Laura Fàbregas

El Trump catalán

El momento más álgido del independentismo engendró el personaje más grotesco que se recuerda en la política parlamentaria: Gabriel Rufián. En menos de un año este personaje que decía haber dejado el trabajo para poder cobrar el paro ha conseguido empobrecer con su discurso rabioso y demagógico a las generosas instituciones que le permiten su presencia y le pagan la nómina.

Opinión

El Trump catalán
Laura Fàbregas

Laura Fàbregas

Vivo entre Madrid y Barcelona. En tierra de nadie. Me interesan las causas incómodas. Pero lo importante no es lo que se dice sino lo que se hace.

El momento más álgido del independentismo engendró el personaje más grotesco que se recuerda en la política parlamentaria: Gabriel Rufián. En menos de un año este personaje que decía haber dejado el trabajo para poder cobrar el paro ha conseguido empobrecer con su discurso rabioso y demagógico a las generosas instituciones que le permiten su presencia y le pagan la nómina.

La muerte del catalanismo por el independentismo ha significado también el fin de aquella Cataluña avanzada e ilustrada. La España mesetaria ya nada tiene que envidiar a esta horda de chalados. ¿Quién, desde España, puede sentirse acomplejado ante un Rufián o un Tardà, a pesar de las constantes lecciones de superioridad moral que pretenden dar?

Desde mi patria sentimental veo profusión de mensajes en las redes sociales celebrando el discurso de Rufián y “lo claro que habla”. Ejemplos similares hay que buscarlos en la Italia berlusconiana o en este Estados Unidos, en horas bajas, en el que ser sincero, mal educado y “hablar claro” son los principales atributos que los electores otorgan a Donald Trump. Cada pueblo con sus idiosincrasias y sus populismos a la derecha o la izquierda.

Rufián es un espécimen que solo apela a las emociones más básicas de las personas, con un discurso destructivo que intoxica al sistema casi tanto como la corrupción. Como decían en Francia durante la segunda vuelta entre Chirac y Le Pen: mejor un corrupto que un fascista. Así que ¡Viva España, viva el Rey, y viva Mariano Rajoy Brey!

Contexto

    Más de este autor

    La envidia

    «No hay duda de que el paso del tiempo y el mal envejecer puede acabar con la reputación de muchos»

    Opinión

    Qué bien no ser así

    «Si los partidos recurren tanto a Twitter, con ejércitos de bots incluidos, es para intentar modelar la opinión pública en función de su agenda política»

    Opinión

    Más en El Subjetivo

    José María Marco

    COVID-19: THE TEMPEST

    He calleth to me from Seir: Watchman, what of the night? Watchman, what of the night? The watchman said, The morning cometh, and also the night: if ye will enquire, enquire ye: return, come. Isaiah, 21: 11-12

    Zibaldone