Taylor, la perra que ayuda a rescatar koalas entre los enormes incendios de Australia

General

Taylor, la perra que ayuda a rescatar koalas entre los enormes incendios de Australia
Foto: TATE ANIMAL TRAINING ENTERPRISES| Reuters

Una perra entrenada para rastrear animales ha ayudado a los guardas forestales australianos a encontrar koalas en peligro por los enormes incendios que asolan Australia y que se han cobrado la vida de millones de animales. La perra, de cuatro años y de la raza springer spaniel inglés, olfatea el terreno boscoso con el fin de detectar a este emblemático marsupial que habita en Australia y que se ha convertido en una de las principales víctimas de los fuegos.

Acompañada de su entrenador, Ryan Tate, el animal avisa con un ladrido de donde se encuentran los koalas, generalmente a varios metros de altura y agarrados a los árboles, para que los guardas procedan al rescate y trasladen a los marsupiales a un lugar a salvo de las llamas.

Taylor, como se llama esta perra, ha ayudado a rescatar al menos a 15 koalas en el estado oriental de Nueva Gales del Sur desde que en septiembre comenzaran los incendios forestales que han arrasado ya un terreno mayor al tamaño de Irlanda.

«En condiciones óptimas puede localizar y seguir la pista de una koala a más de 125 metros de distancia», ha apuntado este jueves el entrenador. Este peculiar dúo de rescatistas puede llegar a cubrir entre 10 y 35 kilómetros de terreno forestal por jornada.

Desde el septiembre pasado, los incendios han arrasado una superficie de más de 80.000 kilómetros cuadrados y se han cobrado la vida de 28 personas.

Este jueves se han registrado lluvias abundantes en varias regiones de Australia asoladas desde hace meses por incendios forestales. «Es un alivio para los bomberos que trabajan en Nueva Gales del Sur», ha declarado el Servicio de Bomberos Rurales de este territorio. «Esta lluvia no apagará todos los incendios, pero ayudará a contenerlos», han agregado.

Antes que cayera la lluvia, se calculaba que 30 incendios forestales seguían fuera de control.