The Objective
Publicidad
España

El autor de la polémica canción del acto de Vox estudia demandar a quienes le han llamado nazi

El ‘youtuber’ Isaac Parejo anuncia a THE OBJECTIVE que seguirá interpretando el tema de la polémica y que prepara un concierto aún «más grande y patriarcal»

El autor de la polémica canción del acto de Vox estudia demandar a quienes le han llamado nazi

Isaac Parejo, conocido como Infovlogger en Youtube, es el autor de la canción 'Fachas héroes'. | Cedida

Es el hombre de moda en la derecha gracias a su canción Fachas héroes, en la que alerta de que «vamos a volver al 36» por culpa del guerracivilismo de la izquierda, pero la fama le ha llegado con un contrapunto que no había imaginado. El youtuber Isaac Parejo, alias Infovlogger, ha sido tildado de «nazi» y «homófobo» -siendo él homosexual-, por su actuación del pasado sábado en el evento Viva 22 organizado por Vox en Valdebebas (Madrid). Ha sido víctima, denuncia en conversación con THE OBJECTIVE, de una manipulación que tiene como objetivo demonizar al partido que preside Santiago Abascal.

Y es que la canción no es, como pudiera parecer, una apología de la Guerra Civil, sino una sátira que denuncia que la alianza entre PSOE, Unidas Podemos, ERC y Bildu en esta legislatura recuerda al Frente Popular. «Somos la resistencia, somos fachas, los podemitas son la democracia. Si votas al PP eres franquista y si te gusta Bildu un pacifista», dice un extracto que evidencia el tono mordaz de la composición.

Esto no ha impedido que gran parte de la izquierda haya optado por la literalidad, y haya utilizado la performance para alertar del advenimiento del fascismo. Pablo Echenique ha tildado de nazis en Twitter a Isaac Parejo y Los Meconios; Rubén Sánchez, portavoz de Facua, los ha acusado de «soñar» con «asesinatos en masa de gente de izquierdas»; la Asociación por la Recuperación de la Memoria Histórica ha pedido a la Fiscalía que investigue un posible delito de odio…

Pero el interfecto lleva la polémica con extraordinaria entereza. De hecho, da las gracias a algunos de sus detractores por la «publicidad gratuita». Pero hay líneas rojas que no está dispuesto a que se crucen. Y por eso admite que está estudiando emprender acciones legales contra algunos de ellos. Eso sí, hay algo que tiene muy claro: «Si les molesta, la cantaremos 20 veces más». Anuncia, incluso, un concierto aún «más grande y patriarcal». Guerra cultural, lo llama.

Pregunta.- ¿Cómo lleva la presión mediática de estos días? ¿Se esperaba tal repercusión?

Respuesta.- No me esperaba esto. La canción tiene ya tres años, y la hemos cantado en muchos conciertos. Una vez en el Teatro Barceló, ante 1.000 personas, incluida Isabel Díaz Ayuso, y no pasó nada. Intentan hacer daño a Vox y al macroevento. A mí la publicidad me viene bien, pero es cierto que están generando un odio contra nosotros, que, aunque de momento no lo estoy notando porque he recibido muchos mensajes de apoyo, puede derivar en que aparezca un pirado que nos intente hacer daño.

P.- La izquierda mediática y política lo ha interpretado como una apología de la Guerra Civil, ¿pero qué quería decir o denunciar cuando dice que «vamos a volver a 1936»?

R.- Me siento ridículo explicando una canción paródica, pero la izquierda siempre llega con retraso, y por eso digo que quieren que volvamos al 36. La canción, si la escuchas entera, es un hombre de paja sobre lo que la izquierda piensa de la derecha. Hablamos de que la izquierda nos quiere devolver a 1936 estableciendo paralelismos entre el Gobierno actual y el Frente Popular. A partir de ahí, algunos medios de comunicación han cortado el trozo de la canción y lo han querido interpretar como una apología al golpe de Estado. Angels Barceló ha tenido que rectificar porque se ha inventado la frase «ojalá volvamos al 36». Se iba a enfrentar a una demanda. Yo me lo tomo a broma hasta que me tocan los huevos, cuando se inventan cosas.

P.- ¿Cree que esa malinterpretación es deliberada?

R.- Claro, porque el evento de Vox ha sido un éxito que ni ellos se esperaban. Estaban decaídos de ánimos con el tema de Macarena Olona y se esperaban una buena afluencia, pero esto ha desbordado sus previsiones. Ha sido impresionante. Casi 40.000 personas. ¿Cómo intentar tapar ese éxito? Creando una polémica estéril en torno al fascismo, el racismo y la homofobia.

P.- ¿Cree que esta campaña logrará debilitar a Vox o se volverá en contra de quienes la impulsan?

R.- Lo único que ha evidenciado esto es la actitud esperpéntica de muchos medios de comunicación. En La Sexta nos han acusado de vincular las violaciones a los inmigrantes. Si Vox estuviera tan acabado como dicen no estarían con esta campaña tan burda. Igual es que no están tan mal como nos quieren hacer pensar.

P.- ¿Van a tomar acciones legales contra algunos de quienes les han difamado?

R.- Rubén Sánchez tiene un tuit certificado que me he guardado, por si se le ocurre borrarlo, en el que me llama degenerado. A ver cómo se toma un juez que llame degenerado a un homosexual. También dice que deseamos el asesinato de miles de personas. Las palabras delictivas son las de algunos que nos han atacado. Lo nuestro es sátira y sarcasmo, que puede hacer o no gracia, pero lo serio es que nos acusen de querer asesinar a personas. 

P.- Usted se reivindica homosexual y de derechas. La izquierda lo considera una paradoja…

R.- ¿Va a venir a mí un heterito a decirme lo que tengo que votar por ser homosexual? Me toca las narices que venga un heterosexual blanco y cisnormativo a decirme a mí, que soy homosexual, a quién tengo que votar y cómo tengo que comportarme. El colectivo LGTBI no ha hecho absolutamente nada por mí. ¿Tengo que votar al PSOE porque legalizara hace 17 años el matrimonio homosexual? Ese es el único argumento que te dan para ser de izquierdas. Una única proeza no redime a un hombre de una vida de fechorías. Yo no tengo que rendir pleitesía a un partido por haber aprobado una ley cuando han destrozado económica y moralmente este país. No me da la gana.

P.- El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, ha apoyado la solicitud de una asociación memorialista para que la Fiscalía investigue el concierto por un posible delito de odio…

R.- Marlaska debería preocuparse de hacer su trabajo y de que investiguen los homenajes a etarras. Eso no le importa. Le importan más los sobres con balas tan misteriosos de los que no se supo nada más y le importan tres youtubers. Más delito de odio es lo que hizo él en el Orgullo de 2019, cuando justificó la agresión a Ciudadanos diciendo que era una consecuencia política de sus actos.

P.- ¿Qué lección extrae de todo este episodio?

R.- Que si les molesta que hagamos una canción paródica hay que hacer 20, y que si les molesta que hablemos de volver al 36 lo diremos 20 veces más. Eso es guerra cultural. La izquierda la está perdiendo, está perdiendo las calles, la hegemonía cultural y por eso está tan nerviosa. El humor es nuestro y eso no lo pueden aguantar. Ellos no pueden ofender a nadie y nosotros no tenemos miedo a nada. De hecho, vamos a anunciar dentro de muy poco un nuevo concierto mucho más grande y patriarcal.

También te puede interesar
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Mostrar contraseña
Mostrar contraseña

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D