘populares’ utilizó los micrófonos de Onda Cero para anunciar la candidatura de su ‘protegida’ asturiana y, de paso, fusiló en directo a la que entonces detentaba el poder entre los ‘populares’ del Principado, Mercedes Fernández ‘Cherines’.

También te puede interesar
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Mostrar contraseña
Mostrar contraseña

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D