357 trabajadores de Amazon se manifiestan en contra de la compañía y su política climática

Energía y medioambiente

357 trabajadores de Amazon se manifiestan en contra de la compañía y su política climática
Foto: Markus Schreiber

Un total de 357 trabajadores de Amazon, desde ingenieros de software a analistas de negocio, han desafiado públicamente a la compañía y han criticado su política climática, pese a que, según ellos, la empresa ha amenazado con despedir a quien se salte sus protocolos de comunicación. «Es inadmisible que Amazon siga ayudando a la industria del petróleo y del gas natural a extraer combustibles fósiles mientras trata de silenciar a los empleados que queremos alzar la voz», ha lamentad0 Amelia Graham-McCann, analista.

Como Graham-McCann, el resto de manifestantes se han identificado con nombre, apellido y cargo dentro de la compañía, y algunos de ellos han dado declaraciones propias, mientras que otros se han limitado a suscribir las palabras de sus compañeros.

Por su parte, un portavoz de Amazon, que ha pedido no ser identificado, ha asegurado que «todos los empleados son bienvenidos a participar de forma constructiva» con los equipos dentro de la compañía que trabajan en temas de sostenibilidad, pero que siempre deben cumplir con su política de comunicación externa. «No permitiremos que menosprecien o tergiversen públicamente tanto a la compañía como el arduo trabajo de sus compañeros en la búsqueda de soluciones a estos problemas», han dicho desde la firma de Seattle (Washington, EEUU).

El fundador y consejero delegado de la firma de ventas por internet, Jeff Bezos, ha anunciado un compromiso para utilizar un 100% de energía renovable en su infraestructura global para 2030, así como la compra de 100.000 vehículos eléctricos.

Bezos también ha dicho que buscará cumplir con las metas del Acuerdo del Clima de París en 2040 una década antes de lo pactado, para convertirse en una empresa neutra en emisiones de carbono. Sin embargo, los trabajadores que han expresado sus opiniones han criticado lo que perciben como incongruencia por parte de la compañía, ya que mientras se construye una imagen pública de corporación comprometida con la lucha contra el cambio climático, sigue prestando servicios y trabajando con grandes empresas energéticas dedicadas a la extracción de combustibles fósiles, como BP y Shell.

Los manifestantes también se han mostrado muy contundentes contra la política de comunicación de la empresa, que requiere que los empleados obtengan una aprobación previa por parte de sus superiores para hablar sobre Amazon en cualquier foro público si se identifican como trabajadores. Esta política suscitó polémica nada más empezar el año, cuando un grupo de trabajadores acusó a la dirección de haberles amenazado con despedirles por criticar en público las políticas de la compañía con respecto al medio ambiente y el cambio climático.

«Amazon anunció un compromiso para aumentar la transparencia climática, y sin embargo está tomando medidas para silenciar a sus propios trabajadores que quieren que respete estos compromisos», ha lamentado, Brianna Harvey, directora de programas de la empresa.