The Objective
Publicidad
Economía

¿Por qué la división de Naturgy no convence a los analistas?

Los expertos consideran que la gasista lo tiene difícil para crecer en valor

¿Por qué la división de Naturgy no convence a los analistas?

Sede de Naturgy en Madrid. | Naturgy

Naturgy apuesta por escindirse en dos compañías cotizadas con el fin de crecer en valor. «La escisión del grupo en dos compañías nos permitirá ser más competitivos a la hora de buscar nuevos proyectos de crecimiento en el futuro», ha defendido el presidente de la gasista, Francisco Reynés, ante los analistas.

Reynés, que sustituyó a Isidro Feiné como presidente de Gas Natural Fenosa en febrero de 2018, está convencido de que los los dos perfiles de negocio —redes y generación— permitirán, entre otras cosas, «simplificar y focalizar» la gestión de cada uno con el fin de acelerar el plan estratégico que presentó la compañía en julio.

La compañía tiene previsto invertir 14.000 millones hasta 2025, de los que de los que aproximadamente dos tercios se dedicarán al impulso de la generación renovable. Además, persigue unos «ambiciosos objetivos de rentabilidad», fijando un Ebitda de 4.800 millones de euros y un beneficio neto ordinario de 1.600 millones.

El primer ejecutivo de la energética defiende también que el coste de la pérdida de sinergias por la nueva estructura será «absolutamente insignificante». Según Reynés, Naturgy aspira a convertirse en un gigante con una capitalización conjunta de unos 40.000 millones de euros, teniendo en cuenta el valor actual de unos 27.000 millones y la deuda a cierre del año pasado de casi 13.000 millones de euros.

No obstante, la empresa se dejó 2.000 millones en la negociación del viernes tras retroceder un 12%, su peor batacazo en Bolsa desde marzo de 2020, pese a que en los meses anteriores se vio impulsada en por la opa parcial lanzada por el fondo IFM y gracias al encarecimiento del precio del gas —tenía una capitalización de 18.383 millones a 31 de diciembre de 2020—.

Reynés sigue en sus trece: el objetivo del ‘proyecto Géminis’ es «la creación de valor» a través de la focalización del negocio. En este sentido, los directivos de la energética afirman que el grupo mantendrá su enfoque «oportunista» ante posibles fusiones y adquisiciones.

Será difícil crear más valor

El deseo de la compañía es que la escisión se dé por concluida antes de que termine el año. Ahora bien, ¿por qué no ha convencido Reynés a los analistas? La respuesta es sencilla para estos: será difícil crear más valor.

Credit Suisse señala que al precio actual de las acciones, estas «ya descuentan los múltiplos de fusiones y adquisiciones para sus divisiones clave», por lo que «extraer más valor será un desafío». Reitera la visión de ‘infraponderar’ a la energética dada su falta de escala significativa en renovables y la actual situación de los mercados de gas y energía. En este contexto, mantiene su precio objetivo en 20 euros por acción.

En la misma línea se muestran los expertos de Bankinter: no ven mucho potencial de revalorización, aunque sí califican al proyecto ‘Géminis’ como «una buena noticia». «A los precios actuales, los ratios de valoración son exigentes. El ratio PER sobre los beneficios de 2025 incluidos en su plan estratégico se sitúa en 18,5 veces. La rentabilidad por dividendo (4,2%) es inferior a la de otras empresas del sector (REE, Enagás)», añaden.

Los analistas del banco destacan que el objetivo de Naturgy con esta escisión es que cada una las dos compañías se focalice en sus actividades respectivas y optimizar la estructura del grupo. Consideran así que al estar acotados los riesgos y negocios de cada grupo, «podrán focalizarse mejor en la búsqueda de oportunidades y de financiación», lo que «facilitaría la materialización de una eventual operación corporativa en el futuro».

Posible crecimiento «asimétrico»

Banco Sabadell opina que la creación de valor «será a medio plazo» y que podría ser «asimétrica» entre las dos sociedades. Además, advierte de que la actual cotización de Naturgy «ya estaría descontando un escenario optimista de rotación de activos —a múltiplos atractivos— y desarrollo renovable.

Por ello, indican que la generación de valor adicional necesaria para mejorar la recomendación debería ser superior al +30%, lo cual les «parece difícil a fecha de hoy, ya que cotiza con prima frente a comparables».

‘Géminis’ fue aprobado por unanimidad por el consejo de administración el 1 de febrero, sin que todavía formara parte IFM.  Las dos sociedades contarán con la misma estructura accionarial: una tendrá el negocio liberalizado y otra se encargará de las actividades reguladas.

El negocio regulado de redes de distribución de transporte de gas y electricidad representa el 61% del resultado bruto de explotación (Ebitda), con el 40% en España y el 20% en Latam. De su lado, el negocio liberalizado de generación y comercialización representa el 39% restante.

Envía el primer comentario
También te puede interesar
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Mostrar contraseña
Mostrar contraseña

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D