Ferran Caballero

La felicidad obligatoria

"Estamos a nada, a un par de portadas únicas, de exigir que la felicidad sea obligatoria y las drogas, en consecuencia, gratuitas"""

Opinión

La felicidad obligatoria
Foto: Borja Puig de la Bellacasa
Ferran Caballero

Ferran Caballero

Profesor de filosofía y autor del libro "Maquiavelo para el s.XXI". "Tot ve que cau"

La portada única es un insulto. Para empezar, y por su mensaje, a la lógica y a la inteligencia. «Salimos más fuertes» es como decir «Todo irá bien», que es como decir que los que sobrevivan estarán vivos y que los que no se queden en la calle tendrán trabajo. Cuente el Gobierno como cuente, estamos en casi 30.000 muertos oficiales. 30.000 muertos a las espaldas, sólo hace más fuerte a un tipo muy concreto de persona.

Pero «Salimos más fuertes» es, además, una mentira. Porque no salimos, sino que nos dejan salir. Y nos dejan salir de casa para que podamos entrar ya de pleno en la crisis económica, sin el infantil engaño que nos proporciona el tiempo suspendido del arresto domiciliario. A una crisis no se entra fuerte, se entra a Rastras. Y si la mentira del Gobierno pretende ser una mentira inspiradora, una profecía auto-cumplida, habrá que ver qué nuevo mundo, qué nueva normalidad, pretende fundar con ella. Porque hace apenas una semana el vicepresidente decretaba la obligatoriedad del «patriotismo fiscal» y hace un par de días, el Gobierno en pleno secuestró los kioskos para decretar el «optimismo informativo» obligatorio. Lo único constante y consistente de la acción y de la propaganda gubernamental es la obligatoriedad de la virtud, en esa línea que inauguró Rousseau con la obligatoriedad de la libertad y que encuentra en todas las distopías, reales e imaginadas, su única consecuencia lógica.

«Salimos más fuertes» es un mensaje patriótico y optimista, de felicidad impuesta y españolidad forzada. El pesimista es ya culpable; contamina el aire de todos con esa mala baba tan suya. Estamos a nada, a un par de portadas únicas, de exigir que la felicidad sea obligatoria y las drogas, en consecuencia, gratuitas.

La portada única es, también, un insulto a la línea editorial de algunos de estos periódicos que, según dicen, se vieron obligados sin que me consten unas disculpas y un editorial de condena a semejante soborno. ¿De verdad había que aceptarlo? Si lo era, debemos entender la naturaleza de esta obligación. En el mejor de los casos, lo que se les obligó a publicar o es bullshit o es wishful thinking. Ambas cosas muy alejadas del ideal del periodismo libre y riguroso que eleva el discurso público y la calidad de nuestra vida democrática. Pero es que, en el peor, la portada les está obligando a mentir. A retractarse de lo que han dicho hasta hoy y a alertar a los lectores en contra de lo que van a leer después. Como decía Carlos Esteban, sitúa al lector, al ciudadano, en «el momento final de la obra de teatro en el que el elenco sale a saludar, y vemos juntos, cogidos de la mano en alegre compañía, al traidor y al héroe«. Y, al hacerlo, la priva de todo sentido.

Exagero, claro. Siempre se exagera. Pero, ¿de verdad debe un periódico dejar que el Gobierno entre en su redacción para ofender a la verdad, al periodismo y a los lectores? ¿Es eso compatible con ser el cuarto y el más fundamental de los poderes?

Más de este autor

Prefiero el apocalipsis

«Deben convencernos de que esta vez no funcionarían las cosas que hasta ahora siempre han funcionado y que parecen muy de derechas y que ahora son necesarias medidas del todo innovadoras y sin precedentes, que en realidad se parecen sospechosamente a las medidas, de antiguo fracasadas, de sus antiguos y fracasados referentes ideológicos»

Opinión

El indulto que no habrá sido

«Sánchez sabe que el indulto no resuelve nada, porque lo que podía resolverse ya lo resolvieron los jueces y lo que no, tampoco lo resolverán ni él ni la cárcel»

Opinión

Más en El Subjetivo

Jordi Amat

Fracaso institucional

«Es inimaginable que en España puede replicarse una dinámica cuyo propósito sea la colaboración crítica y constructiva entre las distintas administraciones»

Opinión