The Objective
Publicidad
Economía

'Operación salida': la gasolina está un 17% más cara que antes de la bonificación del Gobierno

El precio del litro de la gasolina escala ya a 2,12 euros sin contar el descuento

'Operación salida': la gasolina está un 17% más cara que antes de la bonificación del Gobierno

Un hombre espera mientras reposta combustible. | Alberto Ortega (Europa Press).

Muchas personas comienzan este viernes sus vacaciones de verano y lo harán de una manera agridulce. El precio del litro de la gasolina escala ya a 2,12 euros, un 17% más caro que cuando el Gobierno anunció la bonificación a principios de abril.

El último Boletín del Petróleo de la Unión Europea (UE) refleja también un incremento del precio del diésel del 13,5% en dicho periodo, hasta los 2,1 euros por litro. En este sentido, queda absorbido el descuento de 20 céntimos por litro de combustible aprobado por el Ejecutivo.

Incluso aplicando la rebaja, el litro de gasolina se queda en 1,92 euros y el de diésel, en 1,9 euros. Bajo la actual coyuntura de crisis energética, el precio medio del litro del diésel en España, sin tener en cuenta la bonificación, ha superado por primera vez el promedio de la UE desde que se ofrecen estadísticas conjuntas, es decir, desde 2005.

Según el Boletín Petrolero de la UE, los Veintisiete registran un precio medio de la gasolina y del diésel de 2,01 y 2,03 euros, respectivamente. Con los datos de esta semana, España es el séptimo país con los combustibles más caros de entre los 27 que conforman la UE.

Rusia presiona los mercados

Por su parte, desde que se produjera la invasión de Rusia a Ucrania a finales de febrero, los precios de ambos combustibles se han disparado entre un 32% y un 40%. La situación no parece tener margen de mejora en un futuro próximo y todo apunta a que los precios de las carburantes continuarán al alza durante los próximos meses. De hecho, los propietarios de las estaciones de servicio no descartan que estos lleguen a alcanzar los tres euros por litro a lo largo del verano. Con este precio, llenar un depósito medio de 45 litros supondría un total de 135 euros.

España cuenta con unas 11.800 estaciones de servicio aproximadamente. El 48% opera bajo una de las tres grandes petroleras con capacidad de refino en España (Repsol, Cepsa y BP), aunque un porcentaje elevado lo hace como «abanderadas», es decir, bajo un modelo similar al de una franquicia. 

Todas tiene la obligación, desde el 1 de abril hasta el 30 de septiembre, de que cada usuario reciba en el mismo momento del repostaje un descuento de 20 céntimos por cada litro: 15 céntimos los sufraga el Estado y un mínimo de 5 céntimos lo soportan las petroleras. Fuentes de la Asociación Española de Operadores de Productos Petrolíferos (AOP) explican a THE OBJECTIVE que los carburantes se encarecen debido a las cotizaciones internacionales de la gasolina y el gasóleo ya refinados, que es lo que realmente marca los precios en el surtidor.

«En los últimos meses, la invasión de Rusia a Ucrania ha hecho que estas cotizaciones hayan subido incluso más que el barril de petróleo. En algunos países se está produciendo cuello de botella en el sistema de refino y están teniendo también problemas para sustituir el crudo ruso. Nuestro sistema es uno de los más flexibles de la UE gracias al esfuerzo inversor de 6.200 millones de euros entre 2008 y 2012», subrayan las mismas fuentes.

Además, desde la patronal aseguran que las compañías no están aumentando márgenes por la subida de los carburantes, tal y como ha asegurado la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), encargada de monitorizar a diario los precios de los carburantes. «Se ha producido un estrechamiento, como ha dicho la CNMC, porque se ha trasladado un aumento de la cotización internacional de los carburantes ya refinados a los surtidores», argumentan.

Por el lado contrario, Facua-Consumidores en Acción ha llegado a denunciar a 230 gasolineras de 37 provincias y 13 comunidades ante el Ministerio de Consumo y la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) por subir los precios el mismo día que entró en vigor el descuento.

Impuestos, casi la mitad del precio de venta final

AOP matiza que el precio del crudo hace referencia a la materia prima que se adquiere para fabricar la gasolina o el gasóleo. Luego, a estos carburantes, que cotizan en sus propios mercados internacionales, hay que sumarles los impuestos, que en España suponen casi la mitad del precio de venta final.

Los gravámenes –el IVA y el Impuesto Especial de Hidrocarburos (IEH)– representan en este momento entre el 44% y el 39% del precio final de venta al público (PVP), en función de si se trata de gasolina o gasóleo, ya que el IEH grava de forma diferente a cada uno de ellos.

Descuento adicional de las empresas

En las estaciones de Repsol el usuario puede beneficiarse de un descuento de hasta 30 céntimos por litro. La compañía aplica una rebaja adicional a la que obliga el Gobierno de diez céntimos para clientes particulares y profesionales que utilicen la aplicación Waylet y la tarjeta Solred, respectivamente.

De su lado, Cepsa hace lo propio para sus clientes adheridos al programa ‘Porque Tú Vuelves’, pero sin estar condicionada la bonificación a ningún método de pago o uso de una aplicación móvil.  La británica BP también ofrece descuentos de hasta 30 céntimos por litro a todos los particulares.

Envía el primer comentario
También te puede interesar
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Mostrar contraseña
Mostrar contraseña

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D